ASÍ LO ENTENDIÓ EL MINISTRO VÍCTOR ROSSI

Carreteras, vías ferreas y el transporte fluvial: buenas opciones para el país

En la entrevista que el pasado 9 de febrero hicimos al actual Ministro de Transporte Don Víctor Rossi, la falta de espacio nos impidió tratar un tema que por sí mismo tenía y tiene su importancia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ministro de Transporte y Obras Públicas: Víctor Rossi, ausente durante la conferencia de Vázquez. Foto: Archivo El País

Este tema es el transporte fluvial sobre el que le despertó numerosos comentarios con los que obviamente coincidimos y de paso nos parecio que tiene muy buenos conocimientos de lo que hoy día está pasando en el río Uruguay.

Incluso el fue quien tomo la iniciativa de referirse al nuevo proyecto de remontar el río Uruguay luego de Salto Grande que elaboró el Ing. Guillermo Dubocs.

Sus comentarios.

“Mire, hace años, seguramente por insuficiencia de cargas no se presó atención a todos los modos de transporte y esa vision la tuve un dia cuando accedi a un puesto de Hidrografía en San Gregorio de Polanco a donde llegaba la posibilidad acuática de Uruguay; país sin demasiados problemas geográficos, las carreteras eran relativamente rápidas y accesibles. Por suerte el Uruguay cambió, creció su producción , se ha multiplicado la carga, modernizamos los puertos y los ampliamos y ahora sufrimos el deterioro de esas carreteras que cuestan millones y millones", dijo.

Y agregó "eso nos replantea la necesidad de analizar todos los modos de transporte, no porque hayamos puesto el transporte carretero en observación, que sin duda sera válido por muchos años, sino porque el volumen de cargas que pueda desplazarse por algún modo alternativo, sea el ferrocarril, sea el transporte fluvial, va a constituir una ayuda y un alivio y en algunos casos, una oportunidad de mejorar negocios. Ya hemos hablado con algún operador portuario, con operadores de granos y con expertos en el transporte fluvial para analizar si ya no habría llegado el momento de estudiar más a fondo las posibilidades que tiene Uruguay en el transporte fluvial y en ese sentido nos satisfece ver que el río Uruguay a lo largo de sus puertos está mostrando un intenso y dinámico movimiento fluvial de cargas, de granos y contenedores. Y creemos que en la medida que avancen los dragados y se superen algunas dificultdes con Argentina, veremos más avances. Estas opciones sin duda alivian las presiones sobre las carreteras”.

Salto Grande.

Sobre las esclusas en el Salto Grande, el Ministro Rossi, se refirió además con interés a la otra opción a traves del arroyo San Antonio, sobre margen izquierda sobre el río Uruguay.

“Trabajaremos en esos temas”, nos dijo al termino de la entrevista. El viejo proyecto de continuar la navegación del río Uruguay a través de la represa de Salto Grande hacia el norte, mediante el aun inconcluso pasabarco o mini canal, (ahora es todo tierra firme) no se asemeja en nada a un nuevo diseño más sencillo, muy original y creativo, ideado por el ingeniero salteño Guillermo Dubosc que ha despertado el interés de las autoridades donde fue presentado; el primitivo proyecto de pasaje era por el lado argentino, y este novel proyecto ahora es por Uruguay.

El plan de Dubosc en síntesis utiliza la presencia de un arroyo del que nadie oyo hablar - San Antonio- pero esta ahí sobre la margen izquierda del río Uruguay, con la ventaja de ser un diseño de moderada inversión, sin exigir obras faraónicas de ingeniería, solo utiliza dos esclusas para convertir el arroyo en dos pequeños lagos navegables.

Para atravesar la represa de Salto Grande e insertarse en el norte del río Uruguay, los convoyes de 4 barcazas tendrán que navegar a través del arroyo San Antonio y tras recorrer en total unos 15 kilómetros entrarán en el gran Lago de la represa y allí ya estarán del otro lado.

El mapa.

Insertamos el mapa del proyecto del Ing. Dubosc, que es bien claro, donde se crean dos pequeños lagos tras lo cuales se pasa al otro lado del río Uruguay. No es un obra faraónica ni mucho menos costosa y es por territorio uruguayo.

El problema no es si hay carga para las barcazas, sino crear elámbito adecuado para atraer la carga cuya labor estará a cargo de empresarios creativos. Una imagen que nos recuerda aquel viejo proverbio: ¿sabe por que no hay remedios en el desierto, porque no hay farmacias”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)