BIENES DE LUJO CON MENOS COMPRADORES

Cayó 11,4% la compra de bienes suntuarios en 2015

A tono con enfriamiento de economía, se importó menos de esos bienes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las importaciones del subgrupo yates y demás barcos cayeron 38,5% en 2014. Foto: D. Borrelli

La importación de bienes suntuarios tuvo una caída de 11,4% en 2015 en comparación con el año anterior. El mayor descenso de las compras se produjo en relojes de alta calidad y aeronaves.

Durante 2015 se importaron US$ 380 millones de bienes suntuarios frente a US$ 429 millones de 2014.

Dentro de ese grupo de bienes se encuentran los artículos de joyería y sus partes, de metal precioso o de chapado; los automóviles de turismo y demás vehículos automóviles; las aeronaves (aviones) y vehículos espaciales; los yates y demás embarcaciones para recreo o deportes, barcas (botes) de remo y canoas y relojes de pulsera, bolsillo y similares, con caja de metal precioso.

Según datos aportados por el Instituto Uruguay XXI a El País, las importaciones de bienes suntuarios tuvieron una caída medida en dólares de 11,4% en 2015 frente a 2014. Además, en la comparación entre el año pasado y 2013 el descenso fue de 15,4%. A su vez, en 2014 se había verificado una baja de 4,6% frente a 2013 en la importación de bienes suntuarios.

En el desglose por rubros se observa que en el caso de los artículos de joyería y sus partes hubo un aumento de 0,8% en la comparación entre el año pasado y 2014.

En los automóviles de turismo y demás vehículos el descenso fue de 10,1% en dólares y la caída medida en toneladas llegó a 7,1%.

En el caso de las aeronaves se produjo una baja en dólares de 50,9%. En 2014 se había importado US$ 1 millón del sub rubro aviones de peso vacío inferior o igual a 2.000 kilos, otros US$ 3 millones de aviones y demás aeronaves de peso vacío inferior a o igual a 2.000 kilos y US$ 9 millones de aviones y demás aeronaves de peso vacío superior a 2.000 kilos, pero inferiores o iguales a 15.000 kilos. En el total del rubro se importaron US$ 13 millones. Sin embargo, durante el año pasado las compras en el exterior fueron por US$ 6 millones.

En el caso de los yates, barcos y embarcaciones la caída en la comparación interanual fue de 15,4%. Los mayores descensos se observaron en las compras de embarcaciones inflables con 49,9% y en el subgrupo de yates y demás barcos y embarcaciones para recreo o deporte con 38,5%.

Por último, en el rubro de relojes de pulsera, bolsillo y similares con caja de metal precioso, se observó una baja de 51,7%.

Allí, de seis subgrupos que componen el rubro, se verificaron descensos en cinco. La baja de las importaciones fue para los relojes con indicador, mecánicos solamente; los automáticos; los eléctricos y otros de pulsera con metales preciosos.

Compradores.

El economista de Oikos Pablo Moya señaló a El País que en Uruguay el comportamiento de los compradores de bienes suntuarios es algo disímil al que se observa en otros países.

"El uruguayo de por sí es más cauto a la hora de hacer inversiones. Siempre retrasa el consumo por más que tenga los ingresos suficientes para poder gastar", dijo. Sobre la caída de las compras indicó que el comportamiento puede sustentarse en una expectativa de menor crecimiento.

Igualmente, explicó que el segmento de los bienes suntuarios es en general el que menos siente el efecto de un freno de la economía.

"El comprador sabe que tiene la plata suficiente para seguir comprando un auto de alta gama. Entonces se lo compra igual, más allá de que al país le vaya mal", expresó.

Moya añadió que en términos generales se prevé una retracción en el consumo de las familias en volumen físico este año. "Sería el primer año luego de muchos", indicó. "Si bien el Producto Interno Bruto (PIB) no cae, el consumo sí lo haría. La proyección de Oikos es de un crecimiento del PIB de 1,6% para este año. En ese nivel de crecimiento el consumo caería", dijo Moya.

En el tercer trimestre del año pasado (último dato disponible en el Banco Central) el consumo cayó 1% en comparación con igual período de 2014.

Acumuló así dos trimestres consecutivos de descenso ya que en el período comprendido entre abril y junio del año pasado el retroceso había sido de 1,29%.

A nivel general se importó menos

En el caso de las compras generales de bienes en el exterior se observó una caída de 11,3% el año pasado en comparación con 2014 y totalizaron US$ 8.547 millones

A pesar de la caída de la importación de automóviles de turismo y demás vehículos de 10,1% (mencionada anteriormente por estar los vehículos considerados como un bien suntuario), este grupo lideró el ranking de compras en el exterior. Las adquisiciones fueron por US$ 369 millones, frente a US$ 410 millones que se registraron en 2014.

El segundo rubro que mayor nivel de compras verificó fue el de grupos electrógenos y convertidores rotativos eléctricos. En este caso, se produjo un aumento de las compras de 65,9%. Ellas fueron por US$ 334 millones contra los US$ 201 millones de 2014.

En el tercer lugar estuvieron los celulares, aunque con una caída medida en dólares de 30,5%. El año pasado, las compras de esos equipos alcanzaron a US$ 274 millones frente a los US$ 394 millones.

En el cuarto lugar de las principales importaciones se ubicó un rubro que ha mostrado en los últimos años un crecimiento sustancial: las partes de aerogeneradores. Con la incorporación de la energía eólica a la matriz energética y, en consecuencia, la construcción de parques, creció la compra de esos componentes. El año pasado las importaciones fueron por US$ 266 millones, mientras que en 2014 llegaron a US$ 38 y en 2013 a US$ 7 millones.

Otros productos que siguieron en orden de importancia a los mencionados fueron los vehículos automóviles para el transporte de mercancías; medicamentos; insecticidas, raticidas y demás antiroedores, fungicidas; autopartes ; computadoras, poliacetales (plásticos térmicos); abonos, minerales; gas de petróleo y yerba mate.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)