Paros, reclamos salariales y fueros sindicales dividen a un rubro que no crece

Choque entre empresas y sindicatos en el sector cueros

El sector de curtiembres se ve envuelto en una confrontación entre empresarios y sindicatos, donde cada una de las partes acusa a la otra de ser intransigente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En Zenda JBS, de capitales brasileños, se da uno de los peores relacionamientos. Foto: Archivo

Hoy se realizará una audiencia en la Dirección Nacional del Trabajo (Dinatra), donde la patronal denunciará que los trabajadores no cumplen aspectos incluidos en el convenio colectivo.

A su vez, la Unión de Obreros Curtidores (UOC) esperará el resultado de la reunión (a la que también irá con reclamos) para evaluar luego si activa paros, medida que ha realizado en varias oportunidades en los últimos meses. Paralizaciones, sanciones, reclamos salariales y fueros sindicales, son algunos de los elementos que dividen cada vez más las aguas entre patrones y empleados, en un sector que viene estancado en los últimos años (ver aparte).

En diciembre una de las empresas del sector no renovó el contrato de dos trabajadores que estaban a término, y eso generó un paro nacional de 24 horas, sin previo aviso, dijeron fuentes empresariales a El País.

En febrero se produjo una diferencia por contratos de trabajo en otra empresa del sector, y en vez de resolverse el tema en forma interna, se produjo un nuevo paro de actividades de 24 horas, sin previo aviso, en todas las curtiembres del país, añadieron las fuentes.

También ese mes se sancionó en otra empresa a un operario, porque se encontraba utilizando su teléfono celular en la planta de producción, cuando está prohibido expresamente en esa firma por aspectos de seguridad. Ante la sanción impuesta por la empresa se paralizó todo el sector por 24 horas y sin previo aviso.

El presidente de la Cámara de la Industria Curtidora Uruguaya (CICU), Álvaro Silberstein, dijo a El País que el sector ha sufrido "paros completamente intempestivos" salteándose todos los pasos previstos en el convenio colectivo de las curtiembres sobre resolución de conflictos.

"Esos pasos no se cumplieron y se establecieron varios paros a nivel nacional por temas que son puntuales en algunas empresas", sostuvo Silberstein.

En el último convenio colectivo firmado en 2012 se establece que en caso de incumplimiento por la parte trabajadora en aspectos referidos a las asambleas sindicales o la conservación de la materia prima y tratamiento de efluentes en caso de conflicto "se perderá el derecho al cobro de las horas sindicales en aquella o aquellas empresas en que se hubiera constatado el incumplimiento y por el mes en que se produzca el mismo".

En el encuentro de hoy en la Dinatra, la cámara empresarial quiere analizar si esos incumplimientos se produjeron durante los días donde la OUC realizó paros nacionales.

Una de las curtiembres donde el relacionamiento es difícil es en Zenda JBS (propiedad del grupo brasileño JBS Friboi).

El secretario general de la UOC, Pablo García, dijo a El País que la política que mantiene la empresa desembocó en una serie de medidas del sindicato a nivel nacional. En Zenda JBS se realizó en febrero un paro de 72 horas y la UOC en respaldo al sindicato de base fue que realizó una medida a nivel nacional de 24 horas.

"La patronal de JBS tiene una actitud totalmente antisindical", dijo García. A nivel general, expresó que la cámara empresarial "no ha negociado de buena fe" en todas las instancias desarrolladas en el Ministerio de Trabajo y "por eso pasan las cosas que pasan", refiriéndose a las medidas gremiales. Además, el sindicato afirma que hace cinco años que no hay aumentos reales de salario en el sector.

Sobre la reunión de hoy, indicó que la UOC escuchará el planteo patronal y si la cámara no cambia su postura habrá nuevas medidas.

Por su parte, el director general de Zenda JBS, Marcos Garófalo, aseguró a El País que se realizaron medidas sindicales que tomaron de sorpresa a la empresa. "Hay que tratar de encontrar una forma de establecer un equilibrio" entre las compañías y los trabajadores, añadió.

"Entendemos que los trabajadores tienen sus derechos, pero también las empresas tienen que trabajar y conseguir resultados. Hay que encontrar el equilibrio, eso es lo que estamos planteando como grupo de empresas", señaló Garófalo.

"Zenda participa de un grupo económico muy grande en Brasil y preocupa cuando hay inestabilidad para trabajar y no llegamos a los resultados", dijo.

Negociación.

Los sindicalistas afirman que en la década del 90 y principios del siglo XXI (previo a la llegada del Frente Amplio al gobierno por primera vez) empresas del núcleo duro industrial aplastaban los derechos de los trabajadores y no existía prácticamente la representación sindical.

En el primer año de gobierno de Tabaré Vázquez se reinstauraron los Consejos de Salarios y luego se aprobó la ley de fueros sindicales. Y a partir de ese momento fueron los empresarios los que comenzaron a quejarse de un avasallamiento de los sindicatos, mientras los trabajadores se beneficiaban de derechos antes inexistentes.

En ese contexto, la negociación en los Consejos de Salarios se convirtió en el ámbito donde empresarios y trabajadores dirimieron sus diferencias salariales y de condiciones de trabajo y también donde se generaron rispideces de todo tipo en la defensa de derechos y de obligaciones. Y en ese constante tire y afloje se encuentran en este momento los empresarios curtidores y el sindicato del sector.

Un negocio que se estancó

Según datos de la Unión de Exportadores (UEU), las ventas al exterior del rubro "pieles (excepto peletería) y cueros" tuvieron una caída de 3,15% en los dos primeros meses del año en comparación con el mismo período de 2014.

El sector está cada vez más primarizado y la mayoría de las exportaciones de cueros son en estado wet blue (casi sin industrializar). Además, grupos empresariales chinos están comprando un buen porcentaje de cueros salados, también otro estado primario.

En 2014, la actividad en curtiembres cayó 4,27% en relación al año anterior. En 2013, hubo un aumento de 1,3%, mientras que en 2012 el crecimiento fue de 0,21%. Trabajan en el sector entre 1.800 y 2.000 personas y las empresas grandes son multinacionales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)