informático que obtuvo cuentas y transacciones señaló que fue asistido

La CIA detrás del escándalo del HSBC

El informático franco-italiano Hervé Falciani contó ayer que recibió ayuda de la CIA para hacerse con los ficheros de las cuentas de la filial suiza del banco británico HSBC, algunas de las cuáles están sospechadas de evadir impuestos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Falciani: el informático que obtuvo la lista y la entregó a Francia.

Preguntado en una entrevista radiotelevisada por "RMC" y "BFM TV" sobre si fue asistido por los servicios secretos estadounidenses, Falciani respondió: "Por supuesto, hablo de la CIA".

En una explicación por momentos confusa, y sin querer dar precisiones, señaló que él se encargó de "recuperar por internet esos datos" que "se habían puesto a (su) disposición" a través de "un intermediario".

Hizo hincapié en que "no fue en el interior del banco, sino en el exterior" donde obtuvo los ficheros por los que le reclama la justicia suiza, que le reprocha habérselos robado a la filial de HSBC en ese país.

Falciani dejó su trabajo en Ginebra en HSBC y entregó al fisco francés en 2008 unas listas de transacciones de las que se han obtenido 106.000 nombres de personas que se sospecha que se valieron de esa entidad financiera para ocultar a las Haciendas de sus respectivos países US$ 102.053,5 millones.

Interrogado sobre si son Francia y España los que se ocupan de su protección, se limitó a contestar que "las principales protecciones ahora para mí y para mi familia no son francesas".

Por otro lado, criticó al responsable del departamento fiscal de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Pascal Saint Amans, porque, con su iniciativa para el intercambio automático de datos fiscales, "dice que los paraísos fiscales están acabados", cuando eso "es falso".

Aseguró que "es absolutamente falso" que HSBC haya cambiado sus prácticas, y consideró que lo que se ha conocido sobre esa entidad "prueba que el fraude fiscal está cada vez más adaptado a las regulaciones". Indicó que hay otros bancos implicados, no solo suizos, y que "si se tira del hilo, habrá un nuevo maremoto".

Por otro lado, un comité del Parlamento británico anunció ayer que llamará a declarar a representantes del banco HSBC y de Hacienda del Reino Unido (HMRC, en inglés) para esclarecer las acusaciones de evasión de impuestos a través de la filial suiza de esa entidad financiera.

El presidente del Comité parlamentario de Hacienda, el conservador Andrew Tyrie, mostró su "preocupación" después de que los medios británicos divulgaran esta semana que la Hacienda británica recibió en 2010 datos sobre cerca de 1.100 personas que habían evitado pagar impuestos, de las que solo una fue procesada.

La revelación de la "lista Falciani" o Swissleaks dio cuenta de varios famosos como Diego Forlán, la modelo Elle MacPherson, el cantante David Bowie, el presidente ruso Vladimir Putin, reyes, narcotraficantes y exdictadores con cuentas en el HSBC.

Eso a priori es legal, pero en varios casos (no necesariamente los mencionados) estuvo asociado a evasión de impuestos y lavado de activos, reveló una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

En Uruguay, entre 1988 y 2007 hubo 771 clientes con 810 cuentas bancarias vinculados a Uruguay. Esas cuentas tuvieron entre 2006 y 2007 US$ 2.758,2 millones. Uruguay fue usado principalmente como "puente" por ciudadanos argentinos para llegar al HSBC, reveló El País el martes pasado. Ayer La Nación informó en una línea similar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)