SÍ Y NO

Coincidencias y discrepancias sobre la economía y los desafíos

Equipo económico y uno de los principales analistas disertaron ayer en un congreso.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ayer fue el cierre del X Congreso Nacional en Ciencias Económicas y Administración. Foto: M. Bonjour

El equipo económico y uno de los principales analistas privados coincidieron ayer en grandes líneas sobre la situación que atraviesa Uruguay (recuperación económica incipiente pero no consolidada, dificultades para generar empleo, colchón de reservas, entre otros), pero tuvieron diferencias sobre los desafíos.

Eso se dio en el cierre de un congreso en el hotel Radisson, con las exposiciones del ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, el presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, y del analista privado (director del Centro Economía, Sociedad y Empresa del IEEM), Ignacio Munyo.

El economista señaló que "después de dos años de siesta, la actividad económica se ha comenzado a despertar". Puntualizó que 66% de la variación del Producto Interno Bruto (PIB) se juega en factores externos que "ya no ponen freno de mano" sino que "impulsan". Aún así, ese "rebote de crecimiento" tiene "enormes desafíos" y uno de ellos es ser atractivo para la inversión, dijo.

A su turno, Astori coincidió en que en 2015 y 2016, "sin dejar nunca de crecer, Uruguay tuvo un enlentecimiento importante" del PIB "y hoy está retomando impulso". Pero "no ha consolidado la recuperación, no ha convertido esa recuperación en crecimiento continuo y sostenible", agregó y ejemplificó que hay "un estancamiento de la inversión en maquinaria".

Mientras Munyo proyectó un crecimiento del PIB de 3,5% para 2017 y de 2,7% para 2018, Astori recordó que en la Rendición de Cuentas se estimó una expansión de 2% y de 2,5% respectivamente, y dijo que es "extremadamente cuidadosa".

Sobre el empleo, Munyo señaló que "esta nueva realidad de crecimiento económico no vino acompañada de mejoras en el mercado de trabajo". Astori dijo que "hay un deterioro importante en el mercado laboral" —en los últimos dos años se perdieron 40.000 empleos— y que "los sectores más dinámicos de la economía tienen una menor participación en el empleo y ese es un problema".

Munyo destacó la solidez financiera con un "riesgo muy bajo", un "colchón de reservas" que da para pagar deuda en los próximos 12 meses y una situación de endeudamiento estable en 60% del PIB con "un ratio de dolarización que se ha reducido drásticamente", lo que "es un seguro muy relevante" que "contrasta" con 2002.

En esa línea, Astori explicó que "Uruguay tiene mucha plata, no la puede gastar, pero tiene mucha plata" ya que hay activos líquidos por US$ 2.700 millones y los créditos contingentes (se desembolsan de inmediato si el país lo requiere) con organismos son de US$ 2.400 millones. Los vencimientos de deuda en los próximos 12 meses alcanzan a US$ 3.000 millones, indicó. Bergara dijo que "Uruguay podría haber tenido una ventaja si hubiera tomado deuda a corto plazo en dólares, pero eso hubiera explotado cuando el tipo de cambio saltó" y "aunque fuera más costoso", la desdolarización de la deuda fue como "pagar un seguro".

Gasto y desafíos.

Donde empezaron las diferencias fue en el gasto y los desafíos pendientes.

Munyo planteó que entre 2005 y 2011 hubo un 40% de aumento real de los ingresos del gobierno que "se gastó todo", si bien "es verdad que había una deuda social que atender". Pero, desde 2011 en adelante el gasto creció 30% real y los ingresos 15%. "No ha sido posible bajar el déficit (está en 3,6% del PIB) y la situación es compleja, dudo que se pueda bajar en este gobierno", afirmó. Señaló que Ancap se ahorró en 2016 respecto a 2014, US$ 550 millones por compra de petróleo, pero eso no se volcó al precio de combustibles, sino que "está financiando al gobierno" y "nos está saliendo bastante caro en costos para el sector productivo".

También planteó que "Uruguay está 15% más caro en promedio, cuando el gobierno habla de un 4%", y en el "atraso cambiario" hay "un enorme desafío" de "ir abaratándonos para ser competitivos". Agregó que "es un proceso muy lento" y se debe hacer con una "reducción gradual del gasto público".

Por su parte, Astori dijo que el área fiscal está "tensionada" y respecto al gasto, señaló que las prestaciones de seguridad social "han venido aumentando a una velocidad extremadamente alta en los últimos años" y que hay "escaso margen de maniobra para revisar el gasto", por lo que hay que enfocarse en mejorar "la calidad" del mismo, aspecto en el que se está "notoriamente atrasado".

Luego, rechazó que haya habido "despilfarro" como se plantea a veces, y dijo que el país ha sido "prudente" aún "con la creciente participación del gasto endógeno que es muy difícil de reducir". A diferencia de Munyo, Astori dijo que es "alcanzable" la meta de bajar el déficit al 2,5% del PIB para fin de 2019.

A su vez, Bergara enfatizó que "tenemos la preocupación y la vocación de evitar atrasos cambiarios" porque es por "factores circunstanciales como el ingreso de capitales que hoy vienen, pero mañana se van". En vez de reducir el gasto como propuso Munyo, indicó que una "muestra clara" para evitar el atraso es la compra de más de US$ 2.250 millones en lo que va del año.

Munyo también mencionó una "agenda pendiente importante" de "barreras" a la inversión como es una "inserción internacional muy baja, la regulación laboral y empresas públicas que presionan los costos de las empresas, además de un "problema dramático" en educación.

De esos aspectos, Astori expresó que hay que "hacer esfuerzos" por "mejorar" los resultados en educación, a la vez que "hay que seguir asignando recursos". Bergara se refirió a los retos de la automatización del empleo, y en ese contexto dijo: "Estamos orgullosos de haber restablecido las relaciones de poder entre empresarios y trabajadores".

DOS PLANTEOS.

Automatización como aliado.

Álvaro García - Director de la oficina de Planeamiento y Presupuesto.

"La población uruguaya en 2050 será (según diferentes supuestos de natalidad, esperanza de vida e inmigración) entre 3,25 millones y 4 millones, con mayor peso en sectores de edad avanzada. Dada la tasa de actividad (laboral) decreciente, la automatización de puestos de trabajo puede ser un aliado para el imprescindible incremento de productividad. Es una oportunidad de capacitarse y adquirir habilidades".

Un "problema dramático".

Ignacio Munyo - Director del Centro Economía, Soc. y Empresa del IEEM.

"Tenemos un problema dramático. De nuestras nuevas generaciones no están egresando (de la educación media) personas con capacidad de agregar valor. Ahí se está jugando un partido que estámos perdiendo por goleada y hay que tomar medidas urgentes. Tenemos la pelota en nuestra cancha, habría resultados si hay señales en la agenda para bajar barreras a la productividad".

TRES "CLAVES" DEL EVENTO.

Unificación de planilla de trabajo.

El ministro de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Ernesto Murro, anunció ayer que a partir del 2 de octubre comenzará un "cronograma de inclusión total al sistema unificado de empresas y trabajadores registrados (antes de esa fecha)". Expresó que se eliminará la planilla de trabajo del MTSS para tener una sola en la web del Banco de Previsión Social, lo que despertó el aplauso de los contadores y administradores asistentes, ya que es un largo reclamo. Murro señaló que desde el 2 de octubre, las nuevas empresas solo se registran en el nuevo sistema, al igual que el alta o baja de un trabajador. El MTSS tendrá toda la información en 24 horas, indicó. Además, el sistema permitirá saber "el nivel educativo" de cada trabajador.

No se puede "tirar por el retrete".

El presidente del Banco Central, Mario Bergara dijo que "hay una masificación de medios electrónicos" de pago, que "está pasando de manera rápida y drástica en Uruguay". La "utilización de cheques y efectivo está cayendo", añadió. Según Bergara, "la sociedad uruguaya está incorporando de manera natural y rápida los sistemas electrónicos de pagos". En ese sentido, señaló que "hay fricciones de implementación", y mencionó el caso de los pequeños pueblos del Interior, donde el gobierno postergó la obligatoriedad de pagar los salarios por medios electrónicos hasta que haya disponibilidad de lugares para retiro de efectivo. Las fricciones "son eso, hay que resolverlo, pero no tirar la ley de Inclusión Financiera por el retrete", afirmó.

Alteración en forma de negocios.

Bergara se refirió en su exposición a que "las plataformas tecnológicas" como Uber, Airbnb, Alibaba y otras, "están alterando de forma sustancial la manera de hacer negocios". Estas plataformas y la automatización de puestos de trabajo por otro lado, plantean dilemas como "¿a quién le vamos a cobrar impuestos? Y sin impuestos, ¿cómo vamos a invertir en educación, salud, etc.?", señaló. A su vez, "hay un montón de empleos que van a estar cuestionados" y si bien "estamos orgullosos de haber restablecido las relaciones de poder entre empresarios y trabajadores, esto desafía a las políticas públicas", afirmó. Hay "oportunidades y riesgos" que "vamos a aprovechar si los entendemos y actuamos para ello".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)