El 78% de vinculadas al país eran numeradas, a priori no se podían identificar

La conexión Uruguay del HSBC de Suiza con cuentas "secretas"

El 78% de las 810 cuentas vinculadas a Uruguay en el banco HSBC en Suiza en 2007 —y que forman parte de la llamada "lista Falciani"— son "numeradas", es decir que a priori no se podía identificar a su dueño.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La filial suiza del banco inglés quedó envuelta en un escándalo financiero.

Esto se desprende del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés) que llevó a cabo la investigación de lo que se denomina Swissleaks. El exempleado del banco, Hervé Falciani se hizo de una serie de datos de todos los clientes del HSBC y los dio al fisco francés. La sospecha es que varios de esos clientes evadieron impuestos.

A su vez, de los US$ 2.758,2 millones que había depositados en 2007 en el HSBC en Suiza relacionados a clientes con vinculación a Uruguay, el grueso (310 clientes) tenían depósitos hasta US$ 60 millones, según la franja que definió el ICIJ.

A su vez, dos clientes tenían entre US$ 60 millones y US$ 120 millones, cuatros clientes tenían entre US$ 120 millones y US$ 180 millones, uno tenía entre US$ 180 millones y US$ 360 millones, mientras que otro cliente vinculado a Uruguay concentraba US$ 1.500 millones, según los datos del ICIJ.

De las cuentas vinculadas a Uruguay, 612 (78% del total) eran "numeradas", 50 (6%) vinculadas a compañías offshore y 126 (16%) vinculadas a una persona (la cuenta identificaba con un nombre). Entre los clientes de todas las nacionalidades, el 48% está vinculada a una persona, 15% vinculada a una compañía offshore y 37% eran cuentas numeradas, indicó el ICIJ.

Entonces, ¿qué significa que la cuenta sea "numerada"? Según dijeron a El País personas familiarizadas con esta operativa, significa que la cuenta —a priori— no podía relacionarse a una persona.

En los bancos, cierta cantidad de esas cuentas numeradas son asignadas a un operador. Es él quien tiene acceso al registro y sabe el nombre de cada cliente detrás del número. Eso significa que el cliente puede comunicarse con cualquier empleado del banco y con solo decirle el número de cuenta y una contraseña, puede operar libremente sin nada que lo identifique. Solo el operador encargado de su cuenta sabe quién está detrás porque en teoría es el único que accede a esa información en la institución.

Sin embargo, esto quedó al descubierto después que Falciani se hiciera de todos los datos disponibles de los clientes del HSBC en Suiza en 2007.

Allí se encontraban varios famosos como la modelo Elle MacPherson, el cantante David Bowie, el piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso y el presidente ruso Vladimir Putin. También estaba el futbolista Diego Forlán (el único uruguayo sobre el que el ICIJ reveló información). El futbolista rechazó haber incumplido con el pago de impuestos y dijo que su nombre fue usado "como gancho" al ser una persona reconocida mundialmente.

De todas maneras, su caso es un ejemplo de lo que pasa con el resto de las cuentas uruguayas. Forlán era cliente del HSBC desde 2006 —cuando jugaba para el Villarreal de España— y tenía cuatro cuentas. Dos de ellas, a nombre de Rosario Trading Company S.A., una firma panameña de la que figuraba como tesorero (el presidente era su hermano Pablo) y otras dos de las denominadas numeradas, pero que la "lista Falciani" puso al descubierto con el número 12661 ZDF.

El año de mayor número de cuentas abiertas en la filial del HSBC vinculadas a Uruguay fue 1990 con 155.

En el total de los 771 clientes vinculados a Uruguay, solo el 21% tenía pasaporte o nacionalidad uruguaya.

Uruguay era utilizado como "puente" para llegar al banco suizo, principalmente por ciudadanos argentinos mediante sociedades anónimas, Sociedades Anónimas Financieras de Inversión (SAFI), cuentas en bancos uruguayos y administradores, reveló El País la semana pasada. En el gobierno se señaló que se sigue de cerca la información sobre el Swissleaks, pero hasta el momento no se detectó ninguna ilegalidad.

De hecho, utilizar a Uruguay como "puente" no es ilegal y tampoco hubo evasión de impuestos en el país (ver aparte).

Francia considera un juicio al banco en Suiza


Francia concluyó una investigación sobre el banco privado suizo HSBC por un supuesto plan de evasión de impuestos para clientes ricos, con lo que quedó más cerca de un posible juicio, afirmó ayer una fuente judicial. HSBC admitió fallas de cumplimiento y control en la unidad suiza.

Los magistrados franceses colocaron al HSBC bajo investigación formal en noviembre de 2014. Las indagaciones terminaron el 12 de febrero, sostuvo la fuente, que agregó que los fiscales tienen tres meses para pedir que el banco sea enjuiciado para responder por las acusaciones. El supuesto fraude involucra a unos 3.000 contribuyentes franceses.

En Uruguay no hubo evasión de tributos


La información proporcionada por el informático Hervé Falciani al fisco francés llega hasta el año 2007, por ese motivo las cuentas vinculadas a Uruguay no evadieron impuestos en el país. En aquel año, aún no estaba vigente la ley (rige desde 2011) que grava con Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) los intereses que generan cuentas bancarias de uruguayos afuera del país.

Por eso, perfectamente un uruguayo o sociedad uruguaya (propietaria de un uruguayo o un extranjero) podía tener una cuenta en el exterior sin evadir impuestos. De todas maneras, si se tratara de un extranjero actuando a través de Uruguay, sí podría estar evadiendo tributos en su país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)