Moderado pesimismo en consumidor

Confianza del consumidor en zona de pesimismo

Cerró 2015 en menor nivel en ocho años y en enero sigue así.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dicen que, por compras vía Internet en el exterior y brecha cambiara con Argentina se estancaron ventas. Foto: Inés Guimaraens.

La confianza de los consumidores cayó 12,9% en 2015 respecto a 2014 y llegó a su nivel más bajo de los últimos ocho años. De esa forma, se encuentra en una zona de "moderado pesimismo". Las principales preocupaciones de los consumidores se observan en las expectativas de desempleo e inflación.

El cierre anual del Índice de Confianza del Consumidor —y también el resultado de enero de este año— se presentó ayer en la inauguración de la Cátedra SURA de Confianza Económica que vincula a SURA Asset Management Uruguay, a la Universidad Católica (UCU) y a Equipos Consultores.

Durante la presentación, la economista Silvia Vázquez (del Departamento de Economía de la UCU) explicó que una parte de la caída anual de la confianza de los consumidores se debió a que, en el contexto de un año electoral, el 2014 había presentado un repunte de optimismo.

Por eso, cabía esperar una moderación. Sin embargo, la magnitud de la caída —la mayor desde 2008— mostró que además el consumidor percibió cambios en el entorno nacional, así como en el regional y global, que lo condujeron a adoptar una mirada más pesimista y actitudes más conservadoras.

La confianza cerró el año en 48, 8 puntos y quedó ubicada en una zona de moderado pesimismo, el peor registro de los últimos ocho años y lugar en el que se había ubicado en algún trimestre de 2008 y 2009.

Vázquez informó que el mayor impacto negativo se observó en la predisposición a la compra de bienes durables, que se contrajo 33,1% respecto a 2014. En la presentación se explicó que el año comenzó con elevados niveles de optimismo, pero desde marzo ingresó en una senda de acelerada caída que recién en septiembre y octubre pareció encontrar su piso. "Cabe señalar que ya en mayo se había ingresado en zona de pesimismo. Estos hechos no son ajenos a la situación económico-política de la región, en un contexto global que tampoco aportaba mejores noticias", añadió.

Vázquez dijo que las mayores preocupaciones de los consumidores están vinculadas a las expectativas de inflación y desempleo.

"El consumidor no tiene, de repente, herramientas económicas, pero sin embargo posee la capacidad de anticipar y de leer en tiempo real qué está esperando con la inflación", señaló.

Sobre la inflación esperada añadió que actualmente el ancla son las expectativas de los agentes. Esas expectativas son altas y entonces "termina siendo la profecía autocumplida". El año pasado la inflación cerró en 9,44% nuevamente alejada de la meta oficial que la ubica entre 3% y 7%, mientras que en enero fue de 2,44%.

Refiriéndose al desempleo indicó que hay más personas que creen será mayor en los próximos 12 meses y lo observan "como una amenaza de otro tipo" respecto a un año atrás. El desempleo cerró el año pasado en 7,5%, superando cifras de años previos.

Por último, Vázquez indicó que en enero de este año la confianza de los consumidores se mostró estable con una recuperación importante muy importante en la predisposición a la compra de bienes durables.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)