Se mantiene el paro y puede alcanzar obra del gasoducto

El conflicto del Sunca por la regasificadora puede ampliarse

La obra de la planta regasificadora cumple hoy su cuarto día de paralización. El conflicto generado por las diferencias entre la constructora brasileña OAS, la empresa encargada de la operación GNLS y el Sunca está lejos de solucionarse e incluso podría extenderse a la construcción del gasoducto, la otra parte del proyecto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En Punta de Sayago se construye el muelle donde irá el barco. Foto: Gas Sayago

"Estamos lejos de entrar en zona de acuerdo a partir que ninguna de las dos empresas quiere asumir responsabilidad con los trabajadores", dijo a El País, el dirigente del Sunca, Richard Ferreira, luego de las negociaciones mantenidas ayer en el Ministerio de Trabajo (MTSS) con representantes de OAS y GNLS (consorcio conformado por GDF-Suez y Marubeni para la operación de la planta regasificadora).

El Sunca suspendió el martes los trabajos en la obra civil de Puntas de Sayago como primera medida, para rechazar el envío de 150 trabajadores de OAS al seguro de paro rotativo. Pero ahora no descarta extender la paralización a las obras del gasoducto que también están a cargo de OAS, aunque en este caso contratada por Gas Sayago.

"Estamos a foja cero. La situación sigue incambiada", afirmó Ferreira. La firma OAS resolvió recortar su plantilla de trabajadores por diferencias de carácter técnico con GNLS respecto a las obras del muelle y las escolleras. Ese hecho determinó que el Sunca aceptara esa decisión, pero solo bajo la condición que GNLS fuera "garante" del acuerdo para que esos obreros puedan ser retomados en el futuro por un posible sustituto de OAS. El consorcio se niega a hacerlo por considerar que eso no corresponde porque "excede la legislación vigente" y ofrece constituir una bolsa de trabajo.

"Por un lado GNLS no quiere asumir responsabilidad sobre el acuerdo que podamos firmar con OAS que no sabe si se queda o se va del proyecto y además OAS rechaza la propuesta nuestra de reintegrar a todos los trabajadores que fueron a seguro de paro", añadió Ferreira.

La firma GNLS se apresta a rescindir el contrato con la brasileña OAS, teniendo en cuenta la difícil situación financiera por la que atraviesa la constructora.

De hecho, evalúa tres alternativas para que se hagan cargo de la obra en caso que la firma brasileña no siga adelante. Se trata de una empresa de origen belga, otra holandesa y otra constructora de origen chileno

Cada día que pasa con las obras detenidas son un problema para GNLS tomando en cuenta las pesadas multas a las que deberá hacer frente. La multa por cada día de atraso en el pre-inicio de la obra es de US$ 474.969,86. Ese pre-inicio de obra debe ser en julio de este año, si eso se corriera por ejemplo a octubre, la multa ascendería a US$ 42,7 millones.

Hoy, no se sabe exactamente cuando será ese pre-inicio, si bien la constructora OAS (subcontratada por GNLS para las obras del muelle donde estará el barco regasificador) ya viene con retrasos y no llegará a julio.

Por otra parte, si el Sunca decide extender el conflicto al gasoducto, también comenzaría a retrasarse esta parte del proyecto que hasta ahora marcha de acuerdo a lo previsto y su finalización está programada para abril.

La regasificadora ya ha sido centro de polémica con anterioridad porque la licitación y toda la firma del contrato con la sociedad anónima GNLS ha estado cuestionada. GNLS no es la misma sociedad anónima que se presentó a la licitación (era GDF Suez Energy Latin America Participacoes), solicitó una garantía soberana para firmar el contrato y la garantía que depositó de US$ 100 millones es vista como exigua en algunos ámbitos oficiales teniendo en cuenta que el contrato determina para Gas Sayago un pago de canon mensual de US$ 14.298.539 a lo largo de 15 años (US$ 2.573,7 millones).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)