Niegan que haya valores “inflados” y se quejan de altos costos

Según constructores es imposible bajar precio de las viviendas

Los precios de la construcción nueva no pueden bajar, porque si tienen que bajar por el mercado la consecuencia es que no se construya, dijo a El País el presidente de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (Appcu), Ariel Cagnoli.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Costos actuales tornan imposible bajar el precio final de las viviendas. Foto: Archivo

"Nadie quiere construir a pérdida. Hablar de que los precios están inflados y de que van a bajar puede dar un punto de vista que distorsiona el mercado. Gente que no está informada seguramente va a quedar expectante que un día baje y lo que le va a pasar es que va a subir", añadió Cagnoli.

El empresario reconoció que los precios de los inmuebles "se han encarecido", pero hizo hincapié en que el aumento de los costos de la construcción durante los últimos 10 años ha superado a los valores e índices del resto de la economía. Cagnoli puntualizó que la recuperación salarial que ha tenido la industria en valores constantes duplicó en los últimos cuatro años al costo de vida.

"Eso no es gratis. Eso tiene consecuencias muy importantes que se traducen en los precios de los costos de la construcción y en los precios de las viviendas.", afirmó.

Otros aspectos que a su juicio han incidido en los valores de comercialización pasan por la evolución que existe en el precio de la tierra. A modo de ejemplo, remarcó que cuando se comenzó con el sistema de Vivienda de Interés Social (VIS), la incidencia de la tierra rondaba en US$ 80 por metro cuadrado en la zona de Cordón y actualmente es de unos US$ 300.

Cagnoli discrepó con algunos operadores inmobiliarios que hablan de precios "inflados". En este sentido, explicó que a cualquier promotor lo que le interesa es que los precios estén bajos para poder vender lo más que pueda.

"Los que ponen los precios son los que las fabrican y lógicamente no quieren perder plata.", afirmó.

Además, el empresario recordó que los porcentajes de utilidad que se manejan actualmente son "mucho menores" que hace 30 años.

Otro aspecto que considera importante es el comportamiento de la productividad en el sector de la construcción y que según dijo ha tenido una "caída escandalosa".

"Todo sabemos los rendimientos a los que se ha llegado. Hoy un trabajo con gente joven duplica, triplica, cuadriplica la cantidad de jornales que se necesita para hacer tal cosa", expresó.

"Además, la conflictividad que existe en el gremio de la construcción es notoria. Por cualquier cosa hay paro, hay conflicto. Se ha agravado brutalmente la agresividad que existe a nivel gremial. Eso incide en la productividad", añadió.

Consultado sobre el comportamiento de la demanda de inmuebles con los precios actuales, el empresario reconoció que han decaído las ventas en la zona costera de Montevideo.

No obstante, dijo que siguen habiendo proyectos nuevos y que si bien pueden tener dificultad para comercializarse en lo inmediato, tienen como objetivo principal "la inversión en ladrillos" para tener capitales a resguardo de la desvalorización.

Cagnoli: Buscar fórmulas para llegar a familias de pocos recursos

En la Appcu existe preocupación por los costos a los que se ha llegado en la construcción y se entiende necesario la búsqueda de "fórmulas" para poder abaratar los de la vivienda de interés social (VIS) con el objetivo de llegar a familias de deciles más bajos.

"Tenemos que trabajar todas las partes involucradas, particulares y Estado, para poder llegar a familias de menores recursos, dentro del mismo sistema que está funcionado muy bien. Hay que llegarle al que puede pagar 10 y no puede pagar 14", dijo Cagnoli.

En este sentido, la asociación planteó el año pasado al entonces ministro de Vivienda, Francisco Beltrame, algunas ideas. Una de ellas fue que los bancos oficiales bajen sus tasas de interés para el financiamiento de las VIS y que amplíen los plazos, para poder bajar las cuotas.

También se manejó la creación de otra categoría de VIS en barrios más perimetrales de la ciudad, como por ejemplo Cerrito, donde las tierras están menos valorizadas y generarían menores incidencias en los costos de construcción. Otras variantes podrían pasar por modificar algunas exigencias de terminación de obra y una leve reducción de la superficie de los inmuebles, según Cagnoli.

El precio promedio de la VIS en Montevideo fue de entre US$ 1.700 y US$ 2.000 por metro cuadrado durante 2014, según datos publicados por la Agencia Nacional de Vivienda en base información proporcionada por los inversores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)