en adm

Cosse anunció rescisión del contrato con GNLS por regasificadora

La ministra de Industria afirmó que hoy se concretó la firma que dejó por tierra el contrato entre Gas Sayago y quien se iba a encargar de la construcción y operación de la planta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carolina Cosse.

La ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse anunció esta tarde que hoy se firmó la rescisión del contrato entre Gas Sayago (empresa de UTE y Ancap para encargarse de la regasificadora) y GNLS (empresa formada por GDF Suez y Marubeni) quien se iba a encargar de la construcción y operación por 15 años.

En el almuerzo de ADM, una de las preguntas a la ministra fue respecto a la situación de la regasificadora y Cosse respondió que hoy se firmó el acuerdo por el que se rescinde el contrato a GNLS.

Además sostuvo que se cobrará la garantía de US$ 100 millones. "Es una excelente noticia para el Uruguay y se sale sin perjuicio para el Estado", afirmó.

Cosse, no obstante, no quiso decir si se retomarán las obras ni cuándo sería en caso de que se decidiese avanzar con la obra.

En la interpelación que le realizó el diputado Pablo Abdala por este tema el pasado 2 de septiembre, Cosse había dicho que la rescisión acordada entre ambas empresas “es óptima en comparación con la rescisión unilateral”. Gas Sayago “recibe una compensación de US$ 100 millones al momento del acuerdo, y asume el control total del proyecto con vistas al futuro”, había agregado.

En esa ocasión, había informado que en ese acuerdo GNLS “declara que permanece como único responsable frente a terceros por incumplimientos anteriores, por todas sus demás obligaciones por incumplimientos con terceros”, y que “quedan sin efecto las garantías de Ancap, UTE y el Estado”.

“Aun yendo a litigio, Gas Sayago no hubiera tenido una mejor compensación”, había explicado.

La salida de GNLS del proyecto fue anunciada por El País el pasado 29 de julio. La situación de la regasificadora comenzó a complicarse en febrero de este año cuando se evidenciaron diferencias técnicas entre GNLS y la constructora brasileña OAS (que realizaba las obras de muelle y escolleras).

OAS había contratado más personal del que figuraba en el acuerdo con GNLS en un intento de hacer frente a atrasos que tenía en las obras. Pero, a fines de febrero decidió enviar a 150 trabajadores al seguro de paro y entonces el Sunca paralizó las obras en ese sector.

Al mes siguiente, GNLS le rescindió el contrato a la brasileña. El problema mayor era hacerse cargo del sobrecosto de US$ 400 millones que tenía la obra y en algunos ámbitos se afirmaba que al consorcio le convenía más, entonces, hacerle frente a la multa de US$ 100 millones, lo que finalmente ocurrió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)