Suba moderada de la morosidad y hay que “adelantarse” a eso

Crédito al consumo se enfría, lo que es “sano” dicen en sector

El crédito al consumo en todo el sistema (bancos y empresas financieras) crecerá 2% en términos reales (descontada la inflación) este año, en línea con la desaceleración de la expansión de la economía, dijo la gerente senior de Asesoramiento Financiero de la consultora Deloitte, Tamara Schandy.

En pesos corrientes (sin tomar en cuenta la inflación), el crédito al consumo en bancos crece 10% en el año cerrado a septiembre (11% en los privados y 9% en el Banco República —BROU—) y en el caso de las financieras 30% en el ejercicio, dijo. En total, el sistema financiero destinó unos US$ 3.700 millones en préstamos al consumo. De eso, US$ 1.750 millones corresponden al BROU, US$ 1.210 millones a los bancos privados y US$ 780 millones a las financieras, según estimaciones de Deloitte.

Según Schandy se terminó "la dinámica de que el consumo crecía más que el Producto Interno Bruto (PIB) y el crédito por encima de todo". Así, la relación de crédito al consumo sobre el PIB "va a seguir en niveles actuales", añadió (ver gráfico).

Para la analista "el endeudamiento de las familias" está en niveles "razonables" y eso hace ver "con relativo optimismo la salud de esta industria".

De todas formas, se está viendo "un poco más de dificultades en el repago de préstamos" que se evidencia en "cierto aumento de la morosidad", indicó. En las financieras llega al 15,8% (ver gráfico) y en los bancos en el segmento de crédito al consumo es de 3,7% (5,8% en los privados y 2,8% en el BROU).

Schandy anticipó que "con un aumento moderado del desempleo" previsto, la "industria debería estar preparada para un aumento de la mora el año que viene".

Previamente, el gerente general de Creditel y presidente de Créditos de la Casa (ambas financieras del grupo Santander), Gustavo Trelles había dicho que el sistema financiero tiene que tener "prudencia" en el sentido de "no seguir creciendo (en el crédito otorgado) al ritmo de años anteriores".

"Hay que prestar lo justo, no sobrecalentar" el crédito y "no prestar a un tipo que no puede pagar. Hay que cuidar el futuro, no queremos pan hoy y hambre mañana", afirmó.

Según Trelles hay que "reestructurar" los créditos cuando el cliente lo necesite y hay que hacerlo "por más que sea más plazo, menos tasa, o menos cuota".

"Hay que adelantarse, no esperar a que haya más desempleo del que hay o que el dólar esté a $ 45, es ahora el momento de sanear la cartera", agregó.

En cuanto a la rentabilidad de las empresas financieras no bancarias, Schandy dijo que es de US$ 117 millones en el año cerrado a septiembre. Ese cálculo incluye las firmas que presentan balances al Banco Central (no está Pronto! por ejemplo). Es un "resultado muy positivo", expresó.

Para Trelles "tenemos que priorizar la sanidad antes que la renta" ya que "es bueno que no todos los años se rompan récords" de créditos colocados. "Hay que adaptarse a los cambios, a crecer menos", finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)