VISITÓ MONTEVIDEO

Crucero "Silver Cloud" ahora es una nave "expedicionaria"

Vino sin pasajeros, haciendo cambios en sus interiores.

Crucero "Silver Cloud"
Crucero "Silver Cloud"

Sorpresiva y seguramente desapercibida para el puerto y los montevideanos, fue la visita del conocido crucero turístico "Silver Cloud" procedente de un puerto de Europa y sin pasajeros.

Siempre había sido blanco pero ahora estaba pintado de un hermoso azul. Solo venían a bordo la tripulación mínima de máquinas, de cubierta y servicios, y una multitud de soldadores, carpinteros, tapiceros, pintores, técnicos, expertos decoradores, artistas, y todo el personal experimentado y necesario para modificar en tiempo récord los interiores de un barco turístico común y llevarlo a un barco de cruceros especializados. En efecto, la nave "Silver Cloud" de 150 metros de eslora y que en el pasado realizó numerosas escalas en Montevideo y Punta del Este, y posteriormente cruceros en Vietnam, acaba de ser convertido de exclusivo y lujoso crucero para turistas de alto nivel en un crucero especializado en viajes a las regiones sureñas del continente sudamericano como Ushuaia y la Antártida. Pero para el desarrollo de estas actividades rigen condiciones técnicas especiales que deben reunir los barcos como también el nivel de seguridad para los pasajeros, cuando se efectúan desembarcos de viajeros, además de cumplirse las reglamentaciones internacionales medioambientales. Los cruceros que realizan este tipo de viajes se los conoce como barcos "expedicionarios" o exploradores, y hemos estado a bordo de muchos de los que pasaron por Montevideo.

Pues bien, el "Silver Cloud" que visitamos en dos oportunidades hace unos años, fue convertido en uno de esos exclusivos "barcos expedicionarios" donde disponen de un generoso plantel de médicos para atender viajeros de todas las edades, además de un amplio equipo de profesores en diversas materias que acompañan a los pasajeros para transmitir sus conocimientos sobre los lugares que visitan.

Pero esta vez el viaje exclusivo a Montevideo del "Silver Cloud" sin pasajeros no estuvo exento de otras sorpresas: por ejemplo, días previos a su arribo llegó por vía aérea nada menos que el propietario del barco, M. Lefebre, quien de inmediato se trasladó a uno de los principales hoteles en José Ignacio donde tenemos entendido que se quedó una noche y luego se fue a Punta del Este. De ambos puntos dicen que volvió encantado y sorprendido de las bellezas naturales. Retornó a Montevideo y estuvo a bordo del "Silver Cloud", seguramente para observar la marcha de los trabajos, y cuando el barco zarpó se fue para Europa vía Buenos Aires. En Montevideo el barco permaneció algo más de dos días, supuestamente ya se habían terminado los trabajos de conversión. Así que por vía aérea llegó el resto de los tripulantes, incluso el personal de servicio, los que pusieron el barco en condiciones totales de recibir a los pasajeros y zarpó para Buenos Aires; los trabajadores retornaron a sus países de origen. En el puerto de Buenos Aires el barco tenía proyectado embarcar a los más prestigiosos y activos agentes turísticos del mundo para hacer el viaje al sur con el fin de hacer conocer y promocionar la nave.

Silver Cloud.

Cuando lo conocimos era un crucero cinco estrellas de 155 metros de eslora con capacidad para únicamente 290 pasajeros y 210 tripulantes, en su visita en el año 1998. Lo visitamos un par de veces y realmente era un cinco estrellas que nos impresionó. Sus interiores eran finos, bronce y madera por todos lados, y decoraciones de buen gusto.

Una vez más, lo importante a destacar es que se eligió al Puerto de Montevideo para realizar operaciones como esta, sin duda por las facilidades y experiencia que tradicionalmente se ofrecen en todo el espectro de servicios. Vale la pena destacar el apoyo recibido por las distintas autoridades para facilitar todo el movimiento realizado alrededor de este barco y sus objetivos perentorios, antes y durante su permanencia en puerto, y a la salida. También se percibió el apoyo a la llegada de los tripulantes del "Silver Cloud" por vía aérea y a los trabajadores en el momento que, luego de terminadas sus labores, volvieron a sus respectivos países europeos. Así que digamos que fue una operación económica interesante para el puerto y para el país. Todo salió bien, lo que da prestigio al Puerto de Montevideo que viene realizando estas operaciones desde 1776, o sea desde el Apostadero Naval de España. Fueron sus agentes en Montevideo J.R. Williams.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)