¿Y LA POLÍTICA MONETARIA DE EE.UU.?

Un debate sobre "fiesta" del gasto, ahorro y cómo crecer

El economista jefe del Banco Mundial con el presidente del Banco Central.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Incluso para ventas de cosechas futuras cotiza entre 380 y 390 dólares por tonelada. Foto: AFP

La situación fiscal "delicada" que atraviesa América Latina es uno de los desafíos de la región, según el Banco Mundial (BM). Eso a su vez, dio pie a un debate entre el organismo, el gobierno uruguayo y economistas sobre si la bonanza económica que se vivió entre 2007 y 2013 se aprovechó para ahorrar o se vivió una "fiesta" del gasto. También se planteó —dado el cambio de contexto—, la amenaza proteccionista y de dónde provendrá el crecimiento económico en el futuro.

Eso se dio ayer en el auditorio del Banco Central (BCU), en la conferencia del economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, el uruguayo Carlos Vegh, organizada por la Fundación Astur que preside el expresidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias. Como comentaristas de la misma, participaron el presidente del Banco Central, Mario Bergara y el exdirector de la Unidad de Gestión de Deuda, Carlos Sténeri.

Vegh planteó que "hay un problema fiscal" en la región, con 27 de 32 países que tuvieron déficit el año pasado y cuando estos se van acumulando, lleva también a que la deuda pública sea alta.

Para el funcionario —que se ha destacado por estudiar estos temas en Estados Unidos— los déficits altos se produjeron porque "se ahorró poco en la década de oro", porque "en tiempos de desaceleración (o recesión) de las economías los ingresos tributarios caen sustancialmente", porque algunos países (mencionó a Chile, Colombia y México) hicieron una "política fiscal agresiva durante la crisis financiera de 2008 —lo cual me parece perfecto—" sin recordar que eso "se tiene que compensar en los buenos tiempos y tener superávit fiscal", entre otros aspectos.

Eso lleva actualmente y llevará a varios países a hacer ajustes fiscales "en tiempos de vacas flacas", puntualizó. Para Vegh una "preocupación importante" es que la "inversión pública tiende a ajustarse más que otros gastos" y eso sea da "particularmente en infraestructura" que necesita de fondos públicos, ya que "es mala" en la región.

A su turno, Bergara coincidió en que "el centro de los desafíos" a nivel regional (y Uruguay no es la excepción) "está hoy en el tema fiscal".

Luego se refirió al período de bonanza por los altos precios de los commodities y a lo que pasó después. "Cuando subió la ola, tuvimos márgenes de crecimiento, más bienestar y holgura para manejar" la situación fiscal y de deuda, mientras que "hoy los márgenes de maniobra en el terreno fiscal son más reducidos", explicó.

"Hay países en los que apenas bajó la ola, se desnudaron problemas serios y hay otros (como Uruguay) que han sabido navegar y han hecho adecuaciones", afirmó.

"En bonanza, ¿todos derrocharon? No. ¿Todos ahorraron? No", agregó Bergara. Y enfocó la situación en Uruguay donde la deuda bruta pasó del 100% del PIB al 60%, la deuda neta de 75% del PIB al 30% y que cuenta con "más de 20 puntos del Producto de ahorro previsional. Son todos elementos de ahorro, que no se ven en lo fiscal".

Para el presidente del BCU "no todo es fiesta" de gasto. En los gobiernos del Frente Amplio "se podría haber ahorrado más si el punto de partida (en 2005) no hubiera sido de 40% de la población en la pobreza, 13% de desempleo, necesidades de infraestructura en el sistema eléctrico", justificó.

Bergara dijo que el déficit fiscal en 3,6% del PIB (en los 12 meses cerrados a junio) "nos genera preocupación" e insistió en que el gobierno hizo una "adecuación" fiscal (de casi 1% del PIB al subir impuestos), por-que "ajuste suena a drástico (de 4% o 5% del PIB)" y al utilizar el término "adecuación" le "quitamos un poco de dramatismo a la palabra ajuste, no es solo semántico".

A su vez, planteó que "dadas las restricciones" políticas, el aumento del gasto previsto en la Rendición de Cuentas (US$ 72 millones más otros US$ 240 millones por gastos imprevistos y otros postergados en la rendición anterior) "es lo más austero que el gobierno puede proponer".

Concluyó con que "en el largo plazo todo converge y rico y sano es mejor que pobre y enfermo, aunque a algunos no les gustan estas caricaturas" pero porque "no saben leer en el contexto en que se hacen".

Finalmente, Sténeri se refirió a que "la región no tiene las desprolijidades de épocas pasadas" en el manejo de las cuentas públicas, "pero sí déficits altos". Señaló la suba del gasto en Argentina, Brasil y Uruguay y que "el endeudamiento aumenta" en esos países.

Si bien resaltó que en casos como el de Uruguay "la deuda se refinancia", es decir se estiran los plazos de vencimientos, "hay que servirla" (pagar intereses) y "niveles de deuda del 60% del PIB" son una "carga" para poder tener una política expansiva. Mientras que la "deuda neta está protegiendo la solvencia" y mantener reservas altas tiene un "costo", agregó.

Para Sténeri, "la situación no es problemática, pero el margen de maniobra en lo fiscal es estrecho" y eso pone "un problema a los bancos centrales" porque "la manera genuina de frenar las presiones inflacionarias es la política fiscal".

Retos de crecimiento.

Vegh insistió en que "en situaciones donde no es obvio de dónde va a venir el crecimiento (económico) en los próximos cinco años, es preocupante si como ha pasado, gran parte del ajuste fiscal cae en infraestructura".

Sténeri coincidió en que "no es obvio de dónde va a venir el crecimiento en el futuro" y recordó que la región es "chino-dependiente en materias primas y eso se ha moderado".

Agregó que "el crecimiento actual (el Banco Mundial proyecta 1,1% para América Latina) es insuficiente para el déficit fiscal y el endeudamiento que tiene la región".

Para el exdirector de la Unidad de Gestión de Deuda "hemos crecido primarizando nuestras exportaciones y la región no ha sido capaz de tener cadenas de valor reconocidas en los mercados internacionales —salvo la fabricante de aviones brasileña Embraer".

Explicó que "la industrialización implica generar empleo" y con "crecimiento en base a la expansión agrícola no se va a generar empleo".

La región "creció en base a precios, no a productividad y cuando bajó la ola (de los commodities) nos dejó expuestos" criticó y aseguró: "hoy no tenemos un paradigma para plantear un crecimiento sostenible en el largo plazo".

Pronósticos del Banco Mundial.

El economista jefe del Banco Mundial (BM) para América Latina y el Caribe, Carlos Vegh dijo ayer que la región "tiene una recuperación" económica "débil, particularmente en América del Sur". El BM proyecta que la región crecerá 1,1% este año, "por la recuperación de Argentina" y en el caso de Uruguay el Producto Interno Bruto (PIB) se expandirá 2,6%, indicó. A su vez, "Brasil va a conseguir salir de una recesión muy profunda" (lleva dos años de caída), al crecer 0,5%. Respecto a la situación fiscal, el BM prevé que el déficit fiscal en América del Sur pase de una mediana de 5,2% del PIB en 2016 a 4,1% del Producto este año, "pero está influenciado por la baja fuerte de Ecuador", señaló Vegh. Para Uruguay, el organismo proyectó una "pequeña baja del déficit fiscal, a 3,4% del PIB a fin de año" (en los 12 meses a junio era en 3,6% del PIB).

TRES VISIONES SOBRE INTEGRACIÓN.

Carlos Vegh - Economista Jefe del Banco Mundial en América Latina y el Caribe

"La mejor respuesta de la región es anticipar las tendencias proteccionistas, tratando de aumentar el comercio intrarregional. El presidente Macri ha jugado un rol importante en acercar el Mercosur a la Alianza del Pacífico. Sería muy ventajoso para la región hacer un Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) en donde esté China, tras la retirada de EE.UU.".

Enrique Iglesias - Expresidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

"En momentos de crisis, es mejor navegar juntos que separados. Uruguay es un país pequeño (para negociar a nivel global) y es clave fortalecer a la región. Podemos estar en peligro de volver a tener grandes crisis en el mundo. Hay que estar preparados para eso. El Banco Central (de Uruguay) sabe lo que está haciendo y está alerta".

Carlos Sténeri - Exdirector de la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía.

"Venimos corriendo los temas de atrás, el Mercosur es un fracaso. (Impulsar) el comercio intrarregional está bien, pero hay que lidiar con China que entra a bajo precio. El único país que está dispuesto a convertirse en socio pleno es China, hay un espacio para negociar. Si se llega al acuerdo con la Unión Europea, va a ser comercio administrado, va a haber cuotas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)