20 AÑOS DE ECONOMÍA & MERCADO

Dos décadas de cambios y debes en la economía mundial y local

Salir del Mercosur, la crisis educativa, la falta de inversión en infraestructura son algunos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ayer se realizó el evento que festejó los 20 años del suplemento. Foto: Darwin Borrelli

Un mundo que movió un poco su eje del Atlántico al Pacífico, crisis financieras, una bonanza nunca vista producto de altos precios de materias primas, políticas fiscales que no cambiaron, populismo y dos grandes debes: la inserción internacional y la educación. Eso es parte de lo que pasó en la economía global y regional en los últimos 20 años y que fue reseñado ayer con distintos énfasis por cinco economistas.

En la conferencia “Economía & Mercado, 20 años” que celebró las dos décadas del suplemento de El País, sus columnistas locales Javier de Haedo, Isaac Alfie y Carlos Sténeri, el argentino José Luis Espert y el brasileño Paulo Levy expusieron en el hotel Hyatt Centric.

“Sálganse del Mercosur. País chico, libre comercio. Agarren los petates y váyanse”, la frase-consejo de Espert para Uruguay fue una de las que más pegó en el auditorio compuesto por economistas, políticos y empresarios. “Claro que nos tenemos que ir del Mercosur. ¿A quién le vendemos? Al mundo”, dijo el expresidente Jorge Batlle que estaba entre el público, pidió la palabra y también la emprendió contra la expresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner (ver aparte).

En esa línea, Sténeri dijo que “Uruguay está en una región complicada, la única manera de poder salir es diversificar nuestra inserción internacional lo más posible” aunque no mencionó la opción de salir del Mercosur. “No hay tiempo para estar elucubrando si nos conviene o no o con quién sí o no. No podemos esperar más, no podemos estar atados y tan dependientes de una región tan inestable”, agregó.

Para Alfie, Uruguay debe pasar a una categoría como la de Chile (estado asociado) que permita librarse de otro tipo de ataduras del bloque.

En tanto, De Haedo dijo que Uruguay “no termina de asumir que desde el punto de vista macroeconómico somos una provincia de nuestros vecinos, y los seguimos tarde o temprano en precios y cantidades”.

El otro debe para los disertantes es la educación. Allí fue De Haedo quien relacionó con la desigualdad que existe en el país y sostuvo que “es una mochila que nos pesa mucho”, que no se revirtió ni en épocas de bonanza económica. Apuntó que hay “dos sociedades” a poca distancia: hay barrios de Montevideo con 0,8 puntos en el Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas -niveles similares a los países más avanzados de Europa- y otros con 0,3 puntos -igual a los países más rezagados de África-. Expresó que en base a los resultados de las pruebas PISA “la desigualdad de los hijos será mayor que la de los padres”. Responsabilizó de este problema a la educación pública que se encuentra “venida a menos y no aggiornada a los tiempos modernos”.

Según Alfie, “son problemas de fondo en Uruguay la infraestructura humana y física”. Sobre la educación, dijo: “No sé a donde vamos, nadie sabe a dónde vamos. Es terrible”. Respecto a la infraestructura “en teoría uno para desarrollarse debe tenerla”. Graficó que el promedio histórico de inversión de los gobiernos en este rubro ascendió a 1,9% del Producto Interno Bruto (PIB) por año. “Con los problemas que tuvimos entre 2000 y 2004 invertimos 1,45% del PIB de los cuales medio punto era en carreteras y rutas. Pasaron los años, vino la bonanza y hoy tenemos la menor inversión pública” de la serie histórica (1,25% del PIB y de ello solo 0,29% en obra vial), agregó.

Alfie también fue crítico con el sistema tributario.

Argentina y Brasil.

En tanto, Espert tuvo una visión extremadamente crítica sobre el peronismo y el kirchnerismo.

Comenzó con un repaso de los últimos 200 años donde marcó que en ese período Argentina tuvo una tasa de crecimiento ligeramente por encima a la que se registró en el resto del mundo.

Además, señaló que su país atravesó durante esos años por dos etapas bien diferenciadas. La primera duró hasta la primera mitad del siglo pasado. En esa etapa, dijo, Argentina era amiga del mundo. Después, llegó la otra donde el país se dedicó a ver al mundo como su enemigo. “La Argentina del atraso fue esa”, sostuvo.

Dentro de esa etapa responsabilizó al expresidente Juan Domingo Perón. “Me la podría agarrar con Perón, que es el factótum de este desastre en el cual se transformó Argentina. El problema, son las ideas que encarna Perón que a esta altura ya contaminan a toda Argentina. No hay manera de explicar la decadencia argentina sin tener claro el virus que inoculo Perón a mediados del siglo XX”, disparó Espert.

“En Argentina, luego de 70 años de populismo nos dimos el gusto de terminar siendo un país con elevado nivel de pobreza”, remarcó.

Añadió que “lo único q ha hecho Argentina a la salida de las crisis (con el actual presidente Mauricio Macri incluido) es cambiar forma de financiamiento del déficit” y que en los últimos 40 años, tiene “crisis cada 10”.

A su turno, el economista brasileño, Paulo Levy marcó un panorama bastante sombrío de su país, aunque con visos de recuperación de cara al próximo año. De hecho, indicó que Brasil “probablemente” salga de la recesión a fin de año.

"Si no la fundió Cristina..." y "el deforme mental de Moreno".

Durante buena parte de su discurso, Espert no escatimó calificativos refiriéndose a funcionarios kirchneristas, como manera de demostrar su profundo desagrado con el gobierno de Cristina Fernández. En algún momento los señaló como "mitómanos".

También se refirió al exsecretario de Comercio Interior (uno de los más férreos defensores de las políticas de la presidenta Fernández), Guillermo Moreno. "En la última década llegamos al delirio de tener que presentar una declaración jurada (DJAI) para importar un clavo, con el deforme mental de Guillermo Moreno como ministro de Comercio", disparó. Luego, el expresidente Jorge Batlle, no quiso dejar pasar su visión sobre el gobierno de Fernández. "(A Argentina) si no la fundió Cristina, no la funde nadie", remató.

La visión de cinco economistas.

Javier de Haedo - Exdirector de OPP.

"Salimos de la crisis (de 2002) con lecciones aprendidas y otras que no. Entre las lecciones no aprendidas está el manejo fiscal; nosotros tenemos una regla fiscal propia que tiene tres componentes: está casi prohibido tener superávit —solamente en uno de los últimos 30 años lo tuvimos, en 1992—, hay carnavales electorales y somos procíclicos tanto en la cresta de la ola como en lo más profundo del mar".

Isaac Alfie - Exministro de Economía.

"Toda la región está en la misma situación. Hay una necesidad de ajuste de las cuentas públicas que se dilata y problemas de inflación", criticó. Agregó, también refiriéndose a la región que Brasil "tocó fondo", mientras que en Argentina "el optimismo se modera, aunque la esperanza perdura", en los primeros meses de la administración que tiene al frente a Mauricio Macri.

Carlos Sténeri - Exdirector de la Unidad de Deuda.

"La política dorada de América Latina tiene como financista último la demanda de China por materias primas. El populismo fue financiado indirectamente" por ello. "Si no hay plata, el populismo es sólo una idea", dijo. Señaló que en la región, el crecimiento económico "a tasas inesperadas", también "permitió el crecimiento de una corrupción rampante porque había tanto" que "igual se podían hacer políticas sociales".

Paulo Levy - Economista brasileño.

"En Brasil estamos en una situación muy crítica desde el punto de vista fiscal. Probablemente el país salga de la recesión sobre fin de año. Pero para eso es fundamental aplicar una reforma fiscal", aseguró. La proyección que marcó fue que en el tercer trimestre la economía brasileña se mantendrá, seguramente en caída. Para 2017, la expansión de la economía sería de 1,3%, estimó.

José Luis Espert - Economista argentino.

"Argentina en los últimos 55 años en 51 tuvo déficit. Solamente cuatro años de 55 tuvo superávit. Los cuatro años de Néstor Kirchner, el gran amigo de don Jorge Batlle (presente en el público). Fue el único presidente con superávit fiscal. Hay peros, dejó de pagar la deuda, pero lo cierto es que en 51 años tuvo déficit fiscal", indicó. "Argentina hace 70 años que se dedica a sustituir importaciones, no va", añadió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)