REGASIFICADORA

Deloitte prefiere no auditar balance de Gas Sayago

“Existe incertidumbre inherente a decisiones futuras”, sostuvo la consultora para justificar su decisión.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La obra está paralizada, pero el gobierno la sigue considerando esencial. Foto: Gas Sayago

Gas Sayago contrató a un auditor independiente para que evaluara el balance de la empresa correspondiente a 2015. Sin embargo, ese auditor se negó a emitir su opinión sobre los estados financieros de la compañía.

La consultora contratada por Gas Sayago (propiedad de UTE y Ancap y responsable de llevar adelante el proyecto de la planta regasificadora que fue detenido el año pasado) fue Deloitte.

En parte del balance al que accedió El País, la consultora comunicó a la empresa que como consecuencia del estado actual del proyecto original a la fecha de emisión de los estados financieros "existe una incertidumbre inherente a las decisiones futuras a adoptar que podrían eventualmente impactar en el valor en libros de algunos activos significativos y pasivos".

Deloitte añadió que "los estados financieros no recogen ningún eventual ajuste que podría ser necesario de la dilucidación final de dicha incertidumbre".

Por tanto, la consultora comunicó que "no estaba en condiciones de opinar y, por lo tanto, no opina con relación a los estados financieros" de Gas Sayago.

Y con esa argumentación se abstuvo de hacerlo.

La incertidumbre mencionada por la consultora surge del parate de la construcción de la planta regasificadora en Puntas de Sayago que comenzó en febrero del año pasado.

Gas Sayago había elegido la oferta de GNLS (consorcio local conformado por GDF-Suez y Marubeni) para construir el proyecto de regasificación y también ponerlo en marcha.

Para la primera etapa, GNLS contrató los servicios de la constructora brasileña OAS.

Pero esa firma, enredada en la trama de corrupción de Petrobras en su país, se presentó a concurso de acreedores en Uruguay en marzo de 2015.

Previo a eso, a fines de febrero OAS había decidido enviar personal al seguro de paro y el Sunca (sindicato de la construcción) decidió paralizar las obras. Después que OAS se declaró en concurso GNLS decidió rescindirle el contrato y la obra quedó sin empresa constructora.

En ese momento, Gas Sayago decidió cancelar la relación con GNLS y le cobró una multa de US$ 100 millones por incumplimiento.

A partir de allí, se abocó a la búsqueda de un nuevo constructor para la finalización de las obras, mientras el gobierno redefine la continuidad del proyecto de regasificación en Puntas de Sayago.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)