EXIGENCIAS LABORALES

Desocupados: cuatro de 10 condicionan vuelta al trabajo

Requieren una tarea acorde a su conocimiento o una baja carga horaria

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Desocupados: creció el noveno mes del año la cantidad de personas sin trabajo. Foto: Archivo.

Cuando el mercado laboral comienza a complicarse bajan las condiciones que exigen los desempleados para volver a trabajar. Igualmente, cuatro de cada 10 desocupados plantean exigencias para tomar un empleo.

El desempleo no logra bajar: se mantuvo en 8% en marzo repitiendo el dato de febrero, aunque con un aumento desde el 7,3% del mismo mes del año pasado, y son varios los sectores que han alertado sobre la pérdida de trabajo.

Los desocupados en todo el país son aproximadamente 146.000.

Según datos publicados por la consultora de recursos humanos Advice en base a información del Instituto Nacional de Estadística (INE), en abril, el 38,1% de los desempleados puso condiciones al buscar trabajo.

Esas condiciones fueron tener un empleo acorde a sus conocimientos y experiencia (21,2%), una jornada de baja carga horaria (7,3%), un horario especial (4,5%), condiciones relativas al lugar de trabajo (2,5%), flexibilidad horaria (1,7%) y condiciones salariales (0,9%).

Si bien el porcentaje de desempleados que pone condiciones bajó levemente en abril respecto al mismo mes de 2015, se mantiene que cuatro de cada 10 plantea exigencias. En ese mes del año pasado el porcentaje fue de 41,7%.

Allí, la principal condición fue la de conseguir un empleo acorde a sus conocimientos y experiencia con 17,8%, seguido de conseguir una jornada de baja carga horaria con 6,6%, condiciones relativas al lugar de trabajo con 5,5% y otras razones con 11,8%.

El director de Advice, Federico Muttoni, señaló a El País que a medida que va pasando el tiempo y la persona continúa sin trabajar comienza a flexibilizar sus condiciones.

"Al principio trata de encontrar un empleo que se adapte a sus requerimientos y necesidades, por eso la primera condición refiere a tener un empleo acorde a sus conocimientos y experiencia", explicó.

Muttoni también señaló que hay un grupo de personas que por algunas razones específicas solicitan un empleo con horarios especiales o baja carga horaria, aunque destacó que el 88% opta por buscar un horario continuo.

La tendencia, dijo Muttoni, es que en un mercado laboral difícil (como el actual) se exigen menos condiciones a la hora de buscar trabajo.

Por su parte, el socio de la consultora de recursos humanos O + H, Neker de la Llana, dijo a El País que "en general, en la medida que los niveles de formación se incrementan, las exigencias o la expectativa también lo hacen".

"A mayor tiempo las expectativas se moderan. Es un asunto delicado a considerar lo de saber tomar una propuesta adecuada en el momento oportuno. El no tomar una buena decisión puede implicar varios meses más de búsqueda", indicó. Eso hace que "el proceso de búsqueda sea más complejo, requiera una atención más constante como para poder obtener resultados. Quienes buscan más sistemática y profesionalmente, logran mejores resultados", dijo.

De la Llana añadió que "la mayoría de las personas no tienen una idea clara de las implicancias del proceso de búsqueda de empleo. Dicen: estoy buscando, pero en realidad lo hacen mal o de forma inconstante y termina afectando sensiblemente las posibilidades de inserción".

Explicó que actualmente "en la medida que en las empresas empiezan a aparecer señales de contracción o amenazas en el futuro próximo, las personas se siente más dispuestas a escuchar opciones y alternativas".

También agregó que en el caso de los profesionales o ejecutivos los tiempos de búsqueda de empleo se han extendido sensiblemente y pueden durar entre seis meses y un año. Y allí pueden surgir dificultades.

"Sus expectativas de tiempo no son esas y entonces la situación es difícil de afrontar. Por razones que van desde lo financiero hasta lo emocional; de cómo sostener un proceso de búsqueda de empleo en buenas condiciones, sin que haya afectación", explicó el experto en recursos humanos.

Jóvenes.

El desempleo en los jóvenes menores de 25 años se ubicó en abril en 23,5% y es el mismo registro que en igual mes del año pasado. El alto registro de desempleo en los jóvenes es un aspecto que no se ha podido mejorar, a pesar de esfuerzos gubernamentales.

Muttoni indicó que en los últimos diez años, cuando bajó el desempleo en el país, la tasa de desocupación en los menores de 25 años triplicó el porcentaje general. Dijo que el gobierno trata de establecer políticas de empleo para jóvenes de manera de contrarrestar ese número negativo. "Creo que esperaban mejores resultados", expresó.

De la Llana señaló que "la inexperiencia, en general, no ayuda. Pero lo que encontramos desde niveles de baja calificación hasta ejecutivos, es que las personas tienen poco conocimiento sobre cómo gestionar sus oportunidades de carrera".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)