BUSCANDO MERCADOS

Dilema oficial: dónde colocar el pescado en tiempos difíciles

Quedó fuera de lista de ofertas con Unión Europea y se buscan alternativas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Uruguay apuesta a vender a países del sur africano. Foto: R. Figueredo

En 2011 la pesca alcanzó su mayor volumen de exportación de los últimos años. En ese momento, Europa era un comprador fuerte de pescado uruguayo, pero además había otros mercados que lo requerían. Años después la situación cambió. Fripur, el principal procesador de merluza, entró en concurso de acreedores y dejó de producir. Poco a poco, el sector se fue estancando, dejó de ser competitivo y no repitió cifras anteriores.

Este año llegó una noticia peor: la Unión Europea (UE) eliminó de la lista de ofertas de productos para intercambiar con el Mercosur a la merluza y la corvina. Los productos que integran ese listado son los que pueden ingresar en el bloque europeo sin pagar aranceles, algo fundamental para productos uruguayos en la búsqueda de recomponer la competitividad perdida.

Entonces, la industria pesquera, que ya había visto cómo las compras desde Europa eran cada vez menores, ahora se encuentra con un escollo más difícil de sortear todavía. Y la pregunta es: ¿dónde colocar el pescado uruguayo en tiempos difíciles? La respuesta parece apuntar a África.

La semana pasada el canciller Rodolfo Nin Novoa informó que el 1° de abril entró en vigencia el Acuerdo Preferencial de Comercio entre el Mercosur y la Unión Aduanera de África del Sur (SACU), después de haber comenzado las negociaciones en 2009. Según Nin Novoa, la propuesta de SACU al Mercosur abarca 1.064 ofertas, y aproximadamente el 50% recibe un 100% de preferencias y otras menos, como la carne que tiene un 25% y pasará a pagar ahora un 30% de arancel.

El acuerdo tiene concesiones para productos como miel y soja que el país no vende, pero también hubo beneficios para la venta de merluza que quedó excluida de la negociación con la UE. "El acuerdo por el momento va a tener un impacto menor en nuestra oferta exportable, por lo cual me permito convocar a productores a explorar algunas de las preferencias para introducir productos en estos mercados", dijo Nin Novoa.

Esto no ocurre con el Tratado de Libre Comercio entre el Mercosur y Egipto del que solo falta la ratificación de Argentina. En este caso, el canciller sostuvo que el 98,5% de la oferta está incluida, y que el único producto de interés de Uruguay excluido es la naranja.

El ministro de Relaciones Exteriores exhortó a pensar la oferta en función de las necesidades de cada país, porque "las estrategias estandarizadas fracasaron por la rigidez de sus planteos y su capacidad de avanzar. Hoy hay que saber cómo piensan, viven y se relacionan para poder tener un buen intercambio".

Y en la misma línea concluyó: "La Cancillería abre puertas y prende la luz eventualmente para que entren atrás los privados, y ese es el foco que tenemos que desarrollar porque Uruguay tiene la capacidad de satisfacer esa demanda".

La industria pesquera sabe que el mercado europeo será difícil de recuperar y observa con expectativa hacia África. El principal país donde apuntan las miradas es Angola.

El directivo de la Cámara de Armadores Pesqueros del Uruguay (CAPU), Fernando Ruiz, dijo a El País que el mayor exportador de merluza era Fripur. "Las exportaciones de merluza tenían un 6% de reintegro; pero murió Fripur y el reintegro también murió", afirmó.

La mayoría de las procesadoras de pescado trabajan con la corvina. Las exportaciones tienen un 3% de reintegro y la producción no está direccionada hacia Europa. "La UE dejó afuera al pescado, pero el que compraban era merluza que básicamente era procesada por Fripur, que ya no está más. El resto de la pesca trabaja muy poco con Europa, los números no dan", dijo Ruiz.

"Por otro lado, tenemos el sur de África. Ahí ya hace años que las otras pesqueras —no Fripur— venimos planteando que es lo que queda. Nigeria era el 70% de la venta de Uruguay, solo Nigeria era el mercado que nos mantenía porque tenía el petróleo y entonces compraban. Ahora bajó el petróleo, los importadores no acceden a dólares y por lo tanto, no tienen divisas para comprar productos", explicó el empresario.

Ante eso, la otra apuesta es hacia Angola, uno de los países del sur africano. El mes que viene, entre el 19 y el 24, se realizará en Luanda (la capital angoleña) la feria más importante de la alimentación del continente. Allí, habrá un stand con participación del Instituto Uruguay XXI, la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara) y la cámara empresarial.

En esa ocasión se buscarán dos alternativas. Una es profundizar la relación comercial con los países del sur africano a través del SACU. La otra, implementar un intercambio de alimentos —fundamentalmente el pescado— por petróleo angoleño. El gobierno trabaja hace un tiempo en esta posibilidad que también cuenta con el visto bueno de la industria pesquera. "Hay que buscar acuerdos, el mundo se está rigiendo así, el país necesita hacerlos. Ahora hay que trabajar por la venta de la corvina", dijo Ruiz.

Lo cierto es que Europa ya no está en el horizonte de la industria pesquera y eso provoca la necesidad de tener que profundizar las relaciones con otros mercados. Fripur ya dejó de existir como tal, fue adquirida por el grupo canadiense Cooke, pero todavía no se conocen sus planes de negocio. Sin embargo, las otras empresas del sector todavía siguen vivas y se preguntan cómo hacer para colocar el pescado en tiempos difíciles.

Últimas cifras de la pesca

La industria pesquera asistió en 2011 a uno de sus mejores años de ventas externas. Según la Unión de Exportadores, la pesca uruguaya tuvo colocaciones por US$ 219,3 millones, con un incremento de 24,4% respecto al año anterior.

De allí en adelante la suerte fue dispar. Al año siguiente las exportaciones fueron por US$ 180,3 millones, con una caída respecto a 2011 de 17,8%. En 2013 se repitió la caída, con colocaciones que alcanzaron los US$ 135 millones, y el descenso de las ventas llegó a 25%. Pero en 2014 se verificó una mejora, ya que las exportaciones totalizaron US$ 146,7 millones con un aumento de 8,6%. Sin embargo, en 2015 se volvió a cifras negativas con exportaciones por US$ 109,8 millones, con un descenso en la comparación interanual de 24,8%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)