El gobierno como árbitro

La discusión salarial con la desaceleración de fondo

Patronales quieren ajustes por inflación y sindicatos piden crecimiento real.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ernesto Murro. Foto: Marcelo Bonjour

En diciembre se vencieron los convenios salariales de 29 subgrupos que comenzaron a negociar los nuevos acuerdos en los últimos días y otros 114 colectivos deberán discutir en el correr de 2016 en los ámbitos tripartitos.

Con una situación de desaceleración económica ya consolidada y varios sectores de la actividad con dificultades, se prevé una negociación compleja donde se confrontarán las visiones de los sindicatos y las patronales. Este escenario ya se vio de movida en las primeras reuniones de grupos salariales como la industria láctea y el transporte de carga.

"El sindicato presentó una solicitud de incremento grosera", dijo Humberto Perrone, gerente de la Intergremial de Transporte de Carga. Informó que los trabajadores solicitaron un aumento salarial de 82% sumando todos los ítems.

Los empresarios respondieron que no era posible asumir esos costos y los representantes del gobierno solicitaron a la patronal que presente una propuesta sobre la que negociar. El próximo martes en una nueva instancia tripartita la Intergremial presentará una oferta a los trabajadores, explicó Perrone.

A su vez, el representante en la negociación salarial de la Cámara de la Industria Láctea del Uruguay (CILU), Daniel Ventura, manifestó a El País que "el sector está más que en problemas y pasa por una crisis", por lo que solicitó al Poder Ejecutivo la creación de lineamientos especiales que atiendan esta situación. En un próximo encuentro entre las partes fijado para esta semana, la CILU espera obtener una respuesta positiva del gobierno a su planteo.

Otros ramos que negocian un nuevo acuerdo salarial tras el vencimiento del convenio en diciembre son la industria del calzado y del supergas, los bares y las empresas frutícolas, hortícolas y de forestación.

Mientras que el de comercio y servicios es uno de los principales sectores que se sentará a negociar nuevos convenios desde mitad de año. En total serán 72 mesas con importantes subgrupos como los referidos a supermercados, farmacias, tiendas y mayoristas.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS), Carlos Perera, dijo a El País que "tenemos la esperanza que los acuerdos salgan dentro de las pautas" establecidas por el gobierno (ver aparte). Apuntó que el sector atraviesa "dificultades" y no puede otorgar aumentos por encima de la inflación como ocurrió "en los últimos 10 años donde se recuperó un 50% del salario real porque las cosas andaban bien".

Aparte del comercio, entre junio y septiembre de 2016 vencen los convenios colectivos en avícolas y establecimientos ganaderos, la industria química y del medicamento, servicios y depósitos portuarios, empresas de intermediación financiera, televisión, agencias de viaje y de publicidad, entre otros.

Modificaciones.

El director Nacional de Trabajo, Juan Castillo, explicó a El País que aún esperan un informe técnico encargado por el ministro Ernesto Murro para definir si se promoverán cambios en los lineamientos de negociación, según había informado el diario El Observador el martes. Señaló que esta discusión se dará primero entre las autoridades del Ministerio de Trabajo y luego a nivel del gobierno.

Detalló que en el informe encargado se busca conocer "el impacto que el nuevo dato de la inflación y el aumento de las tarifas públicas ha tenido sobre los salarios". Según un estudio hecho por El País, a los sectores que acordaron en base a las pautas oficiales el aumento de precios de enero (de 2,44%) ya les absorbió más de la mitad del ajuste salarial de principio de año. Castillo informó que no hay plazos definidos para tomar la decisión y aseguró que el tema no se laudará hasta dentro de algunas semanas.

Pit-Cnt

El pasado jueves el Instituto Cuesta Duarte de la central sindical emitió un informe donde alertó que "la tendencia a la desaceleración del salario real se agudizará aún más" si se mantienen los actuales lineamientos para la negociación colectiva.

El documento sostiene que "de no mediar cambios en un contexto de estabilidad en el ritmo de crecimiento económico, la masa salarial volverá a caer, provocando efectos redistributivos regresivos".

Tras conocerse el dato de inflación de enero, el director del Cuesta Duarte, Milton Castellano, dijo a El País que una eventual caída del ingreso real no tendría relación con el comportamiento de la economía uruguaya, que se desacelera pero continúa creciendo.

El poder de compra de los asalariados tuvo un aumento de 0,39% en 2015, el registro más bajo en los últimos 13 años de crecimiento continuo del salario real. La última baja anual del ingreso real fue en 2003, cuando descendió 3,4% y hasta los números alcanzados en 2015, en ningún año había crecido por debajo de 3%

Las pautas del gobierno para la ronda salarial.

El primer día de julio y tras varias semanas de discusión en la interna del gobierno, el Ministerio de Trabajo presentó en el Consejo Superior Tripartito los lineamientos para la sexta ronda de los Consejos de Salarios. Una de las principales novedades fue la aplicación de ajustes de salario semestrales y la inclusión de pautas diferenciadas dependiendo del nivel de crecimiento de cada industria. Para los sectores dinámicos se recomendó un aumento de 10% en el primer año, 9% en el segundo y 8 % en tercero. En los sectores medios los incrementos anuales establecidos fueron de 8,5%, 7,5% y 7% para cada año, mientras que las rindustrias en problemas tuvieron como pauta subas de 8%, 6,5% y 6%. Para asegurar que no haya pérdida de salario real, al final del segundo año se aplicará un ajuste si la inflación acumulada superó el incremento de ingresos. También se incluyeron aumentos especiales de hasta 3,5% extra para los aquellos asalariados que cobran entre $ 10.000 y $ 14.000.

Transporte de carga con 40% de flota parada.

Empresarios y trabajadores del transporte de carga enfrentan el 2016 con la negociación colectiva por delante y un sector en crisis, con niveles de actividad muy por debajo en relación a la última década. El gerente de la Intergremial del Transporte de Carga, Humberto Perrone, informó a El País que hasta agosto del año pasado se habían perdido 2.000 puestos de trabajo en el sector y actualmente hay un 40% de la flota de camiones ociosa.

Para el caso del transporte internacional de carga, el número de vehículos inutilizados asciende al 50%. Ambas ramas del transporte negocian por separado en la ronda salarial, aunque los dos convenios vencieron en diciembre de 2015 y ya se comenzaron a discutir en los ámbitos tripartitos.

"Habíamos tenido mucho movimiento en los últimos diez años, con la creación de casi 8.000 empleos, pero en el último tiempo todo se ha ido para atrás", explicó Perrone. La caída de la actividad se debe principalmente a la desaceleración económica del país, que impacto en diversos sectores de los que depende el transporte de carga.

Uno de los principales problemas para los transportistas fue la menor actividad en las zonas francas, que bajaron 25% el traslado de mercadería. Según el gerente de la Intergremial, los rubros que mantienen la operativa en niveles avanzados son la carga de madera desde las plantas de celulosa de Montes del Plata y UPM, y el transporte de ganado.

Otro conveniente explicitado por Perrone es que las empresas hicieron "inversiones muy importantes en los últimos cinco años" para renovar su flota de camiones, que actualmente es de las más modernas de la región. "Ahora estamos pagando el precio de todo ese crecimiento que hubo y no se pudo sostener", señaló.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)