Mayor fortaleza del consumo hizo revisar al alza el dato del PIB

EE.UU. creció más de lo estimado y alienta suba de tasas

La economía de Estados Unidos se expandió en el segundo trimestre más de lo que se había estimado previamente, gracias a una mayor fortaleza del consumo y de la construcción, apuntalando el argumento a favor de un aumento de tasas de interés antes de fin de año.

El Departamento de Comercio dijo ayer que el Producto Interno Bruto (PIB) subió un 3,9% anualizado en el período abril-junio, en lugar del avance de 3,7% reportado el mes pasado.

Los datos refuerzan la idea de que la economía estadounidense podría estar cobrando suficiente fortaleza como para soportar un incremento de la tasa de interés referencial desde los mínimos históricos pese a la creciente preocupación acerca de la economía global.

Un consumo más sólido y una menor acumulación de inventarios también son un buen augurio para el crecimiento en el tercer trimestre, aunque los economistas prevén un ritmo más frío de expansión, en general.

La semana pasada, la Reserva Federal de Estados Unidos se abstuvo de elevar las tasas pero la presidenta de la entidad, Janet Yellen, dejó las puertas abiertas a una subida este año en un discurso que pronunció el jueves por la noche, siempre que la inflación siga estable y el crecimiento lo suficientemente fuerte para impulsar el empleo.

"Hay muchas cosas que pueden gustar del lado doméstico de la economía para el segundo semestre del año pese a todos los problemas globales", dijo Jacob Oubina, economista de RBC Capital Markets en Nueva York.

"Si la economía doméstica se sostiene, (los funcionarios de la Fed) subirán la tasa en diciembre", agregó.

Las cifras, que resultaron mejores que las expectativas de un sondeo de Reuters que apuntaban a una lectura sin cambios de 3,7% para la tercera medición de la expansión del segundo trimestre, fueron impulsadas por rubros de servicios como cuidado de la salud y transporte.

Las acciones en Wall Street operaban en alza tras los datos, al tiempo que los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos ampliaban las caídas y el dólar ascendía a un nuevo máximo de cinco semanas frente a una cesta de divisas.

El consumo, que explica más de dos tercios de la actividad de Estados Unidos, fue rectificado al alza para reflejar un ritmo de crecimiento de 3,6% contra la tasa de 3,1% reportada en agosto, favorecido por los bajos precios de la gasolina y valores relativamente altos de las casas que apuntalaron la riqueza de las familias.

Sin embargo, el índice final de la Universidad de Michigan para septiembre sobre la confianza del consumidor en general bajó a 87,2, en comparación con la lectura final de 91,9 en agosto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)