Un mundo turbulento

EE.UU.: inflación se acelera y abre puerta a suba de tasas

Los datos de enero pueden impulsar un ajuste en marzo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Yellen insistió hace una semana en seguir con el ajuste. Foto: Reuters

El índice de precios al consumo (IPC) de Estados Unidos se mantuvo estable en enero, pero los aumentos en sectores como la vivienda y el cuidado médico indican que las presiones inflacionarias van al alza pese al lastre del abaratamiento de los combustibles.

La inflación acumulada en los últimos 12 meses quedó en el 1,4%, el doble del 0,7% interanual con el que se cerró el 2015, de acuerdo con el informe del Departamento de Trabajo.

La inflación subyacente, la que excluye precios volátiles, como los de la energía y alimentos, aumentó en enero un 0,3%, su mayor incremento desde agosto de 2011. A su vez, en los últimos 12 meses se incrementó 2,2% y fue la más alta desde junio de 2012.

Ese 2,2% está por encima del objetivo de 2% anual que la Reserva Federal (Fed) tiene como meta, pues considera que es una inflación sana para normalizar su política monetaria basada en tasas mínimas.

Aunque la tasa de desempleo descendió en enero al 4,9%, el nivel más bajo desde febrero de 2008, y el mercado laboral de EE.UU. registró en 2015 su segundo mejor año desde finales de los noventa con la creación de 2,65 millones de nuevos puestos de trabajo, los salarios no están aumentando al ritmo deseado.

Los salarios ajustados a la inflación crecieron un 0,4% en enero, pero la subida acumulada en el último año apenas fue del 1,1%, según detalló el Departamento de Trabajo en un informe paralelo.

Sustento.

Analistas comentaron que los datos de ayer sustentan la determinación de la Fed de endurecer su política monetaria este año aún cuando otros grandes bancos centrales bajan las tasas para estimular el crecimiento.

Los precios anualizados subieron rápidamente y "¡eso es lo que la Fed quiere decir cuando afirma que los efectos de los precios de la energía y de un dólar fuerte son transitorios!", dijo Jay Morelock, de FTN Financial Capital Markets.

La Fed sostiene que el impacto de la caída del precio del petróleo y el del fortalecimiento del dólar, que abarata las importaciones, van a disiparse por el incremento de la inflación.

Para el economista Ian Shepherdson, "los inversores deben olvidar rápidamente la idea de que un dólar fuerte implica que no haya que preocuparse por la inflación".

"Un aumento de las tasas en marzo aún es posible", dijo Shepherdson, economista jefe de la consultora Pantheon Macroeconomics.

Recordó que el 16 de marzo, cuando se reúna el comité de política monetaria de la Fed, el gobierno divulgará la inflación de febrero.

De todas maneras, la Fed considera que la "incertidumbre se ha incrementado" sobre las perspectivas económicas en EE.UU. debido a "la desaceleración mayor de la esperada en China" y la caída de los precios de la energía, según las actas de la última reunión del banco central divulgadas esta semana.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, aseguró la semana pasada en una comparecencia ante el Congreso que las tasas de interés negativas no están "fuera de la mesa" si la economía sufre un abrupto frenazo, pero insistió en que las perspectivas son las de continuar con el ajuste monetario.

En tanto, la mejoría de los datos de inflación en EE.UU. y la fortaleza subyacente en la economía deberían hacer que la Reserva Federal mantenga su plan para elevar gradualmente las tasas de interés, dijo ayer la presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester.

Pese a que a mediados de diciembre pasado la inflación no estaba en los niveles deseados por la Fed, el banco central decidió elevar las tasas de interés en el país por primera vez desde 2006 y lo hizo en un cuarto de punto, hasta el rango de entre el 0,25% y el 0,5%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)