VISIÓN DEL BANCO ESPAÑOL

Por "efecto" UPM, actividad crecería 3% el año próximo

Según BBVA, segunda planta será “fundamental” para esto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Precios: según pronósticos del banco la inflación la inflación finalizará el año en 8%. Foto: D. Borrelli

El año pasado, la economía uruguaya acumuló 14 años de crecimiento ininterrumpido. En 2016, el Producto Interno Bruto (PIB) se expandió 1,5% y dejó atrás dos años en los que la actividad no había descendido pero sí había experimentado desaceleración. Ahora, BBVA estima que la economía llegará a crecer alrededor de 3% en 2018. Para esto, será "fundamental" que se concrete la segunda planta de celulosa de UPM y que también se lleven adelante las diferentes inversiones públicas en infraestructura que la compañía demanda. Estos son algunos de los datos que el banco español presentó ayer ante periodistas.

Para este año, se aguarda que la actividad crezca 1,9%. El motor principal será la demanda interna, fundamentalmente el consumo privado. Según la economista Adriana Haring de BBVA Research, el pronóstico de expansión para 2017 es "bastante conservador", el "piso".

Públicamente, el ministro de Economía, Danilo Astori, habló que su cartera maneja un rango de entre 2% y 3% para este año, que se definirá en la próxima Rendición de Cuentas.

Los analistas de BBVA indicaron que son "más optimistas" hoy sobre el futuro del país que sobre fines del año pasado. Entre otros elementos que contribuyeron a esto, Uruguay pudo "desacoplarse" de sus vecinos y crecer en 2016, mientras que Brasil y Argentina cayeron.

A esto se suma que la desaceleración de la inflación impulsó el consumo privado sobre la segunda mitad del año pasado. Se espera que esta tendencia continúe, pese a que la proyección es que la inflación termine el año cerca de 8%, por fuera del rango meta del Banco Central —entre 3% y 7%— al que ingresó por primera vez desde 2010 en marzo, cuando fue de 6,71%.

El economista Juan Manuel Manías agregó que la desaceleración de precios fue resultado, mayormente, del tipo de cambio y la ausencia de ciertos fenómenos que se habían producido el año pasado (como la suba de algunas verduras por razones climáticas). En este escenario, esperan que el dólar llegue a $ 31 a finales de año.

Debido a la senda que han seguido sus vecinos en materia cambiaria, Uruguay termina con "ganancias de competitividad" frente a ellos. Pese a esto, Manías añadió que no todo en esta área se gana a fuerza de tipo de cambio (es la estrategia a corto plazo, dijo) y que el país tiene mucho para hacer para "bajar los costos de producción". Por ejemplo, mejorando su infraestructura.

Mixtas.

Haring mencionó algunas "señales mixtas". Dentro de las luces verdes, enumeró la "excelente" temporada de turismo, el aumento frente a 2016 en las ventas de automóviles y la suba de las importaciones. Destacó como negativo la caída de la industria por la parada técnica en la planta de La Teja de Ancap (sin refinería crece "levemente", dijo), la confianza del consumidor, y el nivel de desempleo "un poco más deteriorado" que el año pasado.

Haring enfatizó además que el gobierno "necesita consolidar las cuentas fiscales". Añadió que logrará "ir reduciendo el déficit, pero le va a costar". Sobre todo, por la inflexibilidad de buena parte del gasto. Para 2018 se espera que rojo de las cuentas públicas llegue a 3,1%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)