FIJADA EN RENDICIÓN DE CUENTAS

Ejecutivo rechaza propuesta de la CIU por tasa consular

Industriales habían planteado alternativa al incremento.

Afines de junio copias de la misma carta llegaron a las manos de tres ministros: Danilo Astori (Economía), Rodolfo Nin Novoa (Relaciones Exteriores) y Carolina Cosse (Industria). La remitente era la Cámara de Industrias (CIU). En la misiva se señalaba que el incremento de la tasa consular (tributo a las importaciones), que se había conocido días atrás en el marco del proyecto de Rendición de Cuentas, erosionaría todavía más la competitividad de la producción industrial nacional, una de las banderas que la CIU ha levantado con más fuerza en los últimos tiempos.

Además, la gremial de industriales solicitó a los secretarios de Estado que el incremento del impuesto propuesto no aplicara para las posiciones arancelarias que correspondieran a materias primas que la industria nacional usa, que sí o sí deben llegar desde el exterior y que son necesarias para la fabricación de productos que se comercializan dentro del país.

La carta de la CIU añade, asimismo, una manera de compensar la pérdida de recaudación que se produciría si lo anterior fuera tenido en cuenta. Por un lado, poner en marcha el régimen de excepción arancelaria previsto en el Mercosur que permite que Uruguay fije una Tasa Global Arancelaria (TGA) mayor al Arancel Externo Común (AEC) del bloque para un máximo de 100 posiciones arancelarias. Por el otro, subir la TGA hasta igualar el AEC para el sector de la vestimenta.

Con esto, indicaba la CIU, se "compensaría" la no aplicación de la suba de la tasa consular a las materias primas (por el lado de la de recaudación) y también se generaría una mejor protección y condiciones de competitividad más beneficiosas para algunos productos nacionales.

Las propuestas de la gremial, sin embargo, no llegaron a buen puerto. La semana pasada recibieron la respuesta por escrito del ministro Astori, quien recordó a los industriales que atendiendo que Uruguay está dejando atrás "la fase de tasas de crecimiento económico moderado" se planteó que el aumento de la tasa consultar sea temporal. En esta línea, mencionó que ya está estipulado cuándo dejará de regir este incremento.

Entre otros puntos, el titular de Economía dijo que también se estudiará el universo de materias primas para analizar si sería posible pagar el anticipo del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que se realiza por estas importaciones de manera diferida.

"La explicación puede ser satisfactoria o no, por lo menos tenemos la explicación de las razones", dijo el presidente de la CIU, Washington Corallo, a El País.

"Seguiremos recopilando información de los distintos sectores a ver si (la suba de la tasa consular) afecta y en qué medida a distintos rubros", agregó.

La medida.

Cuando a mediados de junio el equipo económico llegó hasta el Palacio Legislativo con el proyecto de ley de Rendición de Cuentas —que ya consiguió luz verde de la Cámara de Diputados y ahora será discutido en la de Senadores—, la propuesta contenía, entre otros ajustes tributarios, un aumento a la tasa consular, que abonan las importaciones que entran a Uruguay.

La suba llevará esta tasa del actual 2% a 3% para las importaciones provenientes de países del Mercosur, y a 5% en el caso de las originadas por fuera del bloque.

La decisión —que despertó críticas tanto dentro del país como de algunos de sus socios comerciales de la región— fue defendida por el ministro Astori, quien remarcó que se trataba de una suba "transitoria".

"Uruguay demostró que es una medida que establecimos por la necesidad de equilibrar las cuentas lo antes posible", añadió.

De acuerdo a lo indicado por el gobierno, el aumento de la tasa dejará de regir para 2020.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)