Son 44 firmas en siete meses; cuentas con sanción suben 20%

Empresas en concurso de acreedores crecen 42%

En los primeros siete meses del año se disparó la cantidad de cuentas corrientes bancarias suspendidas y clausuradas a la vez que aumentó significativamente el número de empresas que se presentó a concurso de acreedores.

Las cuentas sancionadas están en el mismo nivel de 2003 mientras se espera que los concursos alcancen la mayor cifra de los últimos años.

Datos aportados a El País por la Liga de Defensa Comercial (Lideco) muestran en realidad que entre febrero y julio (en enero está la feria judicial) de este año se presentaron 44 empresas a concurso de acreedores (anteriormente concordato).

De esos 44 concursos, 34 fueron voluntarios (por la imposibilidad de hacer frente a sus obligaciones) y 10 necesarios (solicitado por sus acreedores). Durante todo el año pasado fueron 58 las compañías que debieron presentarse a concurso, lo que significa que a julio de 2015 ya se había alcanzado el 75,8% del total de 2014. Al comparar el período febrero-julio el aumento es de 41,9% en los concursos presentados este año.

A su vez, la Lideco informó que en los 12 meses cerrados a julio de este año van 1.858 cuentas sancionadas por infracciones a la ley de Cheques, con una suba de 20,4% en la comparación interanual.

En 12 meses a julio de 2015 fueron 1.394 las suspendidas frente a 1.191 en 12 meses a julio de 2014 con un incremento de 17%. Además, hubo —también en esos períodos— 464 cuentas bancarias clausuradas contra 352 con un aumento de 31,8%.

El director gerente de Lideco, Bernardo Quesada, dijo a El País que en el caso de los concursos la proyección es que este año se supere la cifra del año anterior. La diferencia que observó respecto a años atrás es que hubo una mayor cantidad en lo que va del año de empresas afectadas vinculadas al sector de la construcción.

En ese rubro señaló a dos grandes constructoras que se presentaron a concurso: la brasileña OAS —desvinculada del proyecto de construcción de la regasificadora— y la local Calpusa (que trabajaba, entre otras, en las obras de la central de ciclo combinado de UTE en Punta del Tigre).

Además, enumeró empresas de elaboración de manufacturas de plástico, comercio por mayor de alimentos y bebidas, distribuidora de productos lácteos, una empresa de confección, una boutique y una ferretería, entre otras. Además, también mencionó a la Cooperativa Bancaria como otra de las empresas que debió presentarse a concurso.

Sobre las cuentas sancionadas Quesada sostuvo que se está en el nivel más alto desde 2003.

"En parte es por la desaceleración de la economía. También puede ser que haya más cuentas, pero igual es un llamador para estar más atentos", explicó.

"Por más que haya más cuentas, si hay más gente que no paga es algo para estar atentos", añadió.

Quesada manifestó también que "algunos concursos son consecuencia de las cuentas sancionadas; de los cheques, algunos incluso con prestamistas, que terminan derivando en concursos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)