AUMENTO SECTORIAL

Se estanca el mercado de seguros en competencia

Registró una caída de 3,2% en términos reales en el segundo trimestre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La penetración de los seguros en la economía se mantuvo estable. Foto: M. Bonjour

El mercado asegurador creció 13,6% en pesos constantes en el segundo trimestre al emitir un total de $ 21.062 millones (US$ 742 millones) de pólizas tanto públicas como privadas, según información que publicó el Banco Central (BCU). No obstante, el incremento se da por dos ramas: vida previsional y accidentes de trabajo.

Así, en los rubros en que existe competencia (en vida previsional el Banco de Seguros del Estado tiene un monopolio de hecho y en accidentes por ley) se registró una caída de 3,2% en términos reales en el segundo trimestre, señaló ayer un informe de la Asociación Uruguaya de Empresas Aseguradoras (Audea).

"Los datos del mercado asegurador en nuestro país correspondientes a los últimos ejercicios y al primer semestre del 2017 muestran que el sector crece en los segmentos no competitivos, mientras que las restantes ramas de actividad se encuentran virtualmente estancadas o incluso en retroceso", aseguró el director ejecutivo de la Audea, Mauricio Castellanos.

En lo que refiere a la evolución de las ramas en competencia, la única que muestra un significativo incremento en pesos constantes —es decir al quitar el efecto de la inflación— son "crédito" (+13%) mientras que "incendio" registró un aumento marginal de 0,5%. Por contrapartida, en "otros" y "transporte" se observa una pronunciada caída de 20% y 17,8% respectivamente. También mostraron caídas en abril-junio las ramas de "robo" (-11% en pesos constantes), "rurales" (-10,1%) y "vida" (-2%).

Esto significa que en las ramas de competencia se ven-dieron pólizas por US$ 360,7 millones en el trimestre, US$ 12,1 millones menos que lo que se alcanzó en el mismo lapso del año anterior.

En este contexto, la Audea "considera que se mantiene incambiada la perspectiva de desaceleración de la actividad aseguradora en competencia en el corto plazo ya que, con la excepción de las ramas de seguros de caución y crédito, se registran caídas en términos reales de la emisión de primas".

A su vez, al considerar el sector en su totalidad el crecimiento, se explica por el aumento de los seguros de "vida previsional" y de los seguros de "accidentes de trabajo", con un incremento de 49% y 20,3% respectivamente respecto al segundo trimestre de 2016.

En cuanto a la participación de ramas en el mercado de seguros, vida previsional (31%), vehículos (24%), accidentes (20%) y vida (13%) son los principales. En tanto, crédito e ingeniería son casi imperceptibles ya que no llegan a sumar ni un 1% de la torta.

En lo que respecta al mercado de competencia, en el que operan 16 compañías de seguros, el sector privado aumenta su participación al alcanzar un total del 63,3% de la actividad.

En este grupo, Mapfre es el que lleva la delantera con un 17%, seguido por SURA (13%) y Porto Seguros (11%). El Banco de Seguros del Estado (BSE) tiene una participación del 37%.

En este punto, la asociación remarca que se "observa que continúa el proceso de desconcentración de la actividad aseguradora".

El resultado consolidado de las empresas en el período fue de US$ 23,5 millones.

Por su parte, el índice de penetración de los seguros (porcentaje que representan las primas sobre el Producto Interno Bruto) se ubicó en 2,4%, similar al registrado al cierre del 2016.

Mientras, el índice de densidad (primas por habitante en dólares) fue de US$ 383.

Inversión.

En lo que refiere a las inversiones financieras del sector, Audea especificó que aumentaron un 31% en comparación con el segundo trimestre de 2016 y totalizaron US$ 3.972 millones.

La asociación puntualizó, además, que las inversiones siguen sumamente concentradas en valores emitidos por el Estado (77,6% del total), e inversiones en instituciones de intermediación financiera (11,7%). Las restantes se distribuyeron en un 6,1% en valores emitidos por empresas uruguayas, 4,2% en valores extranjeros y 0,4% en otras.

Las reservas técnicas del sector —el importe de las obligaciones asumidas derivadas de los contratos de seguros que refieren a la capacidad para hacerle frente—, se situaron en US$ 3.604 millones, lo que representa un aumento del 33% en relación al segundo trimestre de 2016. "Si bien el incremento de las reservas técnicas ha sido generalizado, se destaca especialmente el aumento en las reservas de las coberturas asociadas al sistema previsional", explicó, ya que subieron 46% en dólares frente al segundo trimestre de 2016.

Pagan 41% más en dólares por siniestros.

Uno de lo puntos en los que hace hincapié el informe que difundió ayer la Asociación Uruguaya de Empresas Aseguradoras (Audea) es en la evolución de los siniestros en dólares, es decir lo que pagan esas firmas al activarse la póliza.

El pago neto de siniestros —descontados reaseguros y recuperos— aumentó 40,8% en dólares en el segundo trimestre de 2017, respecto al mismo período del año anterior.

Esto significa que las aseguradoras hicieron un pago neto por siniestros de US$ 506,11 millones frente a los US$ 359,53 millones que abonaron en el segundo trimestre de 2016. La rama "vida previsional" —en la que solo interviene el BSE porque las privadas se retiraron— continúa siendo la principal de los desembolsos, con US$ 277,58 y un aumento de 67,7%.

Los pagos netos por accidentes de trabajo aumenta-ron 82,1% en el segundo trimestre y llegaron a US$ 104,6 millones.

En el mercado en competencia, lidera el rubro "vehículos" con siniestros netos pagados por US$ 88,9 millones, aunque en este rubro, las aseguradoras abonaron solamente 4% más que en el segundo trimestre del año pasado.

Por "crédito" (seguro que opera en las tarjetas y que cubre fraudes, etc.) el pago neto de siniestros fue insignificante, de apenas US$ 4.419 en el segundo trimestre, 69% menos que en igual período del año pasado.

Si bien los siniestros abonados por el rubro "ingeniería" tuvieron un crecimiento muy significativo del 451% en el segundo trimestre, pero también explica una mínima parte de los pagos que hacen las aseguradoras con US$ 892.065.

Los pagos netos por siniestros en el rubro "robos" bajaron 34% y totalizaron US$ 2,4 millones. También bajaron los pagos en "rurales" (15,6% en este caso) y sumando US$ 4,9 millones. Un clima más benévolo que el año pasado —que tuvo grandes pérdidas en algunas cosechas— ayudó a ello.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)