RECOMENDACIONES DEL FMI

La estrategia ideal para enfrentar “la montaña rusa” de los commodities

Según el organismo internacional Chile y Noruega son los países a mirar en el manejo de la política fiscal.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La soja es la gran apuesta de todos los países del Mercosur.

Chile y Noruega fueron los dos países que el director del Departamento de Asuntos Fiscales del Fondo Monetario Internacional (FMI), Vitor Gaspar, puso como ejemplos a imitar en el manejo de la política fiscal para hacer frente a peores condiciones económicas.

Gaspar presentó en Lima, el Monitor Fiscal del FMI titulado “La montaña rusa de los precios de las materias primas. Un marco fiscal para tiempos inciertos”.

Allí señaló que “en los buenos tiempos, es cuando se acumulan activos, ahorros, colchones (de reservas) para suavizar shocks que claramente se van a enfrentar en el futuro”. En los años de altos precios de las materias primas, varios países hicieron eso, si bien Gaspar eligió dos como ejemplos: Chile y Noruega. Ambos poseen recursos naturales (cobre y petróleo) respectivamente y tienen reglas para utilizar los ingresos provenientes de ellos, de forma de utilizar una parte para constituir fondos de ahorro y así poder enfrentar escenarios económicos más adversos.

Con una caída del precio de las materias primas como se da en la actualidad, la situación se complica en varios frentes, uno de ellos, es la necesidad de financiamiento. “Los mercados financieros internacionales suelen ser despiadados” porque “las condiciones” para acceder al crédito “se endurecen” justo en el “momento que los países exportadores de materias primas necesitan financiamiento”.

Según el FMI, el marco fiscal “ideal” para enfrentar escenarios adversos debe incluir:

-“Un ancla de más largo plazo para orientar la política fiscal. Los países deben establecer una estrategia a largo plazo que garantice un nivel adecuado de ahorro para hacer frente a un posible agotamiento de los recursos y que ayude a estabilizar la economía y promover un crecimiento a largo plazo en un ambiente de incertidumbre. Para ello, se debe ahorrar para el largo plazo con el fin de poseer un marco capaz de sobrellevar shocks de gran magnitud y persistencia”.

-“Un compendio de normas fiscales, marcos institucionales y políticas tributarias sólidas, además de mejoras en la gestión de la inversión pública y reformas en los subsidios para combustibles pueden ser de gran beneficio para el alcance de los objetivos propuestos.
Asimismo, las instituciones fiscales sólidas y las defensas estabilizadoras adecuadas pueden elevar las probabilidades de que se aumente la inversión pública”.

-“La presencia de sólidas instituciones en función de pilares (incluida una buena gestión de gobierno) es fundamental para asegurar que los países puedan aprovechar su riqueza natural con miras a lograr un mayor crecimiento a largo plazo”.

Según el informe del Fondo, “la experiencia de las últimas décadas, incluyendo el auge más reciente, ha demostrado que la política fiscal es una herramienta crucial para controlar los efectos de la volatilidad de precios de las materias primas sobre la economía interna, pero esto no ha sido una tarea fácil para muchos países. En particular, el crecimiento del gasto público ha tendido a acelerarse durante las alzas de precios, y a bajar durante las caídas de precios, y esta respuesta procíclica ha intensificado la volatilidad de la economía y quizás haya entorpecido el crecimiento económico”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)