LAS RENTAS GENERADAS Y SU DISTRIBUCIÓN

Un estudio de concentración de la riqueza en Uruguay

Hay unas 2.500 personas que tienen más de 12,5% de la riqueza generada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Pixabay

Los uruguayos generan anualmente una riqueza que equivales 1,9 veces al Producto Interno Bruto (PIB) —algo menos de US$ 100.000 millones— y el 62% se concentra en el 10% más rico de la población. A su vez, la cuarta parte de la renta neta está en manos del 1% superior y más de la mitad de ese 25% pertenece al 0,1% de la población más rica (unas 2.500 personas).

Los números fueron revelados por un trabajo del economista e investigador Mauricio De Rosa denominado "La distribución de la riqueza en Uruguay. Una aproximación por el método de capitalización" presentado en la VIII Jornadas de la Red sobre Desigualdad y Pobreza de América Latina y el Caribe (Capitulo de Uruguay).

Para el estudio se tomó en cuenta la riqueza anual generada por tres actividades: empresarial, inmobiliaria (inmuebles y tierra) y financiera. Partiendo de las cifras registradas en la Dirección General Impositiva (DGI) de ingresos por renta de cada persona correspondientes al 2012, De Rosa reconstruyó la riqueza individual aplicando a los ingresos un factor de capitalización inverso a la tasa de retorno.

El investigador explicó que debió imputar una importante cantidad de ingresos para alcanzar el total de población adulta uruguaya (aproximadamente 2,5 millones de personas) dado que la DGI tiene datos únicamente de los trabajadores formales, jubilados y los individuos con ingresos por rentas de capital. Para el cálculo de ese otro segmento de la población se utilizó la Encuesta Continua de Hogares (ECH), prediciendo la riqueza media de cada individuo en base a 58 celdas de edad y sexo.

Los resultados del estudio revelaron que la renta generada por los uruguayos es mayormente de tipo inmobiliario, con un 85% de la riqueza total anual, repartiéndose el resto en partes iguales entre la financiera y la empresarial. De Rosa indicó que este reparto "era esperable" dado que Uruguay es un territorio con abundante tierra.

Como referencia internacional, la riqueza neta generada anualmente en Uruguay en relación al PIB (1,9 veces) es inferior a la registrada en los países desarrollados donde se hizo este estudio, que multiplicaron su PIB entre cinco y siete veces. De Rosa apuntó que los números de Uruguay son más parecidos a los obtenidos por los países desarrollados en la década del 70.

Respecto a la concentración observada en los resultados, el investigador la consideró "muy alta". A modo de comparación, si en lugar de rentas se miden los ingresos anuales de los uruguayos, el 1% superior obtiene el 14% de los ingresos totales (cuando en la riqueza asciende al 25%).

Además, cruzando datos de ambas bases se llega a ver "bastantes coincidencias entre los poseedores de altos ingresos y los de gran cantidad de riqueza". De hecho, la mitad del 0,1% de mayor riqueza integra a la vez el 0,1% de mayores ingresos. Se trata de "unos mil y pico de personas, en su mayoría varones" que concentran buena parte de los ingresos y la riqueza del Uruguay, señaló De Rosa.

Por otra parte, el trabajo determinó que la riqueza inmobiliaria es la menos concentrada y mejor distribuida de las tres familias de renta, dado que el 1% superior acapara el 17% de la riqueza total de este tipo. Mientras que la renta financiera presenta una mayor concentración, con el 80% del total en manos del 1% más rico y más de la mitad en manos del 0,1% superior.

El tipo de riqueza peor distribuida es la empresarial, ya que en cualquiera de sus formas de cálculo — por capitalización promedio, por secciones de empresas y por naturaleza jurídica— el 1% más rico obtiene el 99% de la renta neta generada en un año. A su vez, casi el 90% pertenece al 0,1% superior.

De Rosa explicó que existe "una cartera de riqueza" para el 99,9% de la población que es básicamente inmobiliaria, irrumpiendo en el 0,1% restante las rentas empresariales y financieras. De pesar más de 80% la riqueza inmobiliaria en el primer caso, pasa a abarcar el 35% del total si se suma ese 0,1% con predominio de los otros dos tipos de renta.

Respecto a su incidencia en la distribución, el estudio deja ver que la riqueza financiera y empresarial explican más de las tres cuartas partes de la desigualdad total observada en Uruguay en términos de renta anual.

A modo de conclusión, el investigador a cargo del estudio consideró que los resultados respecto a la concentración de la renta "están alineados con lo que esperábamos para Uruguay" en base a estimaciones preliminares y otros estudios realizados sobre el tema.

Aunque marcó que la participación en la renta neta anual del 1% superior (25%) se ubica en la parte baja en la comparación internacional con estudios idénticos realizados en otros países, donde ese segmento de la población accede generalmente a entre el 20% y 40% de la riqueza total.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)