Guillermo Calvo

"Los exportadores van a sufrir con euro y real"

El execonomista jefe del BID, estuvo esta semana en Montevideo y en entrevista con El País afirmó que el debilitamiento de euro frente al dólar será negativo para los exportadores.

MIGUEL NOGUEZ

“Es una complicación. Van a sufrir así como están sufriendo los exportadores a Brasil”, expresó. Además indicó que la economía de Argentina está en una situación “insostenible” y necesita “reformas creíbles”.

—¿En este escenario de fortalecimiento del dólar y debilitamiento del euro y el real que puede esperar Uruguay?

—Es una complicación porque Uruguay exporta a la zona euro. Los exportadores hacia esa zona van a sufrir así como están sufriendo los exportadores a Brasil. La tasa de cambio euros-dólares o reales-dólares son variables muy importantes para este país. Esto nos complica la vida porque vivimos en una región donde el dólar es un poco la unidad de cuenta para las transacciones internacionales, para endeudarnos, por ejemplo. Por otro lado, el dólar no es el único destino de nuestras exportaciones. La devaluación del euro nos causa el tipo de efecto que la devaluación del real en Brasil. El dólar aparentemente se está apreciando por la expectativa de que suban las tasas de interés. Creo que van a subir, pero no de una manera muy dramática. La tasa de interés que fija la Fed (Reserva Federal) existe la impresión, un poco por lo que refleja el mercado, que va a ir subiendo pero muy despacio. Puede ser que a fin de año esté en 1%. Entonces la apreciación del dólar está asociada con ello y con una mejora de la economía americana. Está cayendo el desempleo, está aumentando la tasa de crecimiento.

—¿Para cuándo espera esa suba de la tasa de interés?

—No me sorprendería alguna pequeña suba en el segundo semestre.

—¿Qué puede esperarse respecto al comportamiento del euro? ¿Seguirá bajando?

—Eso es difícil de determinar. A mi no me sorprendió la caída del euro. Estamos en economías con tasas de interés prácticamente cero. En este contexto cuando yo aumento la cantidad de dinero la única variable de ajuste que tengo es la tasa de cambio. Si tuviera tasas de interés que pueden bajar aun más porque aumenta la oferta monetaria en la zona euro podría bajar la tasa de interés sin que se mueva la tasa de cambio. Ahora es la tasa de cambio la que tiene que moverse por eso no sorprende que haya tanta sensibilidad. Y segundo, algunos países que estaban comprando euros están dejando de hacerlo, Suiza es un ejemplo. El euro estaba fuerte a pesar de que a Europa le iba mal porque el resto del mundo lo estaba sosteniendo. Honestamente no sé cuanto más puede ir, pero no me sorprendería que siga bajando más a medida que esta nueva política del QE (expansión monetaria) persista.

—¿Por qué resulta difícil hacer un pronóstico?

—Hay muchas variables. No sé hasta dónde va a llegar (el presidente del Banco Central Europeo, Mario) Draghi con su política. Hay una cosa que a mí me preocupa. El QE está haciendo la región más competitiva. Resulta que Alemania está en pleno empleo y le está yendo muy bien. Cuando uno hace una región que le está yendo muy bien más competitiva puede alimentar inflación. Cuando (Angela) Merkel vea que la inflación se le acelera va a empezar a criticar muy fuertemente al Banco Central y de repente eso puede llevar a Draghi a contener oferta monetaria. Son tantas las variables que no tenemos un modelo bueno para predecir tasas de cambio.

—¿Qué perspectivas tiene para las economías de Argentina y Brasil?

—La economía argentina está en una situación insostenible con una oposición que todavía no ha dicho qué es lo que va a hacer, porque tiene miedo que digan que son ajustadores. Honestamente uno no sabe qué van a hacer. Eso ya es una muy mala noticia porque el país tiene que hacer ajustes. Si no se dice qué van a hacer, obviamente la inversión no se va a generar. Nadie se va a meter. Van a tener que sacar el cepo. ¿Cómo lo van a sacar? No lo pueden sacar de golpe porque la tasa de cambio se puede ir a las nubes. Hay una gran incertidumbre. Es una cuestión política más que económica. La situación es muy seria si no se hacen reformas creíbles, sostenibles. Dado de dónde viene el país con un populismo bastante exitoso en mantener la ilusión de que están haciendo las cosas bien, es realmente un reto. En el caso de Brasil, desde (Fernando Henrique) Cardoso no se habían hecho reformas. Brasil se benefició por los commodities y ahora el precio está cayendo. Brasil no hizo los ajustes, tiene un déficit fiscal demasiado grande y encima esté escándalo en la mitad (por Petrobras).

—¿Están pagando el precio de lo que no hicieron antes?

—Exacto. Dilma (Rousseff) al poner a (Joaquím) Levy dio una señal fuerte de que iba a hacer los ajustes, pero con la pérdida de prestigio de la presidenta no ha podido pasar a los cambios que quería hacer. Si no puede hacer eso, no veo nada positivo. Otro aspecto del que no se habla mucho es que hay un problema de sobreendeudamiento del sector privado. En parte era porque se esperaba que el desarrollo de los proyectos de Petrobras iban a generar demanda por una serie de actividades satélites. Además, eso lo hacían bajo un alto proteccionismo. Generaron una serie de firmas que empezaron a invertir pidiendo prestado y ahora que Petrobras tiene problemas les está costando refinanciarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)