El TPP, Asociación Comercial entre 12 países

Firman el mayor acuerdo del mundo

Llevará al menos dos años para que entre en vigor; China se interesa y Uruguay sondea.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Representantes de los 12 países socios que firmaron el acuerdo. Foto: Reuters

El mayor acuerdo de libre comercio del mundo, el denominado Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés), demorará al menos dos años en entrar en vigor tras ser firmado ayer. En ese momento, Uruguay podrá pedir ingresar, siempre y cuando el gobierno resuelva las diferencias internas al respecto.

El TPP fue firmado por los 12 países miembros (Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Singapur, Brunei, Vietnam, México, Chile y Perú) ayer en Nueva Zelanda. El acuerdo, que representa al 40% del Producto Interno Bruto (PIB) Mundial e implica un mercado de 800 millones de habitantes, es visto por algunos analistas como una medida que contribuirá a contrarrestar el poderío económico de China en el Pacífico.

El Ministerio de Comercio chino reaccionó ayer a la firma con palabras de apoyo al proceso de apertura del comercio y la inversión en la región y mostró su interés en el pacto. "El TPP es un acuerdo exhaustivo. China lo está estudiando y realizando una evaluación" del texto, señalaron las autoridades chinas en un comunicado.

Según el representante de Comercio Exterior de EE.UU., Michael Froman, "el TPP no se dirige contra un país en particular, sino hacia el establecimiento de estándares más altos para la región. Estamos vinculados a China, como todos los países de la región y es importante tener una relación económica constructiva con ellos".

La firma del TPP abre un proceso de dos años para que cada miembro lo ratifique individualmente y se necesita para que entre en vigor que lo ratifiquen al menos seis de los firmantes originales y que representen el 85% del PIB combinado del bloque. Dada su relevancia, tanto Estados Unidos como Japón tendrían que ratificar el acuerdo.

Froman confía en que el acuerdo conseguirá el apoyo necesario en el Congreso. La oposición de muchos demócratas y algunos republicanos en Estados Unidos implica que es poco probable que se realice una votación sobre el TPP antes de que el presidente Barack Obama, un partidario del acuerdo, deje el cargo a principios del 2017.

En Japón, la renuncia del ministro de Economía, Akira Amari —principal negociador del país en el TPP—, podría hacer más difícil la promoción del acuerdo entre los legisladores.

El TPP, que tardó cinco años de negociaciones, establece normas comunes sobre cuestiones que van desde los derechos de los trabajadores a la protección de la propiedad intelectual en las 12 naciones del Pacífico.

Ha sido criticado por el secretismo que ha rodeado las conversaciones que comenzaron hace cinco años y porque amenaza, según ONGs y centrales sindicales, los derechos laborales, el acceso a los medicamentos y el medio ambiente. Otro de los puntos del acuerdo que consideran polémicos es el que abre el camino a que los inversores extranjeros puedan demandar al Estado por cambios que afecten a sus inversiones.

Uruguay.

El presidente Tabaré Vázquez se ha mostrado partidario de explorar la posibilidad de sumarse al TPP. De hecho, el canciller Rodolfo Nin Novoa dijo en octubre pasado que "tenemos que reaccionar, tanto a nivel de país como del Mercosur (...) porque la competencia va a ser muy dura".

"Debemos comenzar a posicionarnos ante estos procesos comerciales, estudiarlos, evaluarlos y conocerlos", afirmó en aquel momento.

Recordó que Australia y Nueva Zelanda, son competidores directos de Uruguay en varios rubros agropecuarios y que "esta coyuntura implica que nuestros productos y servicios pierden competitividad en términos comparados".

El ministro de Economía, Danilo Astori, había dicho en entrevista con El País en octubre pasado que Uruguay tendría que acercarse a "un acuerdo con el Pacífico y empezando por la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Perú y Chile) donde ya estamos como observadores". Sobre el TPP dijo "no descarto nada, pero veo más cerca uno que el otro".

Dentro del Frente Amplio, los socialistas ortodoxos, el MPP y los comunistas son reticentes al acuerdo. Aunque quizás el interés chino pueda limar esas diferencias. De cualquier manera, hasta dentro de dos años, Uruguay no podrá sentarse en esa mesa. Con información de REUTERS Y EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)