PROYECCIONES PARA LA ECONOMÍA

FMI y Banco Mundial trazan un mejor panorama para Uruguay

En cuanto a crecimiento, advierten por proteccionismo y situación fiscal.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jefe del FMI advirtió por el creciente riesgo del proteccionismo a nivel global. Foto: AFP

Los dos principales organismos financieros —el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM)— publicaron ayer sus informes de perspectivas económicas y en ellos prevén que la economía uruguaya crezca entre 1,3% y 1,6% este año, para acelerarse el año próximo.

Además, en el caso del FMI advirtió sobre el proteccionismo y el BM alertó sobre lo "procíclica" que ha sido la política fiscal uruguaya (ver aparte).

En el marco de las reuniones de ambos organismos en Washington, el FMI publicó ayer su informe Perspectivas Económicas Mundiales. El Fondo elevó levemente las proyecciones sobre el crecimiento de la economía mundial, redujo mínimamente las de América Latina y subió las de Uruguay.

El informe sube "las proyecciones de crecimiento mundial para 2017 a 3,5%, frente al 3,4% de la última previsión. Nuestro pronóstico para 2018 se mantiene en 3,6%. Ambas mejoras pronosticadas para 2017 y 2018 son generalizadas, aunque el crecimiento sigue siendo débil en muchas economías avanzadas y los exportadores de materias primas continúan sufriendo dificultades", indicó.

A su vez, bajó marginalmente —en 0,1 punto porcentual para este año y 2018— las estimaciones para toda América Latina y el Caribe que había dado el FMI en enero. En promedio, las economía de la región crecerían 1,1% este año y 2% en 2018.

Para Uruguay, el organismo modificó levemente al alza la estimación para este año de 1,4% (que había proyectado en la visita de técnicos del FMI al país en diciembre pasado) a 1,6% para este año. En 2018 el Producto Interno Bruto (PIB) de Uruguay se aceleraría a 2,6% según esa previsión.

En tanto, el BM presentó también ayer sus estimaciones para América Latina y el Caribe donde ve una expansión de 1,5% este año en el promedio de países y 2,5% en 2018. En el caso de Uruguay, la suba del PIB prevista es de 1,3% este año y 2,1% el próximo.

Tanto los analistas como el gobierno prevén una mayor expansión de la economía uruguaya que el FMI y el BM. En la encuesta LatinFocus Consensus Forecast —que publicó El País el martes pasado— el consenso es de un crecimiento de 1,8% este año. El ministro de Economía, Danilo Astori, estimó que la expansión del PIB estará entre 2% y 3% en 2017.

Respecto a la inflación, el FMI pronosticó que terminará este año en 8,4% y el 2018 en 7,1%. Respecto al desempleo lo ve estable en 7,8% de la Población Económicamente Activa este año y el próximo.

Riesgos.

"El impulso en la economía global ha estado creciendo desde la mitad del pasado año, lo que nos ha permitido reafirmar nuestros pronósticos de mayor crecimiento este año y el próximo", indicó ayer el economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, en conferencia.

Pero, el panorama económico afronta el obstáculo de una productividad crónicamente débil y de políticas que podrían frenar el comercio, señaló el documento. "Una amenaza evidente es un giro hacia el proteccionismo, que llevaría a una guerra comercial", añadió.

Obstfeld explicó que para "evitar el daño de potenciales medidas proteccionistas se requerirá un compromiso multilateral renovado para apoyar el comercio, emparejado con iniciativas nacionales que ayuden a los trabajadores afectados adversamente por un conjunto de transformaciones económicas estructurales".

BM criticó a Uruguay y otros por "procíclicos".

En su informe regional, el Banco Mundial advirtió que Uruguay junto a otros países siguen siendo procíclicos en su política fiscal, cuando debería estar siendo contracíclico. "América Latina ha caído tradicionalmente en la trampa fiscal procíclica (...) ya sea debido a presiones políticas para elevar el gasto durante la bonanza o por falta de acceso a capitales internacionales durante momentos difíciles", señaló Carlos Végh, economista jefe del BM para América Latina y el Caribe al presentar el informe.

"La mejor política fiscal es tratar de ahorrar en los buenos tiempos para poder pedir prestado en los malos tiempos", señaló el uruguayo Végh.

"Los recortes presupuestarios en los malos tiempos raramente alcanzan a compensar el incremento de gasto en tiempos buenos", alertó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)