Las reservas, la clave

FMI: se puede superar una corrida bancaria como 2002

Uruguay puede hacer frente si se diera un escenario similar sobre la deuda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pesos: El BCU busca controlar el circulante.

En su último análisis de la economía uruguaya —entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre de 2015—, el Fondo Monetario Internacional (FMI) realizó "un ejercicio ilustrativo" que dio como resultado que el país podría hacer frente a una corrida bancaria y repago de deuda externa de corto plazo.

Eso está contenido en los documentos que realizaron los técnicos del organismo y que el FMI liberó en los últimos días.

"Un ejercicio ilustrativo, simulando una situación como la de 2002, indica que una corrida similar sobre los depósitos denominados en moneda extranjera y el pago de deuda externa a corto plazo en Uruguay costaría actualmente alrededor de US$ 9.000 millones, que corresponde al 56% de los últimos números de las reservas", afirmó el Fondo.

Esos datos de reservas corresponden al cierre de la visita de la misión del FMI (eran US$ 15.687 millones al 10 de diciembre). Al 24 de febrero (último dato disponible), las reservas eran US$ 14.374 millones. Esa caída de 8,3% (US$ 1.313 millones) se explicó por intervenciones en el mercado de cambios del Banco Central (BCU), vencimientos de deuda del gobierno central y del BCU y liberación de parte de los encajes (porcentaje de los depósitos que los bancos deben inmovilizar en el Central y forman parte de las reservas).

Con el supuesto del FMI de un costo de US$ 9.000 millones, implicaría el 62,6% de las reservas actuales.

"Por otra parte, la suma de los activos externos de los bancos comerciales y el Banco Central es superior a la suma de los depósitos bancarios en moneda extranjera (residentes y no residentes) y de la deuda externa a corto plazo", agregó el Fondo.

Las reservas pertenecientes al sistema financiero eran US$ 7.710 millones al 24 de febrero (poco más de la mitad de las reservas totales) y las del BCU eran US$ 3.664 millones. Es decir, juntos son US$ 11.374 millones, más de US$ 2.000 millones encima del costo que estimó el FMI.

"Dado este fuerte nivel de reservas, y la financiación del déficit de cuenta corriente a través de los flujos de Inversión Extranjera Directa relativamente estables, los riesgos externos para la estabilidad se mantienen contenidos", expresó el organismo.

A su vez, el Fondo realizó un "stress test" (prueba de estrés) de la deuda uruguaya. Para ello, simuló "un escenario a la baja estilizado que combina un 20% de depreciación del tipo de cambio permanente (es decir del peso frente al dólar) con una caída temporal de crecimiento y balances primarios, y un aumento permanente de las tasas de interés reales".

En ese supuesto, se "confirma que las dinámicas de la deuda son manejables en general", señaló.

"La deuda pública bruta se mantendría por debajo del 70% del Producto Interno Bruto (PIB) en un 75% de los casos, mientras que la deuda pública neta se mantendría por debajo del 53% del PIB en el escenario de shocks combinados descrito previamente", agregó.

Se estima que la deuda pública bruta habría cerrado 2015 (los datos se conocerán a fin de marzo) en 61,9% del PIB, mientras la deuda neta (el endeudamiento menos las reservas), lo habría hecho en 36,6% del Producto.

Si Uruguay puede hacer frente a escenarios más adversos que el actual es por las reservas. Por eso, el Fondo advirtió sobre el cuidado acerca de las intervenciones cambiarias que realiza el BCU.

"Las intervenciones en el mercado de cambios se deben utilizar para contrarrestar las condiciones desordenadas del mercado, y no para contrarrestar las tendencias impulsadas por los fundamentos. En este sentido, el staff (del FMI) da la bienvenida a la fuerte caída de las ventas de divisas del Banco Central en noviembre. Continuas intervenciones no se justificarían si continúan las presiones de depreciación externas (sobre el peso). Las intervenciones prolongadas podrían erosionar los amortiguadores prematuramente con los riesgos financieros sustanciales todavía por delante", indicó el documento del FMI.

BCU da la opción de recibir dólares.

Una vez más, el Banco Central (BCU) da la opción a las instituciones financieras que tienen títulos de deuda en moneda nacional —que emite la autoridad monetaria— a cobrarlos en dólares.

Las Letras de Regulación Monetaria en pesos y Unidades Indexadas (UI) a la inflación cuyo vencimiento sea entre el 1° y el 31 de marzo, podrán ser cobradas en "moneda nacional o en dólares estadounidenses", dice una Comunicación del BCU efectuada en el día de ayer.

En el próximo mes, vencen letras en pesos y UI por unos $ 17.200 millones. Esto equivale a US$ 535 millones.

Con esta medida, el BCU busca facilitar el cambio de portafolios, es decir que aquellas instituciones que quieran dólares en vez de pesos no tengan que pasar por el mercado cambiario. Si lo hacen, impulsan más hacia arriba la cotización del dólar.

En febrero, el BCU informó de cuatro vencimientos (de seis que hubo) de Letras en los que también había dado la opción de cobrar dólares. En uno de ellos todo se cobró en pesos y nadie optó por la divisa estadounidense, en otro el 0,05% se cobró en dólares, en un tercero el 2,41% se cobró en dólares y en el cuarto el 16,98% se cobró en el billete verde.

Las Letras son uno de los instrumentos que utiliza el Banco Central para ejecutar su política monetaria, con el objetivo actualmente de contener la inflación. Con la emisión de Letras quita pesos del mercado, como forma de sacar presiones al alza de los precios por el lado de la demanda. Cuando la Letra vence, el BCU la paga y según cómo evalúa la cantidad de moneda nacional en el mercado, coloca otra o no.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)