RECONVERSIÓN LABORAL

El futuro ya llegó: puestos de empleo se automatizan

Empresas uruguayas optan por reubicar a los trabajadores en otras áreas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cajas sin cajeros estás siendo probadas en el Devoto de Punta del Este. Foto: Archivo El País

La inteligencia artificial va a eliminar entre 50% y 65% de todos los trabajos existentes en los países en vías de desarrollo, incluyendo la Argentina". Así lo vaticinó este viernes el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, durante su visita al país de la vecina orilla.

No es el único con esta visión. Muchos economistas y tecnológicos han anunciado esta transformación hasta el cansancio. Y aunque parezca el argumento de una película de ciencia ficción, la realidad es que la carrera contra las máquinas ya comenzó en el mercado laboral uruguayo.

Una máquina corta un árbol desde la raíz, lo gira, y sin soltarlo le quita las ramas, le pela la corteza y lo corta en una medida programada con anterioridad. Esto causa que el equipo humano de cosecha se reduzca. Un dispensador de boletos los entrega de forma automática en el ómnibus sin necesidad de guardas o supermercados con cajeros automáticos "self service" y aplicaciones para pagar facturas son algunos de los casos de los avances tecnológicos que reemplazaron al hombre en empresas uruguayas.

¿Cómo impacta este escenario en los empleos? Para el presidente del Banco Mundial, el futuro no es tan apocalíptico como se piensa. "Esta dinámica vibrante va a generar nuevos trabajos porque nuestra tarea no es tratar de preservar los empleos antiguos, sino crear nuevos que van a necesitar nuevas capacidades. Entonces, vivimos un período de grandes preocupaciones, pero también de grandes oportunidades", sostuvo.

En definitiva, los puestos que se eliminarán darán paso a otros nuevos. Esto es lo que sucede a nivel local.

Es imposible cuantificar qué porcentaje de la plantilla de empleados fue recortado porque las empresas, en general, no aportan muchos datos sobre este aspecto por tratarse de "un tema muy sensible, que impacta en el trabajo de las personas", contó el director de la consultora de Recursos Humanos Advice Consulting, Federico Muttoni.

Sin embargo, es un escenario que se percibe a nivel local. Muchas empresas uruguayas del sector financiero aprovechan los "robots" para llevar a cabo decisiones automáticas, pero también lo hacen las empresas del sector de telecomunicaciones, del sector del retail, del sector de los seguros, e incluso también del sector público, aseguró el director de Data & Analytics de Equifax Uruguay, Diego Vallarino.

Todas ellas son ayudadas por ciertos tipos de robots para tomar sus decisiones y realizar ciertos trabajos diariamente. "Estos robots no son los R2-D2 o C-3PO de Star Wars, sino que son pequeños trozos de software, basados en grandes volúmenes de datos y desarrollados con Machine Learning, que tienen la capacidad de aprender y de tomar decisiones en tiempo real", acotó.

El director Nacional de Empleo, Eduardo Pereyra, reconoció que existen desplazamientos de puestos de trabajo, pero también generación de otros nuevos. "Hay que adaptarnos a esos cambios, que ahora son más rápido, y tenemos que ver dónde están las nuevas oportunidades de yacimientos de empleos", dijo.

Actividades vinculadas al cuidado de las personas y del medioambiente son oportunidades en materia de empleo, entre las que resaltan los puestos relacionados a las energías renovables que surgen en el país.

Por otro lado, lo técnico tecnológico no significa que el trabajo se pierda sino que se transforma. De hecho, el 75% de las empresas de Uruguay tiene algún tipo de plan de capacitación.

Por tal motivo, Pereyra remarcó que no hay que entrar en pánico y responder con rapidez. El Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop) ayuda en esta transición. Pasó de capacitar a 18 mil trabajadores en 2014 a 100 mil en 2017. Este aumento no responde solo a la robotización, pero es un indicio.

Los rubros más afectados y que requieren una reconversión son los más rutinarios. Cuanto más rutinario el empleo, mayor probabilidad a desaparecer, independientemente del sector. Y el conocimiento técnico asociado al trabajo no tiene mucho que ver. Es decir, van a haber empleos con mucho conocimiento especifico que igual serán sustituidos por robots (pequeños algoritmos hechos con software y datos, en complemento muchas veces de programas bots), aseguró Vallarino.

Banca.

Los cajeros automáticos provocaron que se requirieran menos cajas atendidas por humanos, pero son trabajadores lo que se encargan de procesar el dinero, mantener el autómata y rellenarlo de efectivo. Así también con los canales digitales o la banca por Internet.

Pero este tipo de empleos se convierten en funciones más técnicas y, por ende, de menor valor. "La diferencia es que los trabajadores a quienes se asigna esa tarea, son precarios y cobran menores salarios que los bancarios. Sin embargo, quienes los contratan, cobran más que lo que costaría un trabajador de banco", manifestó el presidente del sector de banca oficial de la Asociación de Bancarios del Uruguay (AEBU), Matías Arbizu.

En este punto, resaltó que "el avance tecnológico parece más una excusa para rebajar salarios y privatizar que una amenaza real a la sustitución humana en la producción".

Transporte.

Otro de los sectores en los que ha pegado la automatización es en el transporte. Un caso de esto son los ómnibus. Con la incorporación de la tarjeta STM, a los buses se le facilitó la tarea del cobro del boleto. Esto implicó una disminución de los guardas y un aumento de la cantidad de choferes cobradores en cada unidad.

Y esto va en aumento. Según información que publicó en junio El País, la Intendencia de Montevideo propuso una reforma para la disminución paulatina de un 27% de puestos de trabajo en el sistema. Con esto se eliminará a 1.498 guardas -que se pretenden quitar del sistema en siete años-, 188 administrativos y directores, 261 inspectores y 94 trabajadores de taller.

Comercio.

El Grupo Disco instaló en varios de sus supermercados Practi Cajas, cajas de autoservicio que no necesitan de un trabajador que las opere sino que el mismo usuario lo hace. Para poner en marcha este sistema no prescindieron de personal sino que lo reubicaron, aseguró el encargado de comunicación del Grupo Disco, Miguel Penengo.

"En ninguno implicó reducción de personal. Quedamos equilibrados porque sacamos alguna caja para ubicar las otras", agregó. El trabajador que realizaba la tarea de cajero pasó a ser el que vigila que en el sistema de las Practi Cajas todo funcione correctamente o se lo trasladó a otra área.

A futuro, las empresas deberán lidiar con este cambiante escenario. Los cambios son radicales y los procesos de innovación serán cada vez más constantes y disruptivos, situación en donde las empresas deberán incorporar la innovación en su ADN. Las empresas que no innoven, no sobrevivirán, puntualizó Vallarino.

NEGOCIOS QUE SE TRANSFORMAN.

Eliminan el guarda.

Tiempo atrás, el número de guardas era prácticamente el mismo que el de los conductores de las distintas cooperativas de transporte. Esta situación cambia año a año. De hecho, en la actualidad las unidades sin guarda representan el 50% de la flota de Montevideo. Para los próximos siete años, la Intendencia de Montevideo (IMM) espera que la cantidad de ómnibus con chofer-cobrador signifique el 95% del total.

Energías limpias.

El Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop) está capacitando a trabajadores en distintas áreas. Uno de los sectores en los que el director Nacional de Empleo, Eduardo Pereyra, resaltó que existe oportunidades para crear nuevos puestos en las energías renovables. Hoy existen más de 5.000 puestos "verdes" -que estén relacionados a las fuentes renovables y que sean dignos-.

Practi cajas.

Uno escoge sus productos (máximo 15), los pasa por el escáner, abona la compra con crédito o débito y listo. Esta iniciativa comenzó como un plan piloto en el Devoto de Punta del Este a fines de 2015 y luego se incorporó en varias sucursales de Montevideo. El avance tecnológico permitió resolver un problema histórico de los supermercados que es el de las largas colas y acortar su tiempo de espera en las cajas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)