OFENSIVA REGIONAL

Dos gigantes de la cerveza traen su "guerra" a Uruguay

Chilena CCU también denunció a la multinacional AB InBev en Argentina.

Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC) incurrió en un "abuso de posición dominante" a través de la "celebración de acuerdos de exclusividad que privan a los consumidores de la posibilidad de optar entre diversas marcas de cerveza y obtener diversos precios y prestaciones", lo que además es un "obstáculo" para el resto de los competidores a la hora del "desarrollo efectivo de la libre competencia".

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

La Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia agrega en un proyecto de resolución al que accedió El País que la empresa —filial de la multinacional AB InBev y responsable de la producción a nivel local de marcas emblemáticas para los uruguayos como Pilsen y Patricia— deberá cesar "de inmediato" con esta conducta "ilegal". Dispone también que se la sancione con una multa de 15 millones de unidades indexadas (UI), unos US$ 2 millones que, de aplicarse, se consagrará como la más alta de su historia.

El órgano desconcentrado del Ministerio de Economía (MEF) ya envió tanto a FNC como a la firma denunciante, Milotur S.A. —filial uruguaya del grupo chileno CCU—, copias de este proyecto de resolución, como informó El País ayer. Las dos compañías están habilitadas a hacer descargos, pero la sanción es un hecho, señalaron fuentes al tanto de este caso.

En Uruguay, CCU —que aterrizó en el país a finales de 2012 a través de la compra de la operación de Nix y Nativa— denunció que FNC celebra "contratos de exclusividad" con un grupo de comercios, para de esta manera dejar fuera a sus competidores. En el documento, la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia estima que FNC posee una participación cercana al 95% del mercado de la cerveza en Uruguay.

Según se expresa en este texto, el efecto negativo más importante que puede gatillar la firma de estos contratos de exclusividad "es el bloqueo total o parcial a la entrada de un competidor y a la expansión de las empresas competidoras, afectando la estructura competitiva del mercado y por lo tanto a los consumidores".

En esta línea, el economista Néstor Gandelman dijo a El País que si estos acuerdos de exclusividad caen, "otras cervezas van a lograr entrar en la red de distribución y de consumo directo de mejor forma". Se trata, agregó, del "efecto más grande" que tiene esta resolución, porque "allana" el camino para el resto de las marcas que no están dentro del portafolio de FNC. En Uruguay CCU posee la distribución exclusiva de las marcas de cerveza Heineken y Schneider.

Otras latitudes.

La denuncia de la trasandina en Uruguay no es un fenómeno aislado sino que emprendió una acción similar en Argentina y también ha alertado por su negocio cervecero en Chile.

La semana pasada el diario Clarín —bajo el título "Cervezas: estalló la guerra por el control de las góndolas"— informó sobre una denuncia en la que CCU acusaba a Quilmes (propiedad también de AB InBev) de abuso de posición dominante y de prácticas comerciales desleales. Esto ahora está siendo analizado por la Comisión de Defensa de la Competencia del país vecino, que investiga "los contratos que firma Quilmes con bares, pubs, boliches, almacenes, despensas y supermercados, con el supuesto objetivo de controlar total o parcialmente los puntos de venta y los mejores lugares en las góndolas", señaló el periódico argentino.

En tanto, en su nación de origen CCU apuntó las baterías hacia Cervecería Chile, la filial de AB InBev en ese país. Medios locales informaron que CCU advirtió a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (conocida como SEC) que Cervecería Chile había caído en una "fijación agresiva de precios".

Estas noticias llegan meses después de que el mundo cervecero se sacudiera con la fusión de dos de sus pesos pesados, AB InBev y SABMiller. Un comunicado de la primera de octubre de 2016 indicaba que la compañía se beneficiaría de una plataforma "geográficamente diversificada" con una "presencia más fuerte" en regiones emergentes "clave" con prospectos de crecimiento "atractivos" como África y América Latina.

Antecedente.

No es la primera vez que la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia aplica una sanción a FNC. De hecho, en abril de 2013 resolvió multar a la compañía con 10 millones de UI (unos US$ 1,3 millones en aquel entonces) por "abuso de la posición dominante" al "limitar el acceso de la cerveza de la marca Heineken" al "comercio minorista, en particular, en el sector de miniservicios". Hasta hoy esta es la sanción económica más elevada puesta por la comisión. La reincidencia es uno de los agravantes que se mencionan en el proyecto de resolución conocido ahora.

Abuso de posición dominante: qué es.

¿Qué es el abuso de posición dominante? El artículo 6 de la ley N° 18159 define que "uno o varios agentes gozan de una posición dominante en el mercado cuando pueden afectar sustancialmente las variables relevantes de este, con prescindencia de las conductas de sus competidores, compradores, o proveedores". Agrega además que esto ocurre cuando "el o los agentes que se encuentran en tal situación actúan de manera indebida, con el fin de obtener ventajas o causar perjuicios a otros, los que no hubieran sido posibles de no existir tal posición de dominio". Esta ley indica también cómo debe calcularse la sanción, en caso de aplicar una. No podrá ser menor a las 100.000 unidades indexadas (U.I.) y su techo estará dado por el superior de tres valores: 20 millones de U.I.; el equivalente al 10% de la facturación anual del infractor; o el equivalente a tres veces el perjuicio causado por la práctica anticompetitiva, si se pudiera determinar.

Desestiman denuncia de empresa de Ancap contra Diageo por whisky

La Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia —un órgano desconcentrado del Ministerio de Economía y Finanzas— descartó una denuncia de la Compañía Ancap de Bebidas y Alcoholes (CABA) —propiedad en un 100% de la petrolera estatal y en venta— contra la firma Diageo por presuntas prácticas anticompetitivas en el mercado del whisky.

En agosto del año pasado, CABA realizó una denuncia en la que apuntó al precio "de naturaleza predatoria" del whisky escocés Ye Monks (El Monje) que comercializa Diageo. Sostenía que la filial local de la empresa multinacional comercializa el producto por debajo de los costos normales con la intención de afectar las ventas de los whiskys nacionales, segmento del mercado donde participa CABA.

El comisionado de Promoción y Defensa de la Competencia, Javier Gomensoro, dijo ayer a El País que luego de eso se le dio vista a Diageo de la denuncia y esta respondió en forma "muy contundente" donde "desnudó la inoperancia de la empresa CABA y señaló que ellos tenían eficiencias en su gestión que les permitían lanzar una promoción" con ese whisky.

La comisión siguió el proceso de investigación con las pruebas que aportaron las partes y las que pidió. "Incluso hicimos una actuación de oficio", agregó Gomensoro.

El funcionario contó que posteriormente, CABA "presentó un escrito de desestimiento de denuncia" por la reestructura de la empresa (está en proceso de venta), aunque en el mismo insistía en que "la práctica existió".

Para dar un cierre al caso —que ya estaba bastante avanzado—, la comisión resolvió seguir adelante pese al escrito de CABA. "Arribamos a la resolución final que descarta cualquier tipo de práctica de precios predatorios por parte de Diageo", aseguró Gomensoro.

Ayer, el fallo fue notificado a las partes. Diageo emitió un comunicado en el que señaló que en la denuncia de CABA "por una supuesta práctica anticompetitiva de Diageo Uruguay", la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia "falló 100% a favor de Diageo Uruguay, estableciendo que Diageo Uruguay no ha cometido ilegalidad alguna en la promoción comercial de su Whisky Ye Monks, dando por finalizada la investigación y el caso iniciado por CABA S.A."

Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)