Amplían cupo en un intento por reactivar la producción

Gobierno K libera más dólares para importar

En un año de elecciones presidenciales, el gobierno de Cristina Fernández tirará todos sus dólares al asador para intentar recrear el escenario de bonanza económica que se esfumó en 2014.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El de armadores de motos es uno de los sectores favorecidos.

Por eso —y con el objetivo de amortiguar la caída de la actividad manufacturera— el Poder Ejecutivo decidió ampliar desde mañana el cupo de divisas que reciben la industria electrónica de Tierra del Fuego y la de motos, fuertemente golpeadas por el cepo para importar insumos y endeudadas en sumas millonarias con sus proveedores del exterior.

Sin embargo, todavía no existen novedades para los cupos de dólares previstos para la industria automotriz, la vedette del crecimiento industrial durante la era kirchnerista pero, a su vez, el sector que más sufrió durante 2014 por la falta de divisas. Tanto es así que se derrumbaron los números de la producción, las ventas, y las exportaciones en 2014.

Según pudo averiguar La Nación, el cupo de divisas para la industria de electrónicos de la isla aumentará 29,4%. Subirá de los US$ 180 millones de diciembre pasado a US$ 233 millones mensuales. El acuerdo, según supo este medio, se extenderá sólo durante el primer trimestre. Luego se volverá a renegociar.

Las empresas de Tierra del Fuego festejaron la noticia, aunque destacaron que para que la industria electrónica despunte, comience a achicar pasivos y a evaporar incertidumbre precisarían un cupo mensual cercano a los US$ 270 millones. "Con este número se empieza a normalizar 2015 y tendremos un año sin faltante de insumos", afirmaron desde una de las compañías más importantes de esa provincia austral.

A mediados de diciembre pasado, la industria de Tierra del Fuego ya había perdido cerca de 2.000 empleos por la restricciones para producir y la caída de la demanda.

Una de las firmas más golpeadas había sido Brightstar, la mayor ensambladora de celulares del país.

"Comenzaremos a producir el lunes y con fuerza en febrero", dijeron en la empresa, en la que celebraron el incremento de dólares, sobre todo en momentos en que estrena planta propia.

"El nuevo cupo es obviamente mejor que el anterior para mantener el ritmo de la actividad", afirmaron desde el sector. Sin embargo, alertaron que pese a la mayor cantidad de dólares girados será difícil reducir la deudas con los proveedores, hecho que provocó incluso algunas demoras en los embarques de insumos.

A pesar de que el gobierno no negoció un acuerdo con los holdouts (los que no entraron al canje de deuda de 2003), logró acceder a una serie de dólares "alquilados" que no vienen ni de nuevas inversiones ni de la balanza comercial.

Así el Banco Central de la República Argentina (BCRA) activó un swap de divisas con China, aceleró acuerdos con las empresas cerealeras y licitó frecuencias de celulares 3G y 4G que empujaron las reservas.

Sin embargo, según cálculos de la Unión Industrial Argentina (UIA), cada punto de recuperación del Producto Interno Bruto (PIB) le cuesta al país entre US$ 2.500 y US$ 3.000 millones por año.

Por lo tanto, sus expertos estiman que —a pesar de que se vuelquen más dólares a la industria— será difícil que este año supere la performance de 2014, año para el que las consultoras privadas estiman una caída de la actividad cercana al 2,5%.

La producción de motovehículos también respira. El gobierno decidió ampliar el cupo de divisas que tenía esta industria en 54,6%. La disponibilidad de dólares pasará entonces de los actuales US$ 19,4 millones a los US$ 30 millones mensuales. La medida durará hasta el mes que viene, cuando el sector se volverá a sentar con el gobierno para "ampliar un poco más" el cupo (ver aparte). Según fuentes del mercado, la disponibilidad podría llegar a los US$ 40 millones mensuales.

En el sector de motos quieren más certeza

"Es una buena noticia", dijeron desde una de las empresas que más importan en el sector de motos. "Mejora la situación porque tenemos más dólares, pero la medida es sólo por 45 días. Necesitamos más previsibilidad para el año", completaron.

En las terminales se estima que se necesitan unos US$ 40 millones mensuales para mantener la actividad sin problemas de producción.

Los concesionarios presentaron el año pasado un proyecto en el que se reclaman US$ 600 millones anuales de cupo de dólares para importar (es decir US$ 50 millones por mes).

"Ésta es claramente una mejora porque no teníamos oferta", señaló Damián Szapkievich, director ejecutivo de Mottos, entidad que agrupa a los concesionarios.

"Cuando se resuelva el tema de los faltantes en el stock, el gobierno tendrá que trabajar en la demanda, que está quieta", agregó el ejecutivo.

"Los Precios Cuidados y el programa Ahora 12 (de acuerdos de precios y financiamiento) ayudaron a que más gente entre en los negocios, pero no fueron determinantes y necesitamos estimular la demanda", cerró Szapkievich.

Además de cerrar el grifo a los dólares para importar mediante cupos, el gobierno argentinos tomó otras medidas para contener las importaciones como las licencias no automáticas o las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI) que perjudicaron a varios países exportadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)