NUEVAS TENDENCIAS

¿Hay empleados en la economía colaborativa?

Uber acepta que sus conductores en Nueva York formen un gremio, pero no un sindicato.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El conductor presentará descargo ante la multa. Foto: Gerardo Pérez.

Los tratados internacionales de libre comercio son una preocupación entre los trabajadores de las economías desarrolladas: ponen a competir sus productos con los de países con regulaciones más laxas, sobre todo en lo laboral, y con costes más bajos. Pero a veces la competencia desigual se encuentra en un mismo país, incluso en una misma ciudad. Es lo que ocurre con Uber —la plataforma de transporte alternativo al taxi que funciona a través de una aplicación—, que trata a los conductores como contratistas, en lugar de empleados, y por tanto les deja al margen de todas las regulaciones laborales. Tampoco, por tanto, tienen derecho a formar un sindicato con el que negociar sus derechos, pero en Nueva York, tras una ristra de pleitos y protestas, la compañía ha aceptado un escenario algo distinto.

Uber ha comulgado con la creación de una agrupación gremial —no un sindicato— de la que formarán parte 35.000 personas en Nueva York y que será el interlocutor cuando haya que negociar con la compañía de California, con la que hasta ahora cada conductor se las tenía que ver de forma individual. También la ciudad de Seattle les ha permitido sindicalizarse. Esto cuestiona uno de los pilares de esta llamada economía colaborativa: en teoría no va de empleados y empresas. El gremio neoyorquino servirá también para reclamar contra las decisiones de la compañía de denegar el acceso a la plataforma a conductores que, en su opinión, han vulnerado sus normas de servicio. También tendrán descuentos en servicios legales o seguros de vida y salud.

"Crear este gremio es crucial para miles de conductores que necesitan una voz más fuerte y da la oportunidad de adaptar la nueva economía de un modo que apoya y valora a los trabajadores y sus familias", dijo en un comunicado el fundador del nuevo gremio, James Conigliaro. La llamada economía colaborativa no colabora igual con todos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)