MArítimas

Historia de las diversas sedes ocupadas por la ANP en sus 100 años

A poco tiempo de haber celebrado los 100 años de fundación de la ANP como organismo público, los 107 de la construcción del propio puerto de Montevideo, y los 100 años del Centro de Navegación, todo ocurrido en el mes de julio pasado, vale la pena recordar dos hechos históricos que pasaron desapercibidos entre tanta literatura: el nuevo edificio de la ANP, inaugurado en 1949, y el anterior edificio ocupado por el ente portuario que estaba prácticamente en la rambla portuaria (25 de Agosto), a la altura de Juncal, y que conocimos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sede de la ANP. Foto: Archivo El País

Este edificio tenía otra entrada por Piedras, por cuya puerta pasaba el tranvía, y que si mal no recordamos subía luego por la calle Treinta y Tres o Ituzaingó. Ese antiguo edificio cuya foto tenemos en archivo y publicamos hoy, había sido construido para la Dirección de Geología, aunque no sabemos si alguna vez lo ocupó. Lo cierto es que por muchos años fue ocupado por la Administración Nacional de Puertos, y recién lo abandonó en 1949 cuando se trasladó a su nuevo y flamante edificio en la rambla portuaria entre Maciel y Guaraní. Entonces no era 25 de Agosto sino simplemente “la rambla”, y un día descubrimos que era la rambla F.D. Roosevelt y que la ANP estaba en el Nº 60 según su propio logo. Aquel viejo edificio fue ocupado inmediatamente por la Dirección General de Migraciones adonde íbamos a menudo a entrevistar a quien era entonces su director, el Sr. Rovira. Aquí estuvo años esta institución hasta que se mudó a la calle Ituzaingó entre Sarandí y Rincón, a una antigua y lujosa casona donde creemos que antes estuvo ocupada por una sede política. Luego la Dirección de Migraciones se fue para una casa en la calle Misiones entre Cerrito y Piedras que había sido sede de las oficinas de la barraca Wilson Sons, la que fue reciclada y el frente reformado para Migracioines. Pero el primer directorio de la ANP presidido por Alfredo Labadie, estuvo en una casona de altos en la calle Cerrito e Ituzaingó.



NUEVA SEDE. El nuevo edificio de la ANP, inaugurado en 1949, tiene una historia poco conocida, pero cuyos detalles más gruesos nos fueron transmitidos por el Ing. Ernesto Katzenstein, jerarca de la ANP, en una de las entrevistas que le hicimos en años pasados. Había ingresado al puerto en 1938, a la muerte de su padre, que fue jefe de Dragados en 1913 y es mencionado por el libro de García de Zuñiga.

En principio Don Ernesto estaba muy seguro de que el proyecto de dicho edificio lo había ganado Villamajó, nada menos, pero por alguna razón fue desechado y el nuevo proyecto se le dio a los arquitectos Beltrán Arbeleche y Miguel Canale. Iba a ser de tres pisos y planta baja, pero luego se extendió a seis. Las aguas de la bahía, que llegaban hasta Maciel y la rambla, las recordamos cuando con nuestro padre íbamos al mercado a comprar productos porcinos al puesto de Viapiana y Fernández, nos acecábamos hasta el borde de la calle 25 de Agosto o la rambla, y allí nos enfrentábamos con las aguas de la bahía que ya en 1940/42 (más o menos por esos años) no estaban, e incluso la rambla estaba pavimentada. Las obras de construcción del muelle de escalas llegaron obviamente a recuperar toda la calle 25 de Agosto hasta Ing. Monteverde, y en aquella fecha ya estaba pavimentada esa parte de la rambla donde sólo existían la barraca Wilson en la esquina de Maciel y los terrenos baldíos contiguos hasta Guaraní; enfrente se había construido el Hotel de Inmigrantes que más tarde fue entregado a dependencias militares de abastecimientos. Recién por el año 1945 comenzó la construcción del edificio de la ANP. La foto que publicamos tomada desde un remolcador en la bahía, muestra en primer término a la embarcacion “Ansina” y detrás el edificio de la ANP embanderado, pero el “Ansina” nos quitaba la mitad de la imagen del edificio. Idea de alguien fue correr el “Ansina” hacia el edificio de la Aduana. Así que la siguiente toma fue sin el “Ansina” que es la imagen que mostramos. También íbamos a buscar información a una oficina de la ANP que estaba en una casa antigua en la calle Piedras y Juan Carlos Gómez, donde nos atendía el contador Ignacio Arcos Ferrand. Por aquellos años, nos comentó el ingeniero Katzenstein, antes del nuevo edificio, la ANP tenía oficinas por la calle Rincón y Misiones, en una casona donde se levantó el Edificio Artigas, casona que también tenía una interesante historia que ya hemos publicado. Pero también la ANP tuvo oficinas en un piso alto del edificio de la Aduana.



ANSINA. Vale la pensa decir unas frases acerca de esta embarcación, que fue por los años 40 y pico un taller flotante inventado por la ANP para hacer reparaciones navales a barcos dentro del puerto. Fue un experimento muy poco o nada aprovechado que costó en aquellos años casi medio millón de dólares y nunca se usó. Estaba equipado con tornos, herramientas, y una dotación de mecánicos. Diez o quince años más tarde la embarcación estaba totalmente obsoleta, y recordamos que fue por algunos años vivienda del artista plástico uruguayo Zelayeta, quien vivió varios años en Bahía, Brasil, y había pintado en la sección Conservación un mural; luego se le encargaron otros trabajos en el edificio sede, sobre todo en el segundo piso. En cuanto al “Ansina” terminó sus días como otra veintena de embarcaciones: fondeada en las aguas del Mercado de Frutos, semihundida, y más tarde reflotada para chatarra. Nosotros le hicimos a Zelayeta una entrevista a bordo de dicha nave hace muchísimos años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)