“CONSOLIDANDO LAS FINANZAS”

Importar los combustibles ahorraría US$ 236 millones

Es lo que gastaría de menos el consumidor en siete meses de este año.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gasoil: brecha entre importar y el precio supone US$ 197 millones. Foto: F. Ponzetto

Los consumidores de combustible se hubieran ahorrado US$ 236,7 millones en los primeros siete meses del año si se hubieran importado las naftas y el gasoil en vez de refinarlas en Ancap.

Eso muestra por un lado que no se haya trasladado la baja internacional del precio del petróleo a los combustibles y por otro aspectos de política que aplicó el ente.

Entre enero y fin de julio los uruguayos gastaron un total de US$ 1.236,8 millones en combustibles y el precio estimado de importación de la misma cantidad de litros totaliza algo más de US$ 1.000,1 millones.

Estos datos surgen del análisis realizado por El País de los informes mensuales de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea) sobre precios de paridad de importación de los combustibles derivados de petróleo combinado con la información sobre ventas mensuales de combustibles al mercado interno por parte de Ancap.

Según detalla la Ursea, la determinación de los precios de paridad de importación corresponde al ejercicio teórico de calcular el precio en el mercado local de productos terminados de similar calidad a los producidos por Ancap, en la hipótesis de que los mismos se importen. Estos datos se comparan con los precios de comercialización fijados por el Poder Ejecutivo.

"En el Uruguay, la importación y producción de derivados de petróleo constituye un monopolio legal en manos de la empresa estatal Ancap. Los precios máximos de dichos productos son fijados por el Poder Ejecutivo", explicó la Ursea.

En los primeros siete meses del año, siempre fue más barato importar que refinar para todos los combustibles. El precio de venta al público se mantiene incambiado desde octubre pasado.

En la eventualidad de importar la nafta Premium, el ahorro total de los consumidores hubiera sido US$ 3,73 millones. El precio del litro en surtidor fue de $ 44,10 y de haberse importado, habría oscilado entre $ 39,26 (en febrero) y $ 43,69 (en mayo) por litro.

En el caso de la nafta Super, cuyo consumo es casi diez veces mayor al de la Premium 97, el ahorro habría ascendido a US$ 35,96 millones. El precio por litro en estaciones de servicio fue de $ 42,50 en todo el período, mientras que si se hubiera importado habría estado entre $ 37,23 (enero) y $ 41,74 (en mayo).

La mayor diferencia se da en el gasoil donde en la eventualidad de importarlo, el ahorro para los consumidores habría sido de US$ 197,03 millones. El gasoil se vende en estaciones a $ 38,70 el litro, mientras que si se hubiera importado habría costado entre $ 22,64 (en enero) y $ 28,53 (en junio). Es decir, en el peor de los casos hay una diferencia de $ 10 por litro.

Las razones.

La diferencia que pagan los consumidores se debe a varios motivos.

Por un lado, el ejercicio comparativo del gasto en combustible con precio en surtidor versus el gasto con precio de paridad de importación permite ver del lado del consumidor cual es el efecto que tiene no trasladar a la nafta y el gasoil el bajo precio del petróleo.

En el primer semestre del año, Ancap ganó US$ 78 millones, de los que casi US$ 40 millones se explican por la caída en el valor del barril de petróleo en dólares que no fue trasladado al precio de los combustibles.

Es que la presidenta del ente, Marta Jara lo dejó en claro en la conferencia en que se anunciaron los resultados del primer semestre el pasado 20 de septiembre. La "principal prioridad" es fortalecer las finanzas de la empresa y "por el momento el nivel de precios se va a mantener", afirmó en esa ocasión.

Eso explica por qué importar naftas hubiera sido más barato para el consumidor que el precio en el surtidor. Si Ancap hubiera trasladado la baja del petróleo, esa diferencia difícilmente exista.

En el gasoil, la brecha es mayor y ahí hay otra explicación. Entre 2000 y 2008/2009, debido a la composición del parque automotor uruguayo, Ancap producía suficiente gasoil para abastecer el mercado interno pero se procesaba nafta en exceso, debido a los niveles de generación de ambos combustibles a partir de un barril de petróleo. Por ese motivo, el Poder Ejecutivo en esos años resolvió siempre elevar más el precio del gasoil, para equipararlo al de la nafta y así desestimular su uso. Esa política, incluyó un fideicomiso para el boleto (una parte del precio del gasoil va a subsidiar el transporte público) y darle la posibilidad a los productores agropecuarios de descontar el IVA en sus consumos de ese combustible.

Con ello, el parque automotor cambió y actualmente se consume prácticamente lo mismo de gasoil y nafta.

Esa determinación hizo que en el caso del gasoil, siempre sea menor el precio si se importara el combustible que el que figura en el surtidor.

Agosto.

Si bien aún no están los datos de las ventas de combustibles de Ancap al mercado interno en agosto, sí se cuenta con el informe de paridad de importación de la Ursea.

En este mes, también habría resultado más barato el combustible importado que el comercializado. En la nafta Super el precio por litro en surtidor sigue en $ 42,50 y de haberse importado costaría en surtidor $ 40,11. En la nafta Premium son $ 44,10 y $ 41,67 por litro y en gasoil $ 38,70 y $ 26,14 respectivamente.

Precio de venta es el "máximo".

La presidenta de Ancap, Marta Jara señaló en una entrevista en radio Oriental la semana pasada que le llama la atención que todas las estaciones de servicio venden el combustible al mismo precio, cuando el valor que fija el Poder Ejecutivo es un máximo. Es decir, en teoría, una estación o cadena de estaciones, podría vender el combustible a un precio menor como forma de diferenciarse en el mercado. Ahora el directorio de Ancap está abocado en bajar los costos de distribución de los combustibles. Según dijo Jara en esa entrevista, esto "va a ser algo que va a beneficiar al consumidor. Creo que todos tenemos que buscar hacer más con menos, repensar la forma en que se hacen las cosas, y la cadena de distribución no es la excepción".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)