Brasil

Inflación de Brasil en máximo nivel de los últimos 12 años

La suba de precios se ubicó en 10,67% el año pasado

La inflación de Brasil cerró el 2015 en su máximo nivel en más de 12 años, superando el 10%, incumpliendo ampliamente la meta oficial y alentando las expectativas de inminentes alzas en la tasa de interés, en momentos en que la principal economía de América Latina enfrenta una profunda recesión.

Los precios al consumidor medidos por el Índice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) de Brasil avanzaron 0,96% en diciembre, mientras que los precios al productor cayeron 0,28% en noviembre, dijo el viernes el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Los precios al consumidor subieron 10,67% en los 12 meses hasta diciembre, más que el aumento de 10,48% en el año hasta noviembre.

Aumentos de impuestos, un gasto público elevado y el fenómeno climático El Niño contribuyeron a que la inflación del año pasado en Brasil sea más alta de lo previsto al iniciarse el 2015.

Los precios de los alimentos treparon 12,03% el año pasado, y un 1,5% solamente en diciembre, mientras que fuertes tormentas en varios estados del país perjudicaron la producción de bienes perecederos como los vegetales.

El titular del Banco Central, Alexandre Tombini, deberá emitir una carta explicando los motivos del fracaso de la entidad en la meta inflacionaria de 4,5% por primera vez desde 2003, en un momento en que la economía brasileña está sumergida en la peor recesión desde, al menos, 1901.

El Banco Central posiblemente también incrementará las tasas de interés el 20 de enero, según economistas, desde un máximo de casi una década de 14,25%.

La entidad se ha comprometido a tomar las medidas necesarias para asegurar que a fin de año la inflación caiga por debajo del nivel más alto del rango meta, actualmente en 6,5%.

La mayoría de los brasileños han vivido históricos períodos de hiperinflación hasta la creación del real en 1994.

Y aunque la actual depreciación no es ni cerca tan grave como los episodios de corridas inflacionarias previos, ha ayudado a desgastar la popularidad de la presidenta Dilma Rousseff, que está al borde de un juicio político a pedido de la oposición.

La inflación en Brasil contrasta con un contexto inverso de temores deflacionarios en el resto del mundo, provocado por la desaceleración del crecimiento en China y una caída estrepitosa de los precios del crudo y de otras materias primas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)