Analistas creen que gobierno apelará a rebaja de tarifas

Inflación cedió, pero persiste presión

La inflación cedió en septiembre y permitió que la suba de precios acumulada en 12 meses cerrara en 9,14% respecto del 9,48% del mes anterior. Sin embargo, para los analistas el dato es marginal y no quita presión al gobierno, al que en el menú de herramientas solo le queda apelar a una rebaja de tarifas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La política de congelar precios habría tenido efecto en septiembre. Foto: M. Bonjour

En septiembre los precios aumentaron 0,69%, por debajo del 0,81% que esperaban los analistas consultados por el Banco Central. El dato de septiembre es el más bajo desde 2011 para el noveno mes, ya que en aquel año había sido de 0,51%.

De esta forma la inflación acumulada de los primeros nueve meses sumó 8,92%, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

"Esto en lo más mínimo quita presión al gobierno", dijo a El País Pablo Moya, economista de la consultora Oikos. "Hay un núcleo de bienes que crecen a más de 10% como los alimentos y la vivienda, por lo que el gobierno la tiene bien compleja. Mitigar la volatilidad del dólar es algo entendible y compartible, pero eso no genera una baja importante de los precios. Restringir significativamente la cantidad de dinero va a tener una presión extra en el nivel de actividad. Por lo que las salidas estarían en tratar de lograr mecanismos de acuerdos de precios voluntarios y destinar algo de política fiscal como el plan de UTE Premia o una revisión de la tarifa de los combustibles", dijo Moya.

De todas formas, sostuvo que incluso aplicando estos mecanismos la incidencia sería de una baja de un punto o medio punto porcentual en el Índice de Precios al Consumo (IPC).

"Tenemos que acostumbrarnos a convivir en un rango de inflación de 8% a 9,5% de aquí a 2016 y 2017", planteó el economista de Oikos.

Aún así, el Banco Central (BCU) mantiene como meta un rango de entre 3% y 7% y el gobierno considera que la suba de precios este año será en promedio de 8,4%, según las estimaciones incluidas en el proyecto de ley de Presupuesto.

Alejandro Cavallo, de Equipos Consultores, consideró en la misma línea que "el margen que tienen las autoridades para evitar que el IPC supere el 10% es acotado, más considerando la suba del tipo de cambio que es esperable para los próximos meses".

"El dato de septiembre da un pequeño alivio, dado que el registro bajó a pesar de la suba del tipo de cambio pero, tomando en cuenta la evolución de la inflación núcleo, consideramos que seguirá habiendo presiones en los próximos meses", agregó a El País.

Es que, según el analista, hay precios que "continúan creciendo en torno de 11% anual" lo que hace difícil bajar el guarismo.

"Sigue habiendo presiones para que la inflación se ubique en niveles mayores a los actuales. Además, los datos del IPC del último trimestre del año pasado fueron relativamente bajos, por lo que es probable que en los próximos meses veamos una aceleración del IPC, que terminaría el año en un nivel mayor al actual", afirmó Cavallo.

La economista de Deloitte Florencia Carriquiry coincide en que el dato de septiembre no hace esperar una moderación de los precios. Es más, dijo, "no vemos ninguna razón muy clara de que estemos viendo una moderación de las presiones de inflación; esperamos que la inflación suba acercándose al 10% con los mismos desafíos entre objetivos para el gobierno que probablemente va a tener que implementar una combinación de herramientas".

¿Qué esperar entonces? Según Carriquiry, si el equipo económico sigue comprometido con que la inflación no supere el 10% "vamos a ver un gobierno que va a seguir interviniendo en el tipo de cambio o con una reducción de la liquidez y probablemente también vamos a estar viendo una medida en los precios administrados, pero no hay mucho margen, especialmente para combustibles".

El directorio de Ancap se reunió la semana pasada, pero aún no definió una rebaja en el precio de los combustibles, si bien se reconoce que hay margen para hacerlo.

El precio del barril de crudo sigue por debajo de la paramétrica de Ancap, aunque expertos internacionales sostienen que un crudo a US$ 50 será difícil de mantener el año entrante.

¿Quien presiona?

En septiembre el BCU realizó la mayor venta de dólares (US$ 593 millones) desde al menos el año 2000, pero la moneda estadounidense completó el 10° mes consecutivo al alza. La suba del dólar incidió directamente en la inflación.

En el sentido contrario, según los analistas, septiembre fue el mes en que se vio el efecto del acuerdo de congelamiento de los precios de una canasta de 1.400 artículos de una familia de 300 productos entre comestibles, bebidas, higiene y limpieza entre privados y gobierno.

Aún así, el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas tuvo un alza de 0,71% y fue el de mayor incidencia en la suba mensual de precios.

SABER MÁS

Los que pasaron barrera de 10%


Pese a que el IPC no superó la barrera psicológica del 10% hay rubros que en los 12 meses ya la pasaron. Ese es el caso de bebidas alcohólicas y tabaco que llevan encareciéndose 16,38% o la educación que acumula un alza de 12,76%. Muebles y artículos del hogar subieron 10,8% en el último año similar a restaurantes y hoteles (10,72%) y otros bienes (10,71%).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)