Es 8,02% en el año y analistas creen que seguirá bajando

Inflación se desacelera y da margen a suba de dólar

La suba de precios en enero de 2,22% fue la segunda más alta para ese mes en dos décadas, pese a lo cual la inflación en los últimos 12 meses volvió a reducirse hasta 8,02%, según los datos divulgados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
También se ajustó al alza la inflación esperada para 2015. Foto: El País

Este desacelere de la inflación se debe a que en enero de 2014 la del Índice de Precios del Consumidor (IPC) fue mayor (de 2,44%).

El 8,02% de aumento de precios en los 12 meses cerrados a enero, pone la inflación un punto por arriba de la meta del gobierno de entre 3% y 7% (ver gráfico) y es la menor interanual desde diciembre de 2012.

Las subas de tarifas de UTE (además de la finalización del plan UTE Premia), OSE y gas más los ajustes en alquileres y gastos comunes y aumentos de precio en la carne, pollo, frutas y verduras fueron los que explicaron la variación del IPC en enero.

Analistas consultados por El País señalaron que la desaceleración de la inflación continuará en los próximos meses, aunque les preocupa cierta aceleración de la inflación subyacente (ver gráfico) que excluye precios volátiles como tarifas, frutas y verduras y carne.

Además, creen que una menor presión sobre los precios da margen para acompañar la suba del dólar en el mundo (ver aparte).

"La inflación interanual va a caer transitoriamente los próximos dos meses, dados los altos registros del año pasado, pero luego volvería sobre 8%", dijo el presidente de Vixion Consultores, Aldo Lema.

Para el director del Centro de Economía, Sociedad y Empresa (ESE) del IEEM, Ignacio Munyo "es esperable que en los próximos meses continuemos con una tendencia decreciente en la inflación anual".

A su juicio, eso ocurrirá porque "los precios externos ayudan, pero también ayuda una menor demanda interna como resultado de un salario real que viene creciendo a tasas menores, y un gasto público que luego de finalizado el año electoral, va a crecer por debajo del crecimiento de la actividad económica".


Si no puede ver la infografía haga click aquí

Por ello "es esperable una mayor consistencia entre las políticas fiscal y monetaria —en otras palabras, la política monetaria no va a tener que seguir remando sola— y con ello una disminución de las presiones inflacionarias", agregó.

Para el economista de CPA/Ferrere, Germán Deagosto la moderación del IPC "estu- vo vinculada, tanto a la intervención de las autoridades el año pasado (que impulsaron una serie de medidas a efectos de alejar el aumento del umbral de los dos dígitos), como a la caída del precio de las materias primas relevantes para el IPC (maíz, trigo, arroz, carne y lácteos) y al carácter contractivo de la política monetaria del Banco Central".

A juicio de Lema, "más allá de las alzas tarifarias en enero, quizá lo más preocupante es cierta reaceleración de los indicadores subyacentes, sobre todo en sus registros mensuales, luego de un bimestre (noviembre-diciembre) de moderación".

Para Deagosto también la aceleración de la inflación subyacente o tendencial "constituye una señal a tener en cuenta en términos de la estabilidad de precios".

"Sin embargo, durante el mes de enero el incremento puntual de algunos componentes como la patente de rodados (+12,11%) y el tabaco (+6,35%) resultó fundamental para explicar esta aceleración por encima de lo esperado. Se considera que estas variaciones poseen una incidencia coyuntural y originada en decisiones fuera del alcance de la autoridad monetaria", añadió.

Para CPA la inflación cerrará el año en 8,1% tal como preveía antes del dato de enero.

En tanto, un informe del banco estadounidense JP Morgan —al que accedió El País— remitido ayer a sus clientes después de conocer el dato de inflación, fue escéptico sobre la moderación de sus causas.

"Aunque siendo un desafío clave de política, no esperamos que la entrante administración de (Tabaré) Vázquez, pueda afrontar exitosamente las principales causas de la elevada inflación en Uruguay, en particular el sistema vigente de indexación de los salarios en el corto plazo", afirmó.

Por eso prevé que la inflación "se modere ligeramente hasta el 7,8% en 2015, superando la meta oficial una vez más".

Si el gobierno "plancha" tarifas puede llevar precios abajo de 7%


Para el economista Ignacio Munyo el gobierno debe "mantener los precios administrados planchados durante el año. Para ello tiene margen en la medida que el precio del petróleo no tenga un rebote sustancial y se comiencen a procesar mejoras en la gestión de las empresas públicas".

Agregó que "en definitiva, si el gobierno se lo propone, a fin de año podría hacer entrar la inflación en el rango meta, o sea, cerrar el año con una inflación menor al 7% y con ello dar una señal muy fuerte de buen manejo macroeconómico. Tengamos presente que según estudios internacionales —que han monitoreado un gran número de países a lo largo de varios años—, una de las variables más relevantes como determinante de las calificaciones de deuda pública es la inflación".

A su juicio, "recién ahí, cuando la inflación esté dentro del objetivo y con perspectivas a mantenerse, va a ser razonable hablar de desindexación salarial para poder continuar reduciendo la inflación y poder converger a niveles más cercanos al piso (3%) y no al techo (7%) de la banda fijada".

Según el economista de CPA/Ferrere, Germán Deagosto "la menor tensión en el sistema de precios permitiría contar con mayor margen para acompañar el proceso de depreciación de las monedas emergentes como resultado del desarme monetario de la Reserva Federal y el consecuente fortalecimiento generalizado del dólar".

Agregó que "en ese sentido, las menores presiones inflacionarias darían margen para recomponer paulatinamente los desequilibrios de precios relativos, en particular respecto a nuestros principales socios comerciales".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)