DEMANDA

Juicio a la ANP por incidente con naviera y falta de dragado

La belga Katoen Natie lo hará ante perjuicio económico por “negligencia”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La terminal de contenedores decidió realizarle una demanda a la ANP. Foto. M. Bonjour

La Administración Nacional de Puertos (ANP) busca recuperar una frecuencia marítima de Maersk que unía Montevideo con puertos europeos luego que la naviera decidiera cancelarla por problemas de profundidad en la terminal montevideana. El portacontenedores operaba en Terminal Cuenca del Plata (TCP) y las tareas de dragado en la zona de maniobras correspondían a la ANP. Por ese motivo, TCP se siente perjudicada al no ser responsable del problema y le hará un juicio a la ANP.

La preocupación en Maersk por la profundidad en el antepuerto de TCP comenzó a mediados de mayo. Comunicaciones internas de diferentes áreas de la compañía mostraban su preocupación; habían notado que cuando la profundidad en esa zona de maniobra debería ser de al menos 10 metros se encontraba en el entorno de ocho metros.

Además, según datos oficiales de la ANP (batimetría, un conjunto de técnicas con el que se mide la profundidad) en ese sitio la profundidad era cercana a los siete metros.

Eso imposibilitaba que el buque de contenedores de Maersk que ingresaba normalmente a TCP continuara haciéndolo y por eso tomó la decisión de cancelar la frecuencia.

El gerente de relaciones institucionales de Katoen Natie (multinacional belga propietaria del 80% de TCP; el 20% restante es de la ANP), Fernando Correa, dijo a El País que Maersk anunció la intención de retomar la línea, pero con un buque de menor profundidad.

Al ser así, ese barco cargará menos contenedores y no realizará transbordos de mercadería, una de las principales operaciones que efectúa la terminal en el puerto.

La semana pasada, el director ejecutivo de Maersk para la Costa Este de Sudamérica, Antonio Domínguez, dijo al diario El Observador que ese cambio en la operativa le costó "muchísimo dinero" a la compañía.

"A ningún cliente le podemos cobrar absolutamente nada por esto. Esto lo hacemos por la importancia que tiene Uruguay para nosotros", había señalado el jerarca de la naviera.

Pero ese cambio de Maersk también le genera a la TCP un perjuicio económico.

Correa añadió que quedó determinado también que la ANP no realizaba ningún tipo de tarea de mantenimiento en el antepuerto desde hacía seis años.

"Está claro que la ANP tuvo una omisión; quedó clara y le va a costar mucho dinero. También a TCP que está perdiendo miles de movimientos por una negligencia de varios años de negarse a dragar un área de trabajo a pesar de los reclamos de los clientes y de la propia TCP", expresó.

Es por eso que la empresa decidió demandar a la ANP. "TCP va a reclamar judicialmente que se la indemnice por los movimientos perdidos, por no tener dragada un área que es responsabilidad de ANP, que la obliga a mantener la zona con la profundidad necesaria", afirmó el jerarca de Katoen Natie.

Con esta acción, es la segunda demanda judicial que recibirá la ANP en lo que va del año. La otra empresa que moviliza contenedores (aunque en las áreas públicas de la terminal montevideana), ya le inició acciones a la autoridad portuaria (ver aparte).

Desde el domingo, se realizan trabajos dispuestos por la autoridad portuaria en la zona y se aguarda por la llegada de una draga de una compañía china (que ya tiene vinculación comercial con la ANP) que se encontraba en Brasil para continuar con la tarea. Pero recomponer la situación en el antepuerto llevará al menos un par de semanas.

"Mientras tanto, TCP tiene una frecuencia cancelada y pierde una cantidad muy importante de movimientos", dijo Correa.

Hoy en Panamá, el presidente de la ANP, Alberto Díaz, se reunirá con jerarcas de Maersk. En un principio estaba previsto que la reunión fuera conjuntamente con representantes de Katoen Natie, aunque en las últimas horas desde Panamá Maersk transmitió que fueran dos encuentros separados y, por eso, por un lado se reunirá con la ANP y por otro con Katoen Natie.

Pero a pesar de arribar a una solución, TCP ya decidió que demandará a su socio estatal.

Por otra parte, ayer el diputado del Partido Nacional, Juan Olaizola convocó a la comisión de Transporte de la cámara baja al ministro Víctor Rossi y al directorio de la ANP.

"Tienen que explicar qué fue lo que pasó; es bastante más grave de lo que parece. Hace seis años que no se draga hay elementos que son bastante preocupantes", dijo Olaizola a El País.

"Todos sabemos que en la región hay intereses que quieren que Montevideo sea un puerto feeder y no hub (centro distribuidor). Además, detrás de todo este incidente hay otras navieras que están observando la situación. El país no puede jugar con estos temas", añadió el legislador.

Además, en medio del incidente, la ANP decidió sancionar a TCP por no haber cumplido con una movilización mínima de contenedores en la terminal especializada durante el ejercicio comprendido entre junio de 2014 y el mismo mes del año pasado.

En ese período, debió movilizar 279.600 contenedores, pero llegó a los 253.862. Por tanto, según establece la concesión, la terminal deberá pagarle a la ANP una multa por US$ 358.723.

El otro juicio que tiene la ANP.

En diciembre del año pasado, la presidencia de la ANP revocó una resolución de la gerencia general que había autorizado a Montecon a construir pasarelas de tomas eléctricas para contenedores refrigerados en las áreas públicas del puerto. Esa autorización se había resuelto en julio de 2015 y por ese motivo la empresa había comenzado las obras. La revocación llegó luego de una queja de TCP que cuestionó el aval concedido, aduciendo que con ella se beneficiaba a Montecon. Entonces, las obras se paralizaron y la construcción de esas pasarelas fue licitada. Sin embargo, Montecon adujo que ya había tenido costos por las tareas efectuadas y luego de la revocación demandó a la ANP por US$ 15,7 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)