Marítimas

Ley de Reforma Portuaria: 24 años

En estos días El País publica un suplemento portuario especial celebrando los 100 años de la Administración Nacional de Puertos.

Entre los grandes cambios que se produjeron en el accionar portuario, recordamos como un hecho trascendental la sanción de la Ley de Reforma Portuaria ocurrida en el año 1992, la que trajo grandísimos cambios para el puerto. Fue precisamente en tiempos que el Partido Nacional, vencedor de las elecciones nacionales, promovió desde el Parlamento una serie de cambios económicos, sociales y técnicos de algunas de sus instituciones administradoras, incluyendo los puertos. La idea cobró fuerza y entusiasmo, y permeó en las diversas capas de la sociedad uruguaya que anhelaban cambios en el puerto de Montevideo. Había que hacerlo funcionar tras medio siglo de retraso, ineficiencia, pérdidas económicas, con falta de infraestructura y modernización pues ya que se estaba entrando en el tiempo de los contenedores.

Para acompañar ese propósito de cambio, el Centro de Navegación aceptó la invitación de la mayoría política y se puso a trabajar con sus técnicos en la estructuración del Proyecto de Ley que tras ser ajustado y afinado por la experiencia de la comunidad portuaria, fue finalmente aprobado dos años más tarde en el Parlamento (4 de mayo de 1992).

A 25 años del suceso vale la pena recordar que durante todo el proceso, la Comisión Directiva del Centro de Navegación fue la integrada por Alfredo Arocena (presidente), John Christian Schandy (secretario) y Peter J. Prevett (tesorero), que en la parte laboral contó con el invalorable apoyo de Francisco J. Mitrano y el Cap. Jorge Rodríguez Veiga. En la gerencia de la institución estaban Ernesto Berro Hontou y los asesores jurídicos Dres. Saúl Mezzera, Ariosto González y Roberto Falchetti. El Dr. Ignacio de Posadas tuvo una actuación protagónica desde el Senado, el Dr. Alejandro Atchugarry como legislador, el ministro de Transporte saliente, Ing. Eduardo Álvarez Mazza, Mayra Tebot en la ANP y el Dr. Jorge Egozcue en ANSE. Asimismo, el consultor español Antonio Marinetto, contratado por el MTOP, fue un pilar y también catalizador del complejo proceso que condujo a la sanción de la Ley.

Así, el Centro de Navegación en representación de sus asociados, se constituyó en adelante en una institución técnico-social, articuladora de los múltiples intereses que configuraban la actividad portuaria en su conjunto. Y hay que decirlo, esta institución y su comunidad portuaria constituyeron una herramienta de trabajo bien positiva que todo el tiempo procuró coadyuvar con las autoridades portuarias y nacionales para el mejor éxito del entorno, no sólo portuario sino de apoyo al comercio exterior del Uruguay del que el puerto no es ajeno. Su permanente objetivo ha sido conciliar el capital con el trabajo y la tecnología para alcanzar el estatus de puerto eficiente, productivo, prestigioso, y acaso convertir a Montevideo en puerto concentrador de cargas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)