Peor desde 1980, con 60% menos ventas que en crisis de 2001

Mal año de venta de inmuebles en Argentina

La actividad inmobiliaria en la ciudad de Buenos Aires atraviesa uno de sus peores momentos históricos, de acuerdo con los últimos datos del sector. El año pasado, la compraventa de inmuebles cayó 6,2% respecto de 2013, según los datos del Colegio de Escribanos de la Capital. 

Se firmaron 33.690 escrituras, lo que representa el peor nivel en más de tres décadas, si se toman en cuenta las series históricas de esa entidad y del Registro de la Propiedad Inmueble.

No es todo: en los últimos tres años los precios sufrieron significativas bajas y, como producto de esta situación, cientos de firmas inmobiliarias cerraron sus puertas. Ni siquiera durante la crisis de 2001/2002 se registraron indicadores tan bajos.

La profundidad de la baja anual se dimensiona al comparar con 2001: el año de la mayor crisis económica que atravesó el país se vendieron 54.493 propiedades en la Capital, 61,7% más que el año pasado.

El ciclo de esta crisis se inició en octubre de 2011, cuando el gobierno instaló el cepo cambiario para evitar que siguiera la salida de dólares del sistema. En un mercado cuyas operaciones se pactaban básicamente en esa moneda, el derrumbe fue inevitable. Entre agosto y diciembre del año pasado, cada uno de esos meses fue el peor desde 1998, cuando comienza la serie del Colegio de Escribanos.

Los precios de las propiedades en Buenos Aires están más bajos que hace tres años. Desde el inicio del cepo cambiario los precios en dólares de los inmuebles bajaron entre 10% y 15% y se mantienen planchados en el último semestre, según el relevamiento que realiza la consultora Reporte Inmobiliario.

"La dinámica de los últimos meses está demostrando que todavía no se tocó el piso en la caída. Por la proximidad al cambio de gobierno, los propietarios están demorando ventas ante la expectativa de alguna modificación en el mercado", dice Germán Gómez Picasso, director ejecutivo de la entidad.

A fines de 2014, el precio medio para un apartamento estándar (2 a 3 ambientes) usado fue de US$ 1.709 por metro cuadrado, mientras que hace dos años había alcanzado a US$ 1.900.

Los analistas consultados por La Nación coinciden en que las causas del bajo nivel de actividad van más allá de las restricciones para acceder a dólares. También se suman las dificultades de acceso al crédito hipotecario, una brecha más amplia entre salarios y precios, el contexto recesivo de la economía y la percepción de "precios altos" por parte de los compradores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)