UN NEGOCIO RÉCORD

El "matrimonio infernal" entre Bayer y Monsanto

Alemana la comprará en US$ 66.000 millones; crea gigante.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bayer: espera ahora la aprobación regulatoria en varios mercados. Foto: AFP

El fabricante alemán de medicamentos y productos químicos Bayer conformará el mayor grupo agro-químico del mundo, al comprar por unos US$ 66.000 millones a la firma estadounidense de semillas Monsanto. Es además, la mayor adquisición en efectivo de la historia empresarial.

Calificado de "matrimonio infernal" por sus detractores, la perspectiva de esta unión entre Monsanto y Bayer ha levantado fuertes críticas en Alemania, un país cuya sociedad se opone mayoritariamente a los transgénicos. Los ecologistas critican en particular los pesticidas de Monsanto como el Roundup, apodado "asesino de abejas".

La oferta de US$ 128 por acción, que supera una anterior de US$ 127,50, se realiza en un momento de problemas para el sector agroindustrial por cambios en los patrones climáticos y una intensa competencia en la exportación de granos, entre otros factores. Ayer, las acciones de Monsanto subieron apenas un 0,62%, a US$ 106,76 en la Bolsa de Nueva York, bastante por debajo del precio de la oferta debido a preocupaciones respecto a aprobaciones regulatorias.

"Los competidores de Bayer se están fusionando, por lo que no hacer este negocio hubiese significado una desventaja competitiva", dijo Markus Manns, administrador de fondos de Union Investment, uno de los 12 mayores inversores en Bayer.

"Realmente, Bayer está pagando demasiado, así que deberá lograr el mayor beneficio" posible de la fusión, consideró el analista de DZ Bank, Peter Spengler.

Juntos, Bayer y Monsanto se convertirán en un gigante mundial de US$ 25.800 millones de cifra de negocios anual y una plantilla de casi 140.000 empleados.

Es probable que la fusión propuesta enfrente un proceso de regulación intenso y prolongado en Estados Unidos, Canadá, Brasil y la Unión Europea, entre otros lugares. Hugh Grant, presidente ejecutivo de Monsanto, dijo ayer que las empresas tendrán que presentar documentos en unas 30 jurisdicciones para sellar la fusión.

"Esta fusión no es pan comido," dijo Diana Moss, presidente de la American Antitrust Institute. Es que esto dejaría a los agricultores estadounidenses ante un duopolio en la semilla (Bayer/Monsanto y Dow) y dos empresas grandes de productos químicos (Syngenta y Bayer/Monsanto), dijo Moss.

Si el acuerdo se concreta, se creará una compañía con una cuarta parte del mercado mundial combinado de semillas y pesticidas, en un sector de suministros agrícolas que se está consolidando rápidamente.

El nombre de la futura empresa aún no está claro. Grant dijo ayer en una teleconferencia que el futuro de la marca Monsanto aún no se ha discutido, pero que la compañía de semillas más grande del mundo es "flexible".

La operación incluye un pago de US$ 2.000 millones de Bayer a Monsanto en caso de que no se logre la aprobación de los reguladores. La empresa alemana espera que el acuerdo se cierre a fines de 2017.

La decisión de Bayer de unir su negocio de productos químicos para cosechas, el segundo más grande del mundo después del de Syngenta AG, con la empresa líder en la industria de semillas, es el último de una serie de grandes negocios en el sector de los productos agroquímicos.

La empresa alemana tiene el objetivo de crear una oferta centralizada de semillas, agroquímicos y servicios para los agricultores. Esa fue también la idea detrás del interés de Monsanto por Syngenta el año pasado, del que la empresa suiza se defendió, sólo para más tarde acordar una venta a la estatal china ChemChina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)