El porqué de los atrasos en la construcción de los grandes proyectos

Megaobras uruguayas ante una carrera de obstáculos

En los últimos años son varias las grandes obras de infraestructura que se concretaron o que están en construcción y que comparten algo en común: importantes atrasos en su desarrollo y finalización.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La construcción de Montes del Plata registró algunos atrasos. Foto: Daniel Rojas

Algunos ejemplos claros son las plantas de celulosa de UPM (ex Botnia) y Montes del Plata, el muelle C en el puerto de Montevideo, la planta desulfurizadora de Ancap, la planta regasificadora de Puntas de Sayago, la central de ciclo combinado de UTE y la interconexión energética con Brasil (ver aparte).

Las medidas sindicales han sido determinantes en obras como las de Ancap, UTE y Montes del Plata. En otras, las diferencias técnicas y los errores de planificación, son una combinación perfecta para que las obras se interrumpan y se extiendan en el tiempo más allá de los plazos proyectados.

Un caso claro es la regasificadora que acumula ya 103 días de paralización y su encargado (GNLS) no da señales de continuar (tiene que asumir un sobrecosto de US$ 400 millones), más allá que pague a obreros.

Operadores vinculados a la industria de la construcción y a la gestión de recursos humanos consultados por El País expresaron sus ideas respecto a qué cosas se deberían hacer para que eso no siga pasando en el futuro.

El vicepresidente Comercial y de Operaciones de la constructora Saceem, Alejandro Ruibal recordó que las grandes obras necesitan de "mucha planificación" y luego "una muy buena conducción con liderazgo. Esos grandes proyectos, que no son muy comunes en nuestro mercado, requieren de muchos recursos especiales y de una modalidad de funcionamiento que salen de la forma que se conducen las obras estándares localmente".

El ejecutivo explicó que Uruguay "es muy particular" y presenta "algunas limitaciones" cuyos efectos muchas veces se subestiman. "La gestión de los recursos humanos es el talón de Aquiles. Muchas veces las empresas extranjeras que están acostumbradas a gestionar proyectos en otras partes del mundo comenten el error de subestimar las costumbres y prácticas laborales locales", indicó.

Desde su punto de vista, la clave para empezar es poner los recursos adecuados con capacidad de gerenciar las debilidades mencionadas. Luego, en las etapas de contratación "hay que elegir muy bien las empresas y asegurarse de su capacidad de gestión local", dijo Ruibal. "En la elección del mix de empresas se juega buena parte del éxito del proyecto, y finalmente la clave es la gente, el equipo que se forme para enfrentar los desafíos que se presenten", indicó.

En general y en todas partes del mundo las grandes obras sufren atrasos y dificultades diversas. Para el presidente de la Cámara de la Construcción del Uruguay, Ignacio Otegui, se debe evaluar la magnitud de los problemas e intentar corregir a partir de las experiencias.

El empresario recordó a modo de ejemplo, que la planta de exBotnia sufrió atrasos y dificultades no relevantes comparado con los de Montes del Plata —un 30% mas grande que la exBotnia antes de su ampliación—, y en donde los consultores brasileños convencieron a los inversores que se podía hacer en un plazo menor, cuando eso no era real y por lo tanto los plazos no se cumplirían. A eso se sumaron luego dificultades de ingeniería que fueron subsanadas con dilaciones y costos más elevados.

Para Otegui la forma en que la exBotnia diseñó la convivencia entre trabajadores y empresas nacionales y extranjeras para desarrollar las tareas, fue mejor que en el caso de Montes del Plata, donde incluso algunas de las empresas extranjeras no cumplían con las normas laborales uruguayas, aspecto que se tuvo que corregir. Las exigencias de mayores beneficios y mejoras económicas fue otro elemento de distorsión importante que para Otegui no debería generar confrontación porque los trabajadores "ganan bien". "Es un debe importante que aún espera una solución pragmática e inteligente en nuestra industria", indicó.

En el caso de proyectos como la regasificadora, en donde el usuario y propietario final son directamente firmas vinculadas al Estado, el ejecutivo indicó que deberían ser asumidos por empresas extranjeras, pero asociadas con empresas locales de porte y trayectoria.

"El desconocimiento del mercado local y de las normas imperantes pueden significar el descarrilamiento de cualquier proyecto. Entendemos que debe incorporase en este sentido una norma legal. Esto existe en otros países y funciona sin dificultad", afirmó.

Por otra parte, Federico Muttoni de la consultora Advice sostuvo que los obstáculos de naturaleza institucional, política y jurídica han limitado la concreción y ejecución de proyectos. Por eso considera que en el diseño y la ejecución se deben tener en cuenta esos factores, analizando los procesos y las relaciones que se dan entre diversos actores y la forma en cómo funcionan las instituciones. "Los proyectos sirven en la medida en que se ejecutan bien: en tiempo, en forma y según lo presupuestado. En algunas oportunidades hay limitaciones en la capacidad de gestión y ejecución de los recursos humanos por aptitud y/o actitud, o estos están expuestos a interferencia política (partidaria, sindical, etc.)", indicó.

Desde su punto de vista, hay que evitar modalidades complejas en los contratos con terceros para la prestación de servicios de construcción o administración. Destacó que es muy importante identificar líderes a nivel institucional para que impulsen y garanticen una coordinación que permita ejecutar y sostener efectivamente los proyectos.

GRANDES OBRAS CON RETRASOS EN SU FINALIZACIÓN.

Montes del Plata - Inaugurada en septiembre de 2014.

La segunda planta de celulosa del país tuvo un retraso superior a un año y enfrentó problemas laborales, climáticos y de gestión durante su construcción que se inició a mediados de 2011.

Muelle C - Inaugurado en febrero de 2014.

La obra en el puerto de Montevideo tuvo un costo aproximado de US$ 100 millones, más del doble de lo que se había previsto inicialmente en 2008, unos US$ 40 millones.

Planta Ancap - Inaugurada en agosto de 2013.

La planta desulfurizadora empezó a construirse en 2009 para habilitarse en 2011, pero recién comenzó a operar en 2013. Medidas del sindicato Untmra y dificultades técnicas complicaron.

Regasificadora - Sin fecha definida de culminación.

El plan inicial era que operara desde mediados de este año, pero los problemas entre GNLS y OAS hacen que hoy el proyecto esté en "stand by" y sin fecha de inauguración.

Planta UTE - Sin fecha definida de culminación.

La central de ciclo combinado en Punta del Tigre quedaría lista a fin de 2016, pero la coreana Hyundai pidió a UTE 10 meses más de plazo para entregar la obra en 2017.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)