MARÍTIMAS

Miles de veleros y vapores en Fray Bentos

Aún recuerdo -nos dice Fonrodona- los barcos veleros con todas sus velas desplegadas partiendo de Fray Bentos hacia ultramar, ¡qué hermoso espectáculo era aquel!

También quedábamos maravillados cuando venían al puerto los barcos a vapor, enormes, los grandes quemando carbón y los pequeños a leña y era también emocionante sentir el ruido de sus máquinas y ver el denso humo saliendo por sus chimeneas cuyas pitadas al zarpar nos estremecían.

Yo conocí muy bien el puerto de Fray Bentos y otros de las proximidades y de la costa argentina como por ejemplo Gualeguaychú porque fui tripulante de muchas lanchas y aún recuerdo cuando en una pequeña embarcación a motor íbamos a la boca del San Salvador a buscar leña que cortaban otros y traíamos años más tarde al Frigorífico Anglo. Eran álamos selecionados de 2 metros de altura que se utilizaban en los talleres del frigorífico para hacer los cajones de exportación de buena presencia. Para trabajar en estos frigoríficos -dice don Héctor Fonrodona- había que tener buena conducta ciudadana y al menor desliz quedaba en la calle, entonces había que ser bueno de verdad”.

Cuando le preguntamos sobre antiguos y famosos barcos de la carrera que iban al litoral y enlazaban con Buenos Aires y Montevideo, nuestro anciano estalla como un relámpago y recuerda. Yo viajé en el “Washington”, un soberbio barco de pasajeros a paleta, en el que hice un viaje a Concepción del Uruguay pero también venían otros barcos de pasajeros con paletas laterales. Había mucho contacto con Gualeguaychu y aún con Buenos Aires”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)