DIRECTIVO DE LA FIESP VINO AL PAÍS

El modelo de los industriales en Brasil y Uruguay para el comercio

Un Mercosur sin Venezuela, acuerdos bloque a bloque y más integración.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Industriales uruguayos se quejan por trabas burocráticas. Foto: Freddy Fernández

Los industriales de San Pablo están a favor de un Mercosur más integrado y apuestan a una negociación del bloque con la Unión Europea (UE). Entienden que lo fundamental en su país es recuperar el empleo y definen la actualidad de Brasil como la de una nación que perdió una guerra.

"Somos (por Brasil) el Berlín del 45", dijo ayer el empresario brasileño Thomaz Zanotto, aludiendo a la ciudad alemana —capital del Tercer Reich— que en el fin de la Segunda Guerra Mundial cayó rendida ante el avance de las tropas soviéticas.

"La situación de Brasil es la de un país que perdió la guerra", añadió el director titular del Departamento de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior de la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (Fiesp), ante un grupo de empresarios locales en la Embajada de Brasil.

El empresario señaló que su país se encamina hacia el fin de un ciclo económico, encontrándose actualmente en una etapa de transición.

Y para alcanzar la recuperación marcó tres objetivos claves: lograr el equilibrio fiscal, conseguir inversiones para áreas de infraestructura y potenciar el comercio exterior. Además, como aspecto fundamental señaló la necesidad de recuperar el nivel de empleo, ya que su país tiene la tasa de desempleo más alta de la historia.

El representante de los industriales de San Pablo también enfocó su disertación en las relaciones comerciales.

Informó que la poderosa Fiesp apoya el fortalecimiento del Mercosur como bloque. Sostuvo que se debe ingresar en una "fase de mayor integración mediante la conjunción de esfuerzos de los cuatro países que componen el Mercosur y sin que haya perdedores y ganadores". En todo momento que se refirió al bloque lo señaló como el "Mercosur originario", ubicando allí a Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, sin incluir a Venezuela.

Dentro de ese esquema de integración expresó que el bloque debe "negociar duro" para conseguir nuevos acuerdos comerciales. Allí, marcó la importancia de cerrar el acuerdo con la UE.

Indicó tener la percepción de que "no se puede tener países cerrados" y por el contrario, "deben abrirse al mundo".

Zanotto informó que en Brasil se lleva un plan de exportación que comenzó el año pasado y finalizará en 2018.

Ese programa como ejes fundamentales incluye el acceso a mercados, la promoción comercial, la facilitación del comercio, el financiamiento y garantía para las exportaciones y los mecanismos y regímenes tributarios.

Dijo que ese plan surgió ante la irrupción de una nueva era del comercio internacional. Allí, en ese escenario, señaló como aspectos complejos a una sobreoferta productiva mundial —generada básicamente por China— y a la llegada de nuevas tecnologías (innovación disruptiva).

Acuerdos.

Dentro de la política exterior de Brasil resaltó la firma de un acuerdo "innovador" con Perú donde se incluyen las compras del gobierno. "Antes nunca había pasado", dijo Zanotto.

También mencionó a avances en el intercambio comercial con Estados Unidos, Colombia y México.

Pero destacó que la principal prioridad de los empresarios de Brasil es potenciar el intercambio con los países del Mercosur. Y apuntar, con el bloque fortalecido, hacia la UE. Para eso, mencionó que fue fundamental el cambio de postura de Argentina con la asunción de Mauricio Macri como presidente.

Luego de su disertación llegó el momento del intercambio con los representantes empresariales locales. El primero en tomar la palabra fue el vicepresidente de la Comisión de Comercio Exterior de la Cámara de Industrias (CIU), Washington Durán.

El directivo de la CIU expresó que "para salir, para mirar hacia afuera, hay que avanzar adentro, en el Mercosur". Allí, señaló problemas que surgen en la frontera con Brasil con exportaciones uruguayas.

"No puede ser que un camión quede detenido en la frontera varios días", ejemplificó Durán.

"Eso genera pérdida de clientes para el que importa y el que exporta", agregó. También mencionó una serie de trabas burocráticas como algunas normas técnicas o registros específicos que complican la operativa aduanera fronteriza. Zanotto sostuvo que esos temas burocráticos deben quedar atrás para fortalecer el comercio y que los empresarios de ambos países deben trabajar en conjunto para superar esas dificultades.

Al respecto, el embajador brasileño Hadil Fontes, sostuvo que ese tipo de situaciones son un "claro ejemplo de falta de coordinación" y añadió que los empresarios deben hacer que los gobiernos "no se olviden de los detalles" que perjudican al comercio.

A su turno, Javier Peña del Departamento de Comercio Internacional de la Cámara de Comercio preguntó a Zanotto cómo observaba la posibilidad de que Uruguay recorriera caminos de acuerdos bilaterales, sin dejar de lado el Mercosur.

El empresario brasileño contestó que sería un tema que insumiría "mucha energía" y por tanto no lo calificó como una opción valedera.

Por último, Zanotto afirmó que la Fiesp fue crítica con algunas posturas anteriores del gobierno y consideró que en la actualidad las políticas de inserción internacional deben tener "menos ideología y más pragmatismo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)