Las turbulencias financieras globales

Nerviosismo por gigantes de la banca a nivel global

Se hunden sus acciones y los inversores se refugian en otros activos más seguros como el oro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Deutsche Bank. Foto: AFP

Ha surgido una perturbadora tendencia de las fuertes ventas que pusieron en caída libre a los mercados globales este año: los inversores se ponen nerviosos por los bancos más grandes del mundo.

La preocupación por los bancos se refleja claramente en los mercados accionarios, donde se están hundiendo las acciones de los gigantes de la banca. Pero también hay señales ominosas en los mercados que los inversores usan para apostar por la imagen de solvencia de las grandes empresas financieras.

Un indicador decisivo del sector bancario es el índice bancario Nasdaq KBW, que ha perdido 16,7% de su valor en lo que va del año. Y hay otros signos de nerviosismo.

Los inversores nuevamente se están inclinando por los bonos gubernamentales de referencia. El precio del oro está al alza. El índice Vix, que mide las expectativas de volatilidad y es conocido como el indicador del miedo en Wall Street, sube encima de 10%.

Pero es el hundimiento de las acciones bancarias lo que parece suscitar las mayores preocupaciones.

Cuando los inversores venden acciones de bancos o apuestan en su contra en los mercados de crédito, puede ser una señal de que el periodo de turbulencia financiera ha entrado en una fase potencialmente más grave. Apunta a que los bancos —destinados a actuar como engranes de la economía, trasmitiendo crédito a empresas y hogares— se están volviendo más vulnerables a la volatilidad del mercado y a cualquier debilidad económica subyacente. En tiempos de economía lenta, los bancos pueden sufrir grandes pérdidas en algunos créditos, mientras que las bajas tasas de interés vigentes dificultan que las instituciones de crédito tengan ganancias sólidas en otros préstamos.

Los analistas observaron que la declinación de las acciones bancarias ha ocurrido mientras se encienden otros indicadores de miedo. "Las transacciones de miedo se están volviendo más evidentes; una de ellas es deshacerse de acciones de empresas financieras", señala James W. Paulsen de Wells Capital Management.

No son solo las acciones bancarias las que están mostrando aflicción. El índice accionario Standard & Poors 500 ha perdido 6,2% de su valor este año.

El índice Nasdaq, que contiene muchas acciones de empresas de tecnología, cae 9,3% en lo que va del año. El promedio industrial Dow Jones baja 5,9% en 2016.

Si bien muchas empresas de tecnología tienen un desempeño sólido y jugosos balances, sus acciones suelen valorarse muy alto, lo que las hace vulnerables cuando los mercados están en remate. Y algunos analistas piensan que la caída de las acciones de tecnología es una señal de que ya se le está acabando el aire al mercado, poniéndolo cerca del fondo. "Esto nos recuerda las últimas fases de una corrección, más que las primeras", señaló Paulsen. Corrección es el término que usan en Wall Street para hablar de una declinación del mercado de 10% o más.

Aun así, las recientes cuitas de las acciones bancarias no presagian nada bueno. Deutsche Bank y un puñado de otros bancos de Europa están viéndoselas con sus propios problemas, lo que podría explicar la profundidad de sus recientes declinaciones. Los bancos emiten deuda para recaudar dinero para sus operaciones y préstamos. En las últimas semanas, los inversores han pagado un precio más alto para comprar seguros contra la posibilidad de que un banco suspenda el pago de tales deudas. El costo de los llamados intercambios de incumplimiento crediticio para protegerse a cinco años con la deuda del Deutsche Bank se ha duplicado desde el principio de este año, según datos de Markit.

Afuera de Europa, empero, los movimientos de las acciones bancarias distan mucho de ser tranquilizadores. Las acciones de Citigroup, por ejemplo, han caído en más de un cuarto en lo que va del año. Y su acción se cotiza a casi la mitad de su valor en libros, que es la medida teórica del valor que les quedaría a los accionistas si el banco fuera liquidado.

¿Inversores se volvieron demasiado pesimistas?

Hay buenas posibilidades de que los inversores se hayan vuelto demasiado pesimistas ante las perspectivas de que los grandes bancos y sus acciones podrían recuperarse cuando pase el malestar del mercado. Después de todo, la mayoría de los bancos están sustancialmente más fuertes que en 2008. Y desde entonces, los bancos han logrado tener ganancias aun cuando han tenido que lidiar con un aluvión de demandas del gobierno así como con las turbulencias financieras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)