finanzas públicas

Nuevas señales del ajuste fiscal que lleva adelante Brasil

El gobierno brasileño no dará este año fondos a las endeudadas compañías eléctricas, anunció el ministro de Hacienda de ese país, Joaqiim Levy, quien explicó que es para evitar un daño mayor a las finanzas del país.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Joaquim Levy, candidato a ministro de Hacienda en Brasil. Foto: Reuters

Hablando en un desayuno con reporteros en Brasilia, Levy agregó que para llevar las tarifas eléctricas a un nivel más cercano a la realidad, los consumidores deberían pagar los precios en alza provocados por la menor producción de las plantas hidroeléctricas.

El "realismo tarifario" ayudará a los consumidores y a las compañías a planificar mejor el futuro, y aliviará la carga sobre las arcas del Gobierno, dijo Levy.

Más tarde, una fuente gubernamental dijo a Reuters que Brasil podría pedir también a un grupo de bancos que preste cerca de 17.800 millones de reales a las distribuidoras eléctricas para ampliar el plazo de cancelación de deuda.

Si los bancos acceden, ayudaría a reducir la urgencia para que las distribuidoras suban las tarifas este año, relajando la presión inflacionaria a corto plazo.

Las palabras de Levy reforzaron una serie de medidas de austeridad destinadas a convencer a los inversores de que la presidenta Dilma Rousseff se alejará de las políticas intervencionistas que dañaron la confianza en la otrora floreciente economía brasileña.
Levy dijo que, para recuperar la credibilidad en los mercados financieros, el Gobierno tendrá que recortar gastos y subir algunos impuestos.

"Este es un año de ajuste económico y volver al equilibrio para recuperar el crecimiento", afirmó Levy, y agregó que cualquier aumento de impuestos que pudiera hacerse tendría un impacto mínimo en la actividad económica.
.
Levy dijo que reducir la deuda bruta del país por debajo del 50 por ciento del Producto Interno Bruto era "una meta positiva de largo plazo" y se mostró confiando en que la nota de crédito soberano de Brasil no sufrirá un recorte.

Las agencias calificadoras advirtieron a Brasil, la mayor economía de Latinoamérica, que podría perder su codiciado grado de inversión si el Gobierno sigue gastando mucho.

En marzo, Standard & Poor's rebajó a Brasil a BBB-, el nivel más bajo de inversión que otorga la agencia.

Levy, un economista de la Universidad de Chicago, afirmó que no sabe aún si ocupará un cargo en el directorio de la petrolera estatal Petrobras, como lo hizo su antecesor Guido Mantega.

El ministro agregó que cree que Petrobras fijará los precios de los combustibles en base a razones comerciales, señalando un quiebre con la política reciente de contener los precios de la gasolina para evitar una mayor inflación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)