EL DEBATE POR LAS PASIVIDADES

Nuevas tablas de mortalidad bajarán futuras jubilaciones

Cambio anunciado por BCU reduciráentre 12% y 15% pasividades por AFAP.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El mercado espera que el BCU intervenga. Foto: El País

La decisión del Banco Central (BCU) —regulador del mercado de AFAP y seguros— de modificar las tablas de mortalidad utilizadas para el cálculo de la renta vitalicia que pagan las aseguradoras y surge del ahorro previsional en las AFAP rebajará entre 12% y 15% las futuras jubilaciones, según estudios de la representación de los trabajadores en el Banco de Previsión Social (BPS).

La medida fue comunicada la pasada semana por el regulador al Banco de Seguros del Estado (BSE), único participante del mercado de rentas vitalicias tras el retiro de las aseguradoras privadas por diversos problemas del negocio. La compañía estatal había solicitado tiempo atrás una serie de medidas al gobierno para solucionar las pérdidas que le estaba generando el pago de este tipo de pasividades.

La proyección de la rebaja en las futuras jubilaciones se basa en los dichos del vicepresidente del BSE, Guillermo Porras, que adelantó al semanario Búsqueda que la actualización de las tablas de mortalidad significará en promedio un aumento de dos años de la expectativa de vida.

Es que actualmente para determinar el dinero que recibirá mensualmente un jubilado por AFAP se usan tablas de mortalidad surgidas de estudios del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 1994 y 1996, a las que se aplica una tasa de recargo del 20% (ver aparte).

El regulador notificó a los actores del mercado sobre el nuevo criterio de utilizar para el cálculo tablas de mortalidad dinámicas, pero no detalló su composición. Hace unos días, el presidente del BSE, Mario Castro, dijo a El País que hasta no conocer eso no se puede medir el impacto de la medida en las finanzas del organismo ni en las futuras jubilaciones.

Pero el director del BPS en representación de los trabajadores, Ramón Ruíz, ya había adelantado que cualquier modificación de este tipo impactaría a la baja en el monto de las nuevas pasividades.

Luego de hechas las proyecciones que auguran una reducción de entre 12% y 15%, Ruíz manifestó a El País que la ley "le asigna una discrecionalidad muy grande al BCU" como regulador y cuestionó que se realicen cambios en los criterios de cálculo sin consultar ni discutir la resolución con los trabajadores. "Con este tipo de medidas todos somos cincuentones perjudicados por el sistema de ahorro individual", señaló en relación al grupo de trabajadores que están próximos al retiro y recibirán una pasividad inferior que personas con la misma historia laboral que se jubilaron por el régimen anterior.

Unas semanas atrás el presidente Tabaré Vázquez se pronunció sobre el tema respaldando el reclamo de los cincuentones y el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, comunicó que se formaría un grupo de trabajo en la interna del gobierno para evaluar distintas soluciones. El director del BPS por los trabajadores dijo que se valoran esas expresiones "pero mientras tanto el equipo económico sigue avanzando en medidas que perjudican a los futuros jubilados".

También criticó que el Ministerio de Economía (MEF) esté pensando contactarse con las aseguradoras privadas para pedirles que retornen al negocio de la renta vitalicia, dado que analiza alternativas para desarrollar un mercado en Unidades Reajustables (UR) que solucionen el problema del descalce de moneda —pagan pasividades que ajustan por Índice Medio de Salarios (IMS) y no hay instrumentos de inversión que evolucionen en base a ello—.

Interés técnico.

La última modificación en el cálculo de las pasividades por AFAP introducida por el BCU fue en 2012, cuando se redujo la tasa de interés técnico —que se agrega al monto ahorrado para calcular la jubilación por AFAP— de 3% a 1,5%. Esta medida originó una reducción del 20% en el monto a cobrar por quienes se jubilaron desde ese momento.

A su vez, entre los cambios solicitados por el BSE al gobierno para revertir las pérdidas generadas por el mercado de rentas vitalicias aparecía la eliminación del 1,5% de interés técnico que rige actualmente. Esto no fue tenido en cuenta por el BCU, pero de haberse implementado la modificación hubiera hecho bajar otro 20% las futuras jubilaciones, según las proyecciones del equipo liderado por Ruíz.

Para el director del BPS, estas cifras de reducción en las pasividades por AFAP demuestran que no son válidas las simulaciones que realizan las administradoras de ahorro previsional sobre las futuras jubilaciones a cobrar por sus afiliados.

Cuestionamientos en informe oficial

En el informe "Comentarios de la seguridad social" —una publicación oficial del Banco de Previsión Social (BPS) hecha por la Asesoría General en Seguridad Social del organismo— correspondiente al segundo trimestre de este año se cuestiona el recargo del 20% que se aplica a las tablas de mortalidad vigentes a la hora de calcular el monto de la jubilación por AFAP.

"Este nivel regiría porque se ha supuesto un número muy bajo de beneficiarios de rentas. Evidentemente desde el punto de vista estadístico debería ser sustancialmente disminuido porque el número de jubilados que se está integrando y especialmente se integrará como beneficiario del régimen de ahorro individual será mucho mayor al número de jubilados que se proyectó para los primeros años del sistema", sostiene el informe del BPS.

Además, el texto elaborado por el contador Luis Camacho señala que "se debería reconsiderar en forma inmediata el alto nivel de recargos de seguridad con el que se calcularon esas tablas".

También indica que como próximamente se elevará exponencialmente el número de jubilados por AFAP "en un plazo no muy lejano será innecesario aplicar recargos de seguridad".

Por último, el informe elaborado por la dependencia del BPS plantea la duda sobre la legalidad de esa tasa extra que se aplica para el cálculo jubilatorio, dado que la ley 16.713 de seguridad social —que creó el régimen mixto en 1995— establece en su articulado que se deben aplicar "tablas generales de la expectativa de vida al momento de la configuración de la causal, del cese o de la solicitud de la prestación, según cuál fuera posterior".

Camacho argumenta que "las tasas de mortalidad que figuran en las tablas de valuación son ficticias" por el recargo del 20% y "no es posible referirlas a ningún colectivo específico de afiliados al sistema".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)