“PATAS PARA ARRIBA”

Un nuevo orden mundial en Foro Davos

Imaginemos un mundo en el que las relaciones y los roles que han definido el orden global de los últimos 75 años han sido puestos patas para arriba.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Xi Jinping en la cumbre del G20. Foto: Reuters

La China comunista es campeona mundial del libre comercio y la globalización. Estados Unidos ha dado la espalda a los valores liberales y se está acercando a Rusia. Y Europa, rechazada por Washington y Londres, mira a Beijing para llenar el vacío.

Bienvenidos al Foro Económico Mundial de Davos edición 2017. Esto no es un sueño. Esta es, o podría ser, la nueva realidad en un mundo sacudido por turbulencias económicas y geopolíticas que no se han visto al menos desde la caída del Muro de Berlín, posiblemente desde la Segunda Guerra Mundial.

En los últimos años, esta reunión anual de líderes, presidentes ejecutivos de grandes empresas y banqueros que se realiza en los Alpes suizos ha tenido un perfil bajo debido a las sucesivas crisis, principalmente de naturaleza financiera, que ocurrieron alrededor del mundo.

Pero este año hubo una sensación de que algo mucho más grande estaba ocurriendo. Un corrimiento en las placas tectónicas de la política global que está generando una profunda incertidumbre, y que podría anunciar un retorno a un mundo más hostil y difícil definido por el interés propio nacional.

"Cautelosamente pesimista" es cómo Robin Niblett, director del centro de estudios Chatham House, con sede en Londres, describió el actual estado de ánimo global, mientras que la directora de política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, habló de un nuevo paradigma en política exterior. "Nos hemos acostumbrado a amistades, sociedades naturales basadas principalmente en valores e historia y probablemente estamos entrando en una fase en la que seremos quizás más pragmáticos, transaccionales, algunos dicen impasibles", dijo a Reuters.

El presidente de China, Xi Jinping, acaparó las miradas en Davos con un discurso que dejó claro que Beijing está ansioso de llenar cualquier vacío en el liderazgo mundial que surja por la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Su discurso —pronunciado en una enorme sala repleta y en el que defendió la globalización, el libre comercio y el multilateralismo— fue a la vez diplomático y oportunista.

"Los chinos han aprovechado la oportunidad", dijo un alto funcionario de la Comisión Europea. "Han desarrollado un conocimiento tan profundo de nosotros en los últimos 10 años que saben exactamente cómo ajustar su mensaje a una audiencia occidental que está confundida por el Brexit y por Trump".

"De cualquiera forma que se lo mire, la UE y China tendrán que liderar el cambio climático", agregó el funcionario. "Si queremos tratar de mantener un modelo económico mundial basado en la apertura y el libre comercio, podría ser liderado por la UE y China si lo hacemos con inteligencia", señaló. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)